30.10.2020 |
El tiempo
viernes. 30.10.2020
El tiempo
El Diario de Cantabria

La Asobal vuelve al pabellón de La Albericia

Carlos Lastra, a punto de anotar al Guadalajara. / ALERTA
Carlos Lastra, a punto de anotar al Guadalajara. / ALERTA
La Asobal vuelve al pabellón de La Albericia

Ha pasado más de medio año, la espera ha sido larga y en medio ha pasado de todo, pero la liga Asobal vuelve por fin a La Albericia. Lo hará esta tarde a partir de las cinco y media con un partido importante para el equipo de casa, para un Sinfín que necesita empezar a sumar para evitar que suban a bordo de su nave las dudas, las prisas y, en definitiva, una ansiedad que nunca deja salir del armario el verdadero balonmano que uno lleva dentro. El rival será el Guadalajara, que es, precisamente, el último equipo que pasó por el vetusto pabellón santanderino antes de que la pandemia llegara a nuestras vidas y pusiera fin a la temporada pasada de manera precipitada. Se cierra así un círculo que mejor no abrir más.

La derrota aquel día del equipo entonces pilotado por Rodrigo Reñones le dibujó un rostro de preocupación que ya nadie sabe cómo habría evolucionado. El gran culpable de lo sucedido aquel primer día de marzo tuvo nombre propio. Se llamó, aunque parezca mentira en pleno 2020, José Javier Hombrados. Si ya de por sí comenzó la segunda vuelta el Sinfín chocándose contra su propia incapacidad ofensiva, más aún lo sufrió aquel día con la tremenda colección de paradas del veterano guardameta. Y lo peor es que el tipo sigue ahí. No le baja nadie del barco.

El encuentro es importante para el bando cántabro no sólo por ser el primero en casa, sino porque viene de dos derrotas consecutivas en los dos primeros partidos ligueros. Lo de empezar bien ya quedó atrás pero se puede corregir en la que, en verdad, puede ser la primera verdadera oportunidad del equipo de Víctor Montesinos de mostrar su verdadero nivel. En Puente Genil fue imposible porque contó con las bajas de tres piezas básicas como Sarmiento, Diego Muñiz y Lon. En el segundo estuvieron los dos primeros pero la plantilla completó en ese viaje a Cuenca una ronda de casi tres mil kilómetros en cuatro días que agota a cualquiera. Así es complicado rendir pero el equipo santanderino dio muestras de que podía dar mucho de sí. Tuvo momentos de lucidez pero no le dio para ganar puntos.

Hoy jugará el Sinfín con todo su equipo disponible a pesar de las molestias que han venido arrastrando Darko Dimitrievsky y Xavi Castro, que disputará su primer partido en La Albericia. El pabellón vivirá su primer partido oficial con las limitaciones propias del Covid. Va a haber que acostumbrarse a encuentros con poca gente en los que, probablemente, el factor cancha tenga menos importancia. O no. El paso de las jornadas lo dirá. Mientras, los trescientos que, como mucho, puedan estar en la grada tendrán que hacer el doble de ruido para estar por los que no pueden estar.

La Asobal vuelve al pabellón de La Albericia
Comentarios