21.09.2021 |
El tiempo
ALERTA El Diario de Cantabria

Visto para sentencia el juicio al profesor acusado de acosar a dos alumnas, del que ha vuelto a ausentarse

Las víctimas aseguran que sintieron "humillación, asco y vergüenza" en su declaración en el juicio que quedó visto para sentencia
Archivo - Juzgados de Oviedo.
Visto para sentencia el juicio al profesor acusado de acosar a dos alumnas, del que ha vuelto a ausentarse

Las víctimas aseguran que sintieron "humillación, asco y vergüenza" en su declaración en el juicio que quedó visto para sentencia

OVIEDO, 10 (EUROPA PRESS)

El profesor de literatura acusado de acosar a dos alumnas en 2015, A. R.W. N. ha vuelto a ausentarse este viernes de la vista a la que estaba citado, no obstante el juicio ha quedado visto para sentencia al celebrarse igualmente en ausencia del acusado. En la sesión las víctimas, que entonces tenían 16 y 17 años, han asegurado que el procesado les hizo sentirse "humilladas, con asco y miedo" y no han dudado de las intenciones de "carácter sexual" que tenía el procesado.

La de este viernes no es la primera vez que A.R.W.N. elude la justicia. El juicio estuvo fijado para el pasado 17 de junio pero el mismo fue suspendido al no haberse localizado al acusado para el que entonces fue dictada una orden de busca y captura. Pocos días después fue detenido cuando se presentaba a una oposición. Tras prestar declaración ante el juez quedó en libertad.

En esta ocasión el juez ha decidido celebrar la vista en la que han prestado declaración las dos víctimas, así como los que entonces eran director y jefe de estudios del centro. Tras escuchar a todos ellos el fiscal ha considerado que los hechos que se le imputan al acusado "han quedado plenamente acreditados". Así, además de mantener la acusación de dos delitos de acoso sexual para los que solicita una pena de seis años de prisión por cada uno de ellos, ha añadido que en caso de entender que se produjese tal delito, subsidiariamente se solicita que se entiendan los hechos como dos delitos de trato degradante, y se solicita una pena de seis meses de prisión por cada uno de ellos.

La acusación particular de las dos ex alumnas, ha indicado que, aunque el profesor de 50 años trataba de adaptar su vocabulario a la edad e las adolescentes, "era clara su intención sexual a la hora de tratar con las víctimas". Ha asegurado que con los comentarios del profesor las chicas "se sintieron humilladas delante de toda la clase y las secuelas están ahí, porque han sufrido un ataque a su libertad y dignidad".

"Lo más impactante es que este señor siguió dando clases a adolescentes. Este señor nunca se arrepintió de su comportamiento", ha manifestado la abogada de las víctimas que ha insistido en solicitarle al juez la condena del acusado porque "este señor es un peligro porque nunca se ha arrepentido porque además somos conocedor por rumores de que algo pasó en el instituto anterior en el que estuvo", ha relatado la abogada de las jóvenes.

El abogado de la defensa ha pedido la libre absolución del acusado A.R.W. N. al considerar que no hay argumentos "jurídico penales" que de lugar a la condena de su defendido y ha destacado que lo único que hubo fue quizá "un comentario fuera de lugar". "No se puede decir que pedir una cita a una alumna es una solicitud de favores de naturaleza sexual", ha indicado el letrado de la defensa.

DECLARACIONES DE LAS VÍCTIMAS

Las dos víctimas han relatado ante el juez como el acusado, al margen de los correos que les envió para pedirles una cita, el acusado tenía "comentarios y actitudes extrañas, miraras raras en la clase y favoritismos". "Por ejemplo siempre elegía a las mismas chicas para repartir exámenes, nos preguntaba si teníamos pareja, si se enteraba de que teníamos novio actuaba como celoso y lo separaba de su pareja en clase sin motivo o les subía unas décimas la nota sin motivo", han explicado.

Se han referido a un incidente en clase cuando ante una observación hecho en clase por el profesor sobre una furgoneta con una colchoneta, y ante la pregunta de un alumno sobre si la había utilizado mucho, respondió que le preguntasen a una de las jóvenes, lo que incomodó y avergonzó a la menor, dejándola sin capacidad de reacción o respuesta. "Yo bajé la cabeza, me sentí humillada y no dije nada", ha explicado la joven aludida.

Las dos han asegurado que los mensajes recibidos por parte del acusado les hizo sentirse "muy mal, humilladas e incluso avergonzadas". Así en un primer momento ni siquiera se atrevieron a comunicar lo ocurrido hasta pasados unos días. Además las dos han asegurado que lo ocurrido les ha acarreado consecuencias.

"En la Universidad siempre intenté evitar el reunirme a solas con ningún profesor hombre, me quedó miedo y lo sigo manteniendo. También por la calle intento evitar personas similares a ese -en relación al profesor--", ha explicado una de ellas. "Yo le veía en clase pero nunca más había hablado con el. Nuca le vi fuera de clase. Tras los mensajes yo le tenía miedo, se lo comenté a mi madre porque no sabía como iba a actuar. Entiendo que el pretendía y quería quedar conmigo y no con la intención de tomar una Coca Cola", ha explicado la otra.

EL ACUSADO ASEGURÓ TENER LA CONCIENCIA TRANQUILA

El entonces director del centro en el que ocurrieron los hechos ha relatado que ese curso 2015-2016 era el primero del acusado en el mismo. Ha relatado que unos alumnos se pusieron en contacto con la dirección para explicarle que tenían dos compañeras que "estaban pasándolo muy mal porque el profesor estaba pidiéndoles salir a través del correo que usaba para trasladarle notas y demás y que no podían aguantar más pero no se atrevían a decirlo".

"Las llamamos para que nos explicasen lo ocurrido y ya a partir de ahí llamamos a los padres. Ese mismo día llamamos a una conserje para que avisase al profesor de que bajase al despacho de dirección, pero no lo hizo y se fue a su casa", ha explicado el ex director.

Ha relatado que al día siguiente lo esperó a la entrada junto al Jefe de Estudios y tras pedirle explicaciones el acusado les dijo que "tenía la conciencia muy tranquila, que no había pasado nada y se mostró tan campante". Tras mostrarle los correos el procesado "siguió empañado en que no tenía cargo de conciencia porque no había pasado nada". Entonces la dirección del centro se puso ya en contacto con la Dirección General y el Servicio de Inspección. A los pocos días el profesor causó baja y ya no apareció por el centro.

En cuanto al estado de las dos alumnas, el exdirector aseguró que las chicas "estaban temerosas, llegaron a decir que sentían asco, vergüenza e impotencia" . El entonces jefe de estudios también aseguró que las chicas estaba "asustadas y con miedo" y explicó como el acusado aseguraba que "no era consciente de que estaba haciendo nada malo". "En 25 años que llevo trabajando no había visto un caso así", ha dicho.

Visto para sentencia el juicio al profesor acusado de acosar a dos alumnas, del que ha vuelto a ausentarse
Comentarios