18.06.2019 |
El tiempo
Martes. 18.06.2019
El tiempo
El Diario de Cantabria

INTERNET

Bonos y promociones de internet, ¿qué hay detrás de ellos?

Bonos y promociones de internet, ¿qué hay detrás de ellos?

alexas_fotos-pixabay

Fuente: Alexas_Fotos/Pixabay

Cualquiera que navegue por la red de forma más o menos continua o que entre en sus redes sociales de vez en cuando, se encuentra todo el rato con publicidad que en la mayoría de los casos se da a conocer gracias a promociones y descuentos. Y es cierto que, muchísimas veces, estos descuentos son tan grandes que hacen dudar a muchos de si son reales o no. De hecho, es bastante probable que este sistema haya producido el efecto contrario en los usuarios, que rechazan códigos promocionales al primer vistazo.

Pero ¿es inteligente rechazarlos porque sí? No, lo que es inteligente es intentar averiguar cuáles son reales y cuáles merecen la pena, descartando los que no lo son. Para ello es bueno seguir unos consejos.

Analizar el producto que se ofrece

Saber quién ofrece la promoción o el bono

Leer la letra pequeña

No aceptar el bono/promoción en caso de duda

Analizar el producto que se ofrece

Es obvio, que no es lo mismo ver un descuento del 20% en unas gafas de sol que un descuento del 80% en un iPhone. El segundo descuento tiene pinta de ser realmente un fraude, mientras que el primero tiene visos de realidad.

Es decir, hay que seguir el refrán español por excelencia, el de ‘nadie da duros a pesetas’. Por eso, con un mínimo de sentido común es relativamente fácil saber si la oferta es realista o no, que es de lo que se habla en este articulo, al fin y al cabo.

De esta manera, y en un santiamén, se puede saber que cuando bet365 ofrece uno de los mejores bonos promocionales tiene toda la pinta de ser real, ya que en las apuestas deportivas los bonos forman parte del día a día y que cuando se ofrece un viaje de ida y vuelta a Nueva York por solo 50€ es que hay gato encerrado.

Saber quién ofrece la promoción o el bono

Otra de las primeras cosas que se deben hacer antes de aceptar el bono es saber quién es exactamente quien ofrece la promoción. ¿Es la misma marca que fabrica y vende el producto? ¿Es un tercero? ¿Es simplemente un distribuidor online? Y si lo es, ¿es popular? ¿Es de fiar este distribuidor?

Obviamente, no es lo mismo que sea una gran tienda online quién ofrezca el descuento que sea una web poco conocida. En el caso de que sea esta última y sea un descuento de los marcados como razonables, se puede investigar quién dirige esta página y si es de fiar. Si lo es, habrá reseñas en redes sociales o en la propia web en las que se puede saber si la oferta, el bono o la promoción son reales y si, por tanto, se pueden aprovechar.

Todo ello es esencial para, en poco tiempo, averiguar si es un fraude o no. Lo importante es saber quién está detrás de la oferta en todo momento, teniendo además mucho cuidado con el phishing, es decir, con las webs falsas que se hacen pasar por tiendas online conocidas.

Leer la letra pequeña

Una vez que se verifica que la oferta es real, es conveniente leer la letra pequeña. No solo para las ofertas, sino para todos los contratos que se firmen, pero en este caso es totalmente necesario.

No es la primera vez que una oferta, por muy real que sea, tiene unas condiciones difíciles de cumplir, lo que a efectos reales elimina cualquier ventaja anterior. Sí, la letra pequeña es mucho más importante, en todos los casos, que la grande. Por lo que antes de aceptar la oferta, hay que estar muy atento a las condiciones de esta.

No aceptar el bono/promoción en caso de duda

clker-free-vector-images-pixabay

Fuente: Clker-Free-Vector-Images/Pixabay

Por muy buena que sea la promoción o el bono, si en algún momento se duda de su veracidad, lo mejor es no aceptarlo. Sí, puede ser una oportunidad perdida, pero seguro que esta pérdida no será, ni mucho menos, tan grande como la posible estafa que se pueda cometer y, por tanto, el susto que puede conllevar.

Siempre hay que tener muchísimo cuidado en internet, ya que es un medio bastante atrayente para todo tipo de delincuentes que, aprovechándose del poco conocimiento que pueden tener algunas personas, intentan sacar beneficios engañando a gente.

Por eso se recomienda que, a la mínima duda, no se acepte el bono o la promoción o, al menos, se implementen elementos protectores como puede ser una tarjeta prepago. ¿Cómo puede ayudar una tarjeta así? Pues muy fácil, este tipo de métodos de pago funcionan como barrera. Son tarjetas en las que se mete una cantidad de dinero y se compra online con ellas. Si en algún momento el comprador es víctima de una estafa, únicamente puede perder el dinero contenido en ella, nada más.

Esta barrera permite comprar y, por tanto, aceptar las ofertas y los bonos con mucha más tranquilidad.

Comentarios