31.01.2023 |
El tiempo
ALERTA El Diario de Cantabria

MADRID.-La Comunidad lleva de nuevo este verano el arte en acción a las plazas de las once villas

La Comunidad de Madrid vuelve a llevar este verano el arte performático a las plazas de las Once Villas de la región con el proyecto Arte vivo en las Villas, una serie de exposiciones y actividades centradas en el arte en acción que se desarrollará entre el 22 de julio y el 10 de septiembre.
MADRID.-La Comunidad lleva de nuevo este verano el arte en acción a las plazas de las once villas

MADRID, 8 (EUROPA PRESS)

La Comunidad de Madrid vuelve a llevar este verano el arte performático a las plazas de las Once Villas de la región con el proyecto Arte vivo en las Villas, una serie de exposiciones y actividades centradas en el arte en acción que se desarrollará entre el 22 de julio y el 10 de septiembre.

Según ha informado la Comunidad en un comunicado, Arte vivo en las Villas tiene como objetivo impulsar el trabajo de artistas madrileños que trabajan el concepto de performance y arte vivo, como dar a conocer los artistas locales de cada pueblo, además de enfatizar la gran importancia de las plazas públicas como espacio de encuentro y lugar cívico fundamental en el desarrollo de la vida diaria y los acontecimientos más relevantes de cualquier población.

Proyecto comisariado por La Juan Gallery, se desarrollará en las plazas de San Martín de Valdeiglesias, Torrelaguna, Manzanares El Real, Colmenar de Oreja, Navalcarnero, Rascafría, Villarejo de Salvanés, Patones, Chinchón y Nuevo Baztán.

Once municipios que configuran las once Villas de Madrid, un conjunto de destinos singulares reconocidos por su patrimonio cultural, que han conservado su "autenticidad rural y cuentan con infraestructura turística para conseguir la calidad y satisfacción en su visita".

Este proyecto fusiona de manera inédita las actuales tendencias artísticas de la performance y las artes vivas con propuestas más clásicas realizadas por los propios vecinos de cada municipio, como encajes de bolillos, artesanía del esparto, pintura en vivo, escenas teatralizadas o danza contemporánea.

No faltarán tampoco música, escultura, vidrieras al plomo, estudios móviles de fotografía, danzas de folclore tradicional, talleres de títeres, arte textil, grafiti, aerografía o recitales de poesía. Una sorprendente fusión que convertirá las plazas de estas once villas madrileñas en un inolvidable laboratorio artístico de verano.

CINCO CREACIONES PARA LAS ONCE VILLAS DE MADRID

'Vectora' de Elisa Miravalles supone una investigación sobre las poéticas del movimiento del cuerpo mediante el diálogo con objetos a través del espacio, empleando un lenguaje de plástica escénica. Utiliza técnicas expresivas provenientes del campo de las artes visuales y la performance.

La partitura se ha diseñado con el objetivo de adaptarse a la cartografía y los elementos arquitectónicos que componen cada una de las plazas donde se ubica, creando así una pieza site-specific. Esta obra es original de la autora, pero toma como referentes, entre otros, a los artistas del Judson Dance Theatrey a investigadores del lenguaje del movimiento como Rudolf Labano André Lepecki.

'Confessions-room' de Silvi Mannequeen es espacio off-line que confronta la exhibición pública y la escucha íntima, el aplauso y el susurro, la opulencia y la vulnerabilidad. Un espacio ambivalente entre el escenario y el confesionario. El cuerpo a cuerpo de una confesión sin jerarquía ni penitencia.

Confesarse es poner tu vida en las manos y el corazón del otro. Silvi Mannequeen, dentro de un cubículo azul transparente, podrá ser vista desde cualquier punto de la plaza. En el lateral habrá una silla donde las personas podrán sentarse si así lo desean o mirarla sin filtro azul a través de una ranura, e incluso podrán hablar y confesarse si así lo pide la situación.

ALFILETERO DE NACHO GAMMA

Los alfileres guardan una gran fuerza y significado que merece la pena ser contado. Tan solo es necesario mirar más allá de su humilde función para comprender que tras el acto de atravesar y sostener se esconde algo casi mágico.

Durante la época victoriana, en Inglaterra se volvió popular una técnica de artesanía conocida como "cojines de cariño". Los soldados realizaban piezas acolchadas en forma de corazón que posteriormente decoraban con alfileres, abalorios y mensajes. Para ellos no solo suponía un ejercicio para recuperar su motricidad tras las heridas, la producción de aquellas piezas era todo un ritual que les servía para distraerse de los horrores de la guerra.

La performance Alfiletero ha sido ideada para adaptarse a cada una de las villas donde será presentada. La gente de la localidad está invitada a participar en el proceso de creación de un amuleto junto al artista. Con esta pieza se quiere ensalzar el folclore y vincular aún más a los participantes con su municipio.

MEMORIA COMESTIBLE DE PAZ ALBERTA

La cocina y los objetos asociados a la acción de cocinar son una parte indispensable de la identidad. En este sentido, los morteros se presentan como un objeto que abarca un espacio muy amplio dentro de la cocina, ya que los majados no son exclusivos de un solo tipo de alimentos, sino que se aplican a elaboraciones muy variadas.

De esta manera, los majados constituyen un sedimento cultural que permite explorar múltiples aspectos tanto de elaboraciones concretas como de lo que supone la herencia y el saber popular que se transmite entre generaciones.

La memoria comestible resulta del conjunto de los diferentes elementos que componen la acción: por un lado, la propia conversación generada. En este caso no solo la conversación literal que mantengan las personas que realizan la acción, sino el conjunto de estímulos sensitivos (el sonido de los morteros, los olores y sabores de los propios majados etc.) que toman un papel esencial como participantes activos de la acción colectiva.

Por otro lado, y de manera más concreta, la memoria comestible se acaba materializando de dos maneras principales: los propios majados como reflejo de la memoria que se puede probar con pan con aceite, y el mantel de la mesa, en el que cada persona podrá apuntar su majado, lo que contiene, la historia que pueda tener detrás etc. Quedando el mantel como pieza de documentación física de la memoria de cada pueblo.

MADRID.-La Comunidad lleva de nuevo este verano el arte en acción a las plazas de las once villas
Comentarios