25.01.2022 |
El tiempo
ALERTA El Diario de Cantabria

Un visor web muestra los futuros efectos del cambio climático en las playas valencianas en 2050 y 2100

Inundaciones, desaparición de arena y parques naturales y pérdida de ecosistemas marinos, entre los principales riesgos
Visor web del ICV en Xàbia (Alicante)
Visor web del ICV en Xàbia (Alicante)
Un visor web muestra los futuros efectos del cambio climático en las playas valencianas en 2050 y 2100

Inundaciones, desaparición de arena y parques naturales y pérdida de ecosistemas marinos, entre los principales riesgos

VALÈNCIA, 22 (EUROPA PRESS)

El Institut Cartogràfic Valencià ha creado un visor web que muestra en imágenes los efectos y riesgos del cambio climático en las playas de la Comunitat en 2050 y 2100, en materia de inundaciones, aumento del nivel del mar y retroceso de la arena, con el objetivo de concienciar a las administraciones de que hacen falta "medidas valientes" para no perder los tesoros del Mediterráneo.

Esta plataforma, ya disponible desde cualquier dispositivo con conexión a internet, se ha presentado este miércoles en las Atarazanas del Grau y muestra el impacto en los 470 kilómetros de costa valenciana, 60 municipios que concentran más de la mitad de la población de la región.

"Vamos a vivir el cambio climático con toda su virulencia. El tiempo corre en nuestra contra", ha advertido la consellera de Emergencia Climática, Mireia Mollà, ya que el Mediterráneo es uno de los puntos calientes a los que apunta el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC). Por ello ha exigido "abandonar proyectos que suponen un riesgo considerable" y así evitar llegar a "un modo de vida completamente inviable".

De momento, este visor en permanente actualización ya muestra consecuencias "que asustan", como que la cota de inundación de la Marina Alta de Alicante (Dénia, Calp o Xàbia) o el litoral de Castellón podría llegar a superar los tres metros a fin de siglo. Las playas más afectadas en los escenarios más desfavorables serían las castellonenses de Moncofa y Peñíscola, hasta poder llegar al 100% de inundación en sus marjales.

Otros posibles efectos son que los cambios del nivel del mar dejarían de ser estables a lo largo de cada año y afectarían tanto a las viviendas como al territorio, así como que el retroceso del litoral sería permanente e impactaría sobre todo en las playas grandes, abiertas y de arena fina.

HASTA CIEN METROS DE PÉRDIDA DE ARENA

De hecho, los retrocesos podrían superar los cien metros en el 2100, un riesgo al que las playas centrales de Castellón y Valencia son más vulnerables que las alicantinas por la erosión y la falta de aportación de arena.

L'Albufera de València es una de las principales preocupaciones porque las playas de Pinedo Y El Saler han perdido entre 30 y 60 metros en los últimos 35 años, con un retroceso reciente que Conselleria atribuye al "bloqueo total" al paso de sedimentos tras la ampliación de los diques de abrigo del Puerto finalizados en 2011 y a la escasa capacidad de retención del faro de Cullera.

A fin de siglo, según los cálculos del visor, el frente de playa del litoral de l'Albufera llegaría a desaparecer prácticamente y dejaría las dunas sometidas al oleaje. También se temen erosiones importantes en su tramo central hasta llegar a las construcciones en primera línea de playa.

Hay más riesgos previstos de movimiento de población, afectación a parques naturales o autopistas o episodios de inundaciones que dañen centrales eléctricas, junto a la pérdida del valor recreativo y turístico de las playas. Se estima que la población afectada en todos los escenarios supera el 1% de la Comunitat, hasta casi el 8% en Castellón.

27.000 HECTÁREAS AGRÍCOLAS EN RIESGO

A nivel natural, una de las consecuencias sería la pérdida de las praderas de posidonia oceánica, planta emblemática del Mediterráneo, o el desplazamiento de otras especies. Y en el campo, los municipios más vulnerables serían Alfafar, Sueca (Valencia) o San Fulgencio (Alicante), hasta poder llegar a casi 27.000 hectáreas afectadas en la Comunitat.

Ante estos escenarios, la consellera ha hecho hincapié en que "no hay respuestas simples", sino que hay que estudiar caso por caso, y en que "no hay pequeña acción irrelevante si de verdad hay voluntad". Ha llamado a cumplir los objetivos de reducir emisiones en 2030 para "soñar con los mejores escenarios" en las siguientes décadas, al hilo de la ley valenciana de cambio climático cuyo anteproyecto se aprobó recientemente.

También ha pedido a los representantes de ayuntamientos presentes en el acto --al que ha asistido el secretario autonómico de Turisme, Francesc Colomer-- que tengan prudencia en los planes urbanísticos, sobre todo en zonas "demasiado sometidas a la presión humana". Una reclamación que ha extendido a la dirección de Costas del Ministerio.

"NO HAY DISCUSIÓN POLÍTICA"

Mollà (Compromís) ha querido dejar claro que en el cambio climático "no hay discusión ideológica o política" y ha reivindicado el Plan de Acción Territorial de la Infraestructura Verde del Litoral y el Catálogo de Playas de la Comunitat (Pativel) --aprobado en 2018 y declarado nulo por el TSJCV-- como "una de las herramientas más valientes de España" en la protección de la costa.

A nivel técnico, el visor (https://idevapi.gva.es/visors/adapta-costes/) se compone de tres pestañas donde consultar las estimaciones: peligrosidad (parámetros cambiantes en altura del nivel del mar, oleaje, marea meteorológica y temperatura superficial); impactos sobre la costa (principalmente inundación y erosión de la línea de costa); riesgos naturales y socioeconómicos.

Un visor web muestra los futuros efectos del cambio climático en las playas valencianas en 2050 y 2100
Comentarios