25.05.2024 |
El tiempo
ALERTA El Diario de Cantabria

La Sociedad Nuclear Española pide la revisión del calendario de cierre nuclear para cumplir el plan de descarbonización

La Sociedad Nuclear Española (SNE) ha reclamado este jueves la revisión del calendario de cierre de las centrales nucleares españolas para alargar su operación dado que sin su aportación no ve factible que España pueda cumplir sus objetivos de clima para 2030 y 2050.
La Sociedad Nuclear Española pide la revisión del calendario de cierre nuclear para cumplir el plan de descarbonización

MADRID, 3 (EUROPA PRESS)

La Sociedad Nuclear Española (SNE) ha reclamado este jueves la revisión del calendario de cierre de las centrales nucleares españolas para alargar su operación dado que sin su aportación no ve factible que España pueda cumplir sus objetivos de clima para 2030 y 2050.

En la rueda de prensa para presentar los resultados de 2021, el presidente de la SNE, Héctor Dominguis, ha destacado que con el 6 por ciento de potencia instalada, la nuclear ha generado el 21 por ciento de la electricidad en España durante 2021, el 30 por ciento de la energía libre de emisiones y ha evitado a la atmósfera 20 millones de toneladas de CO2.

Dominguis ha iniciado su intervención expresando el sentir de la entidad por la guerra de Ucrania. "Desde la Sociedad Nuclear Española lamentamos profundamente el conflicto bélico desatado por Rusia y el desastre humanitario que afecta ya a más de un millón de desplazados", ha manifestado Dominguis que ha solicitado el respeto a los Derechos Humanos y que el conflicto acabe lo antes posible.

En cuanto a los temas del sector a nivel nacional, Dominguis ha defendido el papel de la energía nuclear para que el sistema eléctrico sea competitivo y, al mismo tiempo se garanticen la seguridad de suministro, la sostenibilidad ambiental y la independencia energética del exterior, dado que esta fuente energética opera 24 horas los 365 días del año lo que la convierte en "la que más horas opera a lo largo del año", con un más de un 87% de factor de operación, y ha evitado la emisión a la atmósfera de 20 millones de toneladas de CO2.

"España no puede permitirse el lujo de prescindir de una energía baja en carbono, sostenible, estable y con baja dependencia del exterior", ha manifestado el representante del sector nuclear, que reclama la revisión del plan de cierre que está recogido en el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC) para alargar la operación del parque nuclear 20 años así como establecer un sistema fiscal justo.

Por ello, ha reivindicado el papel de la energía nuclear para una economía descarbonizada "como están haciendo otros países del mundo" que tienen "claro" que las renovables tienen que crecer pero necesitan a la nuclear como complemento de base.

Dominguis no descarta la posibilidad de que el calendario de cierre cambie porque asegura que incluso si el PNIEC se cumple "no se llegaría al 100 por cien renovable" y aboga precisamente por modificar esta hoja de ruta energética nacional, aunque admite que ese aspecto compete a la conversación entre las eléctricas y el Gobierno.

"A medida que pasen los años y veamos si el mix se puede permitir el cierre de las nucleares se verá. No vemos que sea técnicamente factible prescindir de la energía nuclear en estos años que marca el calendario de cierre y cumplir los objetivos climáticos a 2030 y 2050", ha apostillado.

20 AÑOS DE OPERACIÓN MÁS

Para el representante de la SNE no se deberían desaprovechar las instalaciones que están "en perfecto estado de operación" y por ello plantea alargar su funcionamiento hasta los 60 años de operación, como un primer paso y, a partir de ahí, considerar otras tecnologías que puedan alargar su vida útil más allá.

A ese respecto, ha destacado el "gran prestigio internacional" de las empresas nucleares españolas que ya están trabajando en pequeños reactores y tecnología de fusión y le apena que se pueda dejar caer una industria estratégica que da empleo directo e indirecto a unas 20.000 personas.

Por otro lado, ha subrayado que la inclusión de la energía nuclear en la taxonomía verde se ha producido después de que informes independientes hayan determinado que la nuclear tiene el mismo impacto que las renovables.

Respecto a los costes de esta tecnología, Dominguis recuerda que el 30 por ciento de la factura de la luz corresponde a costes de operación y el resto son tasas y se queja de que la presión fiscal sobre la nuclear es "tremenda". "Cualquier industria sujeta a la misma presión está condenada a muerte por asfixia. No hay industria que lo pueda soportar", ha asegurado.

Por último, se ha referido al impacto potencial que puede tener un hipotético aumento del precio del uranio (Rusia es uno de los principales exportadores del mundo) a consecuencia de la guerra en Ucrania y confía en que no se producirá una "subida relevante", pero ha añadido que llegado ese caso, el impacto en el precio de la energía nuclear sea "mínimo" puesto que el combustible supone en torno a un 5 por ciento de los costes de la central.

Durante la rueda de prensa, la director de la World Nuclear Association, Sama Bilbao y León, ha reclamado que las políticas energéticas de los países sean neutrales con todas las tecnologías y reconozcan todos los factores que ahora no se incluyen en los mercados marginalistas. A su juicio, se debe reconocer el respaldo que ofrece la nuclear a las renovables y advierte de que en el futuro se habrá de tener en cuenta otros costes externos que hoy no se valoran, como el impacto a la hora de evitar emisiones de CO2.

La representante de la Sociedad Nuclear Internacional ha elogiado la "contribución importantísima" al sistema energético y a la estabilidad y seguridad de la red así como el "liderazgo mundial de la industria nuclear española que está reconocida como una de las mejores". "Es algo que tenemos en España y que hay que reconocer más allá de su contribución al PIB y a la economía española: es un referente mundial", ha insistido.

A su juicio, el mundo está reconsiderando en los últimos tiempos el papel de la energía nuclear en el mix energético y ha adelantado que se están abriendo nuevas oportunidades tecnológicas en forma de pequeños reactores dado que también puede producir calor con cero emisiones de carbono por su gran versatilidad y posibilidad de aplicación en lugares remotos. "Es una oportunidad increíble para descarbonizar sectores de la economía, como la movilidad y el transporte a gran escala; la industria, la calefacción y el enfriamiento de edificios o la producción de agua fresca", ha apuntado.

Finalmente, ha reconocido la "enorme labor" de los trabajadores de la industria nuclear ucraniana que está haciendo "una labor increíble en el día a día" de las plantas y ha mostrado su preocupación por la salud mental de estos, dado que están operando las plantas bajo una gran presión. "Tiene que ser muy estresante trabajar en una nuclear o en una hidroeléctrica cuando tienes las fuerzas armadas a la vuelta de la esquina", ha valorado.

Bilbao ha recordado que el 50 por ciento de la energía en Ucrania es de origen nuclear y en este momento todas sus centrales están funcionando con normalidad, excepto dos que estaban en parada programada por recarga de combustible.

En ese sentido, confía en las medidas de seguridad física y de protección radiológica de las centrales ucranianas y ha recordado las mejoras en ese sentido acometidas por todo el parque nuclear europeo después del accidente de la planta de Fukushima (Japón), en 2011. "No hemos oído que haya ningún tipo de restricción o que las fuerzas armadas estén interviniendo en la operación de las centrales", concluye.

La Sociedad Nuclear Española pide la revisión del calendario de cierre nuclear para cumplir el plan de descarbonización
Comentarios