19.01.2022 |
El tiempo
ALERTA El Diario de Cantabria

"Hex" de Toundra: Cómo salir de la tristeza de la vida moderna en 22 minutos

Javier Herrero

"Hex" de Toundra: Cómo salir de la tristeza de la vida moderna en 22 minutos

Javier Herrero

Madrid, 14 ene (EFE).- Aunque Toundra no quiere que "Hex", su sexto disco de estudio, sea "el álbum de 'El odio'", este tema acumula suficientes alicientes para atraer todas las miradas, ya sea por sus 22 minutos de duración o por la confesión con ánimo de reflexión colectiva que lo motivó.

"Desde que me convertí en un adulto hasta hace relativamente poco, he vivido enfadado", escribía en la nota de prensa uno de sus miembros, Esteban Girón. En una charla con Efe, explica que con ese relato quiso ilustrar "cómo puede sentirse más gente en un mundo cada vez más aislado para individualizar al ser humano como consumidor".

Pero "El odio", el larguísimo corte que convierte en música de post-rock instrumental ese nublado de sensaciones atropelladas, contiene una conclusión más positiva: "De la tristeza y de la soledad de esta vida moderna se puede salir y vivir un momento feliz, que te cambie la vida", afirma el músico con certeza, tras haber dejado atrás él mismo todo aquello.

Este "Hex" (seis, en griego) toma el relevo y bebe en gran medida de la musicalización que lanzaron en 2020 del clásico de Fritz Lang "El gabinete del doctor Caligari".

"Después de grabarlo nos dimos cuenta de que la película nos había inspirado más de lo que nos hubiésemos imaginado. Por un lado, es una reacción en lo estrictamente musical, porque queríamos volver a hacer rocanrol, y a nivel temático también nos influyó en la filosofía del disco", observa Girón.

Su elaboración fue diferente de partida. La mitad del grupo se había trasladado a vivir a la cornisa cantábrica. De hecho, algunas cosas se empezaron a trabajar en OVNI Estudio, en Asturias, en 2019, hasta que llegó la pandemia.

"Viendo cómo se desarrollaban las sucesivas olas, nos lo tomamos con calma y serenidad. Egoístamente aprovechamos para hacer por fin un disco con tiempo, con menos presión, y para descansar", cuentan Girón y su compañero David Macón, ambos guitarristas, que integran Toundra junto a Alberto Tocados (bajo) y Álex Pérez (batería).

Incluyendo su álbum como Exquirla con Niño de Elche y el que contenía la música del doctor Caligari, el saldo es de ocho trabajos en quince años, lo que equivale a una media aproximada de uno cada año y medio, aún con su reciente descanso.

Los primeros temas en surgir fueron, paradójicamente, los cuatro de la cara B, como "Ruinas", que nace impulsada por los principios de la energía y la melodía, o "Watt", al que todos aportaron algún elemento, como la idea de Macón de incorporar el saxofón tras la estela de King Crimson.

"La cara A fue una reacción a la B", comentan ante el reto de forjar una única pista, como el "Tommy" de The Who. "Pero le paramos los pies a Esteban y nos dimos por satisfechos con una canción de 22 minutos", tercia Macón con humor.

¿Cómo se consigue hacerlo sin perder la coherencia? "Tomando muchas birras y fumando muchos porros", bromea Girón. Luego, más en serio, recuerda que la música de la banda se presta a este tipo de juegos de enlazar armonías e intenciones.

"En un momento dado teníamos tanto material que sabíamos que se podía unir; necesitábamos ese reto después de ocho discos, pero no queríamos una simple conexión de temas de 7 minutos, como hacíamos en el anterior, en 'Vortex' (2018)", subrayan.

En la búsqueda de "esquemas no tan arquetípicos", ayudó su experiencia con el filme de Fritz Lang, escuchar música de largas duraciones y apuntar en una pizarra todos los "riffs" que iban desarrollando para analizar posibles uniones. La repetición en distintos momentos de pequeños fraseos, pero con distintos acompañamientos, permitió mantener la coherencia.

También lo hizo aferrarse a un concepto. Así volvemos al sentimiento que inspiró "El odio", cuyo remate coincidió en el tiempo con casos aberrantes como el asesinato homófobo del joven Samuel Luz en A Coruña este pasado verano.

"Cuando terminé el texto de la nota de prensa, se lo mandé a mis compañeros para ver qué les parecía. Estuvimos de acuerdo en sacarlo públicamente porque no es algo tan personal, sino un ejemplo de algo que pasa mucho", considera Girón.

Afortunadamente, esta historia concluye "con un halo de esperanza" que incluso remite a The Beach Boys. "Este es un mundo cruel, en el que el ser humano se ve sometido a cosas negativas, pero siempre hay un toque de esperanza", concluye el grupo, que presentará el disco por primera vez este sábado en Inverfest, en Madrid.

Después pasarán por puntos como Granollers (Barcelona) el 22 de enero, por la Sala X de Sevilla el 11 de febrero, por La Trinchera de Málaga un día después o por el Teatro Caja Granada el 18 de ese mes. EFE

jhv/acm

"Hex" de Toundra: Cómo salir de la tristeza de la vida moderna en 22 minutos
Comentarios