27.11.2020 |
El tiempo
viernes. 27.11.2020
El tiempo
El Diario de Cantabria

La Asobal se plantea un cambio para la segunda vuelta

Se han suspendido 35 de los 90 partidos que debían haberse disputado ya | Han propuesto hacer dos grupos a partir de febrero

Diego Muñiz, rodeado de rivales. / ALERTA
Diego Muñiz, rodeado de rivales. / ALERTA
La Asobal se plantea un cambio para la segunda vuelta

Si hay un deporte que ha sido fuertemente golpeado por la crisis sanitaria ha sido el balonmano. Hasta la fecha, ningún equipo de Asobal ha jugado las diez jornadas que deberían haberse completado a estas alturas y los equipos que más partidos han disputado son el Sinfín y el Atlético Valladolid con ocho. Los hay también con siete, con seis e incluso los hay con sólo cuatro. Tanto es así, que debían haberse celebrado ya noventa partidos y, de todos ellos, hay 35 que siguen pendientes de jugarse. Esto significa que el 39% de los encuentros se ha tenido que suspender. Se acumulan los encuentros que buscan una nueva fecha y estos, a su vez, se entrecruzan con los de las competiciones europeas que tampoco se han podido jugar. Da la sensación de que la maquinaria está a punto de quedarse bloqueada y los clubes ya están pensando en la manera de agilizarla con vistas, sobre todo, a la segunda vuelta.

A día de hoy, el gran objetivo de la Asobal es completar la primera vuelta como sea. Y no va a ser fácil porque empiezan a faltar fechas. El bloqueo es tan grande que, por ejemplo, el pasado fin de semana sólo se pudo jugar uno de los nueve partidos de la jornada que correspondía. La cosa, en principio, mejorará el próximo fin de semana porque ayer seguían en pie ocho partidos y sólo quedaba en suspenso el que debería medir al Benidorm con el Atlético Valladolid en tierras alicantinas. De este modo, si todo sale bien y los hombres de Víctor Montesinos pueden volver a la cancha, se quedarán como el único equipo con nueve puntos.

Lo malo es que los cántabros volverán a la competición -después de haberse quedado sin jugar el pasado fin de semana por los muchos positivos que había acumulado el Cangas- contra otro grande de la categoría como el Bidasoa. Y tan grande es que, al menos hasta el día de hoy, ha jugado cinco partidos y los ha ganado todos. Esta tarde tiene un duro examen porque juega ante el Balonmano Logroño, por lo que su pleno de victorias puede correr peligro. Y casi mejor que gane para que se presente el sábado en La Albericia sin ánimo reivindicativo.

Es el equipo irundarra uno de los equipos que más partidos tiene aún pendientes. Y como no se ve una luz al final del túnel, en la Asobal están preocupados sobre el desarrollo de la competición. Así las cosas, en la reunión que han mantenido los clubes en los últimos días ya han puesto encima de la mesa un proyecto para intentar aligerar el calendario. Éste tendría como paso previo la disputa de los 17 partidos que cada equipo ha de jugar en la primera vuelta para, a partir de ahí, una vez que todo se pare por la disputa del Mundial de Egipto, dividir la competición. Es decir, que en la segunda fase se formarían dos grupos: uno del primero al noveno en el que se pondría en juego el título liguero (es un decir, ya que todos saben quién ganará) y las plazas europeas. En el otro, que es donde, previsiblemente, estaría el Sinfín, lo disputarían entre el décimo y el décimo octavo y jugarían por evitar el descenso. En la segunda fase, que arrancaría en marzo, los equipos arrastrarían sólo los puntos conseguidos ante los rivales de su mismo grupo.

El objetivo que perseguiría ese nuevo formato de competición sería pasar de los 34 partidos previstos durante la liga a 25. De todos modos, no entró por los ojos de los equipos de primeras. Sobre todo, por los clubes que prevén que van a estar sufriendo hasta el último día por mantenerse en la categoría, entre los que está el Sinfín. Entienden que no es lo mismo jugarse la permanencia en los 17 partidos de la segunda vuelta que en sólo ocho. Y también que la alteración de la competición sería evidente al cambiar las reglas y el formato sobre la marcha. De hecho, no se jugaría en igualdad de condiciones para todos porque no todos habrían tenido a los mismos rivales en casa y fuera.

La Copa Asobal, en duda. De todas maneras, mientras se discute esa manera precipitada de terminar la temporada, todos son conscientes de que quizá lo más complicado es completar la primera vuelta. Faltan fechas por los deberes pendientes. Tanto es así que, para ganar un fin de semana, incluso se ha valorado suspender la Copa Asobal o dejarla para el próximo año. Y esto importa mucho al aficionado cántabro porque está previsto que se dispute en Santander los días 19 y 20 de diciembre. Dicha competición la disputan el anfitrión y, por lo tanto, en este caso el Sinfín, además de los tres primeros clasificados al terminar la primera vuelta. Sin embargo, hay que ser muy optimista para pensar que para entonces se habrán completado todos los partidos de las 17 primeras jornadas ligueras. De este modo, está encima de la mesa la posibilidad o de suspenderla definitivamente o bien dejarla para el 2021. Quién sabe, quizá para entonces la situación sanitaria esté mucho mejor y se pueda disfrutar de verdad de la cita y puede acudir el público. Por soñar que no quede.

Quienes han de aprobar un posible cambio de formato liguero han de ser la Federación y el Comité Nacional de Competición. Antes, han de tener una propuesta que ha de ser consensuada. Y, antes de aceptarla, ya habrían transmitido a la Asobal que quieren que esté respaldada de manera unánime e incluso por escrito por parte de cada uno de los clubes. Y eso, en principio, se antoja complicado. Más aún, en medio del enrarecido ambiente que vive el balonmano español desde que se produjo un cambio en la junta directiva de la asociación, que incluso tuvo que dimitir al inicio de la liga para ponerse ahora como junta gestora. Pueden pasar muchas cosas en el futuro pero, mientras se aclaran en los despachos, los equipos han de seguir sumando. Y el Sinfín ha de hacerlo porque, aunque es de los dos equipos que más partidos acumulan, está en posiciones de descenso con sólo dos puntos en ocho partidos. Y este fin de semana le toca jugar contra el Bidasoa, que será el enésimo rival de la zona alta al que se enfrentará. Una vez superado ese escollo, comenzará de verdad su liga, aquella en la que ha de avanzar de manera más fluida y asidua.

La Asobal se plantea un cambio para la segunda vuelta
Comentarios