11.05.2021 |
El tiempo
martes. 11.05.2021
El tiempo
El Diario de Cantabria

Permanencia certificada

El Bezana se asegura la participación en la liga eba de la próxima temporada tras ganar al universidad de valladolid en el pabellón fuente la mora | Kemel Archer, con 19 puntos, fue el máximo anotador del partido

Los jugadores del Bezana celebrando sobre la cancha vallisoletana el triunfo y la permanencia. / Sergio Cocho
Los jugadores del Bezana celebrando sobre la cancha vallisoletana el triunfo y la permanencia. / Sergio Cocho
Permanencia certificada

Una fecha que quedará guardada para la historia de este club que cumple su primera temporada desde que el proyecto echó a andar allá por el mes de julio de 2020. Siempre se recordará como el día en el que se consiguió la primera permanencia en la Liga EBA, objetivo marcado en rojo al iniciarse en curso. El Conspur Bezana conquistó el Pabellón Fuente la Mora de Valladolid y se garantiza deportivamente volver a competir en dicha categoría en la campaña 2021/22. Como no podía ser de otra manera, la victoria fue muy sufrida, pero dicen que sin sufrimiento no hay gloria. Tras esta victoria, el equipo disputará con la salvación ya garantizada las dos últimas jornadas frente a Grupo Inmapa Filipenses y Nissan Grupo de Santiago, siendo este último en el Pabellón Municipal de Soto de la Marina como fin de fiesta.

El partido, en líneas generales, fue bastante espeso. No obstante, el equipo de Chisco Marañón cayó en la trampa impuesta por Domingo Cano y a lo largo de la primera parte se jugó a un ritmo bastante elevado, con posesiones cortas y ataques rápidos, lo que le beneficiaba al conjunto vallisoletano. Sin embargo, Kemel Archer, empezó muy entonado el encuentro anotando los primeros seis puntos del equipo de manera consecutiva. Solamente el jugador canadiense con pasaporte británico era capaz de ver aro y de romper la zona 1-3-1 de los locales. A partir de entonces, el encuentro entraba en una dinámica de intercambio de canastas que claramente favorecía a los pupilos de Universidad de Valladolid. Sin Álvaro Encinas, lesionado, explotaron el juego por fuera y Rodrigo Cano, Ignacio Sierra y Javier Martínez castigaban desde el perímetro. El primer cuarto terminaba con un parcial de 22-16 en favor del conjunto local.

Los segundos diez minutos, no resultaban muy esperanzadores para los cántabros. Afortunadamente no supieron sacar rédito de la sequía anotadora en el arranque del período. En los tres primeros minutos, solamente Ismael Diarrá fue capaz de anotar un tiro libre y ellos una canasta de Javier Martínez tras penetración. Además de los problemas en ataque, tampoco se conseguía convertir desde la personal. Pese a todo, el equipo tuvo un conato de reacción y después de dos canastas en transiciones rápidas de Nico Díaz y Diarrá, redujeron la diferencia a dos puntos (27-25). De nuevo se presentó la problemática desde el 4,60 y Kemel Archer falló dos lanzamientos libres tras recibir una falta antideportiva, pero Clayton Le Sann anotó un triple en el ataque posterior para ponernos por primera vez por delante (27-28).

Con algo más de tres minutos aún por disputarse, los hombres de Chisco Marañón no fueron capaces de anotar ni un punto más y un parcial de 11-0 en favor de los vallisoletanos propició que el luminoso reflejase un preocupante 38-28, especialmente por las sensaciones y por la falta de claridad de ideas.

Después de los diez minutos de descanso, las noticias seguían sin ser positivas. La diferencia se mantenía cercana a los diez puntos y Jorge Gil tuvo que retirarse después de anotar tras penetración y el jugador cántabro no regresó a la cancha en el resto del partido, obligando a Clayton Le Sann a jugar todos los minutos de la segunda parte. Sin embargo, pareció marcar un punto de inflexión, puesto que el equipo dio un paso al frente en defensa y Universidad de Valladolid empezaba a empeorar sus porcentajes. Poco a poco, gracias al esfuerzo defendiendo aro propio se fueron reduciendo las diferencias y en ataque Clayton Le Sann e Ismael Diarrá parecían los más entonados. Se consiguieron recortar siete puntos en el tercer cuarto, dejando todo por decidir en los últimos diez minutos.

En el arranque del último período, emergió la figura de Erkam Kiris. Dos canastas suyas, una debajo del aro y otra desde media distancia tras bote, servían para culminar la remontada (49-52). En defensa se continuaba muy disciplinado y Chisco Marañón apenas modificó el quinteto que encadenó muchos minutos en pista (Clayton Le Sann, Lovro Sibenik, Ismael Diarrá, Alberto Cedrún y Erkam Kiris), aplicando la fórmula de lo que funciona no se toca. En este último período, la tensión se cortaba con un cuchillo y los dos equipos, atacados por un manojo de nervios, eran incapaces de encontrar aro con facilidad. Las canastas se podían contabilizar con cuentagotas, el punto estaba muy cotizado. Se palpaba en el ambiente que quién saliese vencedor del encuentro iba a obtener la recompensa de la salvación matemática. En los dos últimos minutos, después de que Ignacio Sierra volviera a colocar por delante a Universidad de Valladolid desde la personal (56-55), Kemel Archer consigue anotar una canasta bien fabricada desde debajo del aro. A continuación, Ignacio Sierra de nuevo, encesta el 50% de su serie y deja empatado el partido (57-57) con 24 segundos por delante.

El Conspur Bezana, en principio, disfrutaba de la última posesión para ganar el partido, pero Clayton Le Sann a falta de 12 segundos, encuentra un espacio para penetrar, se frena y desde cuatro metros restando ocho segundos anota el 57-59. Ellos aún tenían tiempo y tras un tiempo muerto solicitado por Domingo Cano, tras un doble bloqueo indirecto en saque de banda, Javi Martínez tuvo la oportunidad de dar la victoria a los suyos con un triple, pero erró el lanzamiento y Kemel Archer captura el rebote y recibe una falta antideportiva que le llevaba a la línea de personal con solo seis décimas por jugarse. Consiguió encestar los dos para terminar de certificar la victoria y la posesión correspondía al Bezana tras la señalización de la antideportiva y terminaba por asegurar la permanencia en la Liga EBA, con la acorde celebración de los jugadores sobre la pista y en los vestuarios.

El próximo encuentro del Bezana será el próximo sábado, 24 de abril a las 19:00 horas en Palencia ante Grupo Inmapa Filipenses, en horario unificado al tratarse de la penúltima jornada y por normativa FEB, las dos últimas jornadas se jugarán en sábado en ese horario.

Permanencia certificada
Comentarios