20.09.2019 |
El tiempo
viernes. 20.09.2019
El tiempo
El Diario de Cantabria

MUNDIAL

Australia, nuevo reto

  • La selección española de baloncesto se mide hoy al conjunto oceánico por un puesto en la final del mundial  
  • Los australianos llegan con numerosos jugadores NBA
Australia, nuevo reto

Al igual que ocurrió en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, Australia y España se enfrentarán por una medalla en el Mundial de China en una semifinal que se prevé igualada por la calidad de ambas plantillas y la trayectoria en el torneo, en el que permanecen invictas.

En aquella ocasión, la selección española se colgó el bronce en los últimos instantes de un partido vibrante (89-88), por lo que el equipo oceánico -que busca su primera medalla mundialista en la que será la primera semifinal de su historia- acude a la cita con ganas de revancha.

Ambas plantillas llegan al fin de semana decisivo con los objetivos iniciales cumplidos y con su clasificación para los próximos Juegos Olímpicos en el bolsillo, al haber obtenido dos de las siete plazas en juego para Tokio 2020.

Por eso, el billete para la que sería la segunda final del equipo español y la primera de los australianos supone un premio extra, ya que el que gane se jugará el título mundial contra el vencedor de la otra semifinal, en la que se medirán las selecciones de Argentina y Francia.

Antes de volar hacia Pekín, Sergio Scariolo avisó de que su próximo rival es un equipo «durísimo» contra el que habrá que saber competir porque supera a sus jugadores «en tamaño, talla, dimensión y, sobre todo, en fuerza física».

Por eso, el técnico italiano abogó por buscar la mejor forma de jugar de tú a tú contra un combinado que practica «un gran baloncesto», llega a Pekín invicto «y con grandes victorias hasta aquí, superando a grandes equipos», y además tiene muchos jugadores NBA y un seleccionador, Andrej Lemanis, «muy bueno y experimentado».

El propio Lemanis reconoció tras eliminar a la República Checa que su equipo estaba feliz por lo logrado aunque consciente de que todavía queda «mucho por hacer» y con ganas de preparar el choque ante España «como cualquier otro partido», manteniendo su «enfoque y compromiso» con la competición.

Con una media cercana a los 22 puntos por partido en el campeonato, el base de los San Antonio Spurs Patty Mills es una de las principales amenazas del equipo ‘boomer’, por lo que el duelo con un Ricky Rubio en gran forma se presenta como uno de los mayores atractivos del encuentro.

Aunque a Mills le acompañan, en una plantilla muy compensada y física, estrellas NBA de la talla de Matthew Dellavedova, Joe Ingles, Aaron Baynes o Andrew Bogut.

Los australianos debutaron en el Mundial ganando a Canadá (92-108), superaron a Senegal (81-68) y Lituania (82-87) en la primera fase y a República Dominicana (82-76) y Francia (98-100) en la segunda. Ya en cuartos, vencieron a la República Checa este miércoles por 82-70.

En esos seis partidos, anotaron una media de noventa puntos, capturaron 34,8 rebotes y repartieron 24,7 asistencias de promedio y obtuvieron unos porcentajes del 58,5 por ciento en tiros de dos puntos y 40 por ciento en lanzamientos de tres.

Scariolo: «Tenemos que superarnos»

Sergio Scariolo consideró clave para superar hoy viernes las semifinales del Mundial de China que la selección española que él dirige iguale en energía, intensidad y dinamismo a Australia, un equipo que, a su juicio, es «de lo mejor» que ha visto en el torneo. «Tenemos que superarnos, jugar con energía, igualarlos en intensidad, energía y dinamismo e intentar contener su juego en campo abierto», dijo en un encuentro con la prensa en el hotel de concentración del equipo español en Pekín, a donde llegaron al mediodía. Recordó que su rival domina las transiciones e imprime un ritmo «altísimo» al juego y además posee «capacidad de tiro y de penetración a la vez», por lo que pelearán por limitar a sus generadores de juego porque, si lo logran, más posibilidades de éxito tendrán.

Preguntado por lo que le dijo a sus jugadores en la víspera de la semifinal, respondió que se limitó a explicarles el plan del partido «y poco mas» ya que cree que ahora «es el momento de quitar la tensión» a un equipo que ha sido muy receptivo «desde el primer momento». «Este grupo ha sabido realmente tener mucha capacidad de aprendizaje, de competir con mucha valentía y mucha cohesión. Son valores que por un lado nos acompañan desde siempre, aunque cada año con una versión claramente diferente», añadió el técnico italiano.

A estas alturas del campeonato, con seis partidos disputados, el margen de sorpresa es, según Scariolo, «mínimo» porque hay muy poco tiempo para preparar cada actuación entre uno y otro enfrentamiento. «La identidad de un equipo no cambia», explicó. «Hay algún matiz o detalle que sí puede, en un partido muy igualado, marcar la diferencia teniendo influencia en dos, tres o cuatro posesiones y en un partido punto a punto puede ser importante, pero la forma de un equipo no puede cambiar a estas alturas».

Comentarios