02.10.2022 |
El tiempo
972x90_cuenta_online_si_te_da.gif
ALERTA El Diario de Cantabria

Esquí.- Paula Fernández-Ochoa: "El oro de mi padre ahora habría sido una auténtica locura"

Paula Fernández-Ochoa, hija de Francisco Fernández-Ochoa, tiene claro que si su padre hubiera conseguido "ahora" aquel histórico y recordado oro en los Juegos Olímpicos de Sapporo (Japón) en 1972 habría sido "una auténtica locura" a nivel mediático, y tampoco duda del impacto de la figura del esquiador al que se le sigue guardando "un sitio muy especial en lo deportivo y en lo personal" en el libro del deporte español.
Esquí.- Paula Fernández-Ochoa: "El oro de mi padre ahora habría sido una auténtica locura"

MADRID, 12 (EUROPA PRESS)

Paula Fernández-Ochoa, hija de Francisco Fernández-Ochoa, tiene claro que si su padre hubiera conseguido "ahora" aquel histórico y recordado oro en los Juegos Olímpicos de Sapporo (Japón) en 1972 habría sido "una auténtica locura" a nivel mediático, y tampoco duda del impacto de la figura del esquiador al que se le sigue guardando "un sitio muy especial en lo deportivo y en lo personal" en el libro del deporte español.

Este 13 de febrero se conmemoran 50 años del triunfo del esquiador madrileño en el eslalon especial de aquella cita olímpica, un éxito que continúa, medio siglo después, siendo la única medalla de oro de la historia del deporte español en Juegos de Invierno y que situó a 'Paquito' dentro de los deportistas más recordados.

"El oro de mi padre ahora habría sido una auténtica locura. Después de 50 de años todavía sigue ahí, gracias a los medios que también que le siguen recordando. Empapelaríamos el mundo entero con todas las portadas que habría tenido", confesó Paula Fernández-Ochoa en una entrevista a Europa Press.

Aquella gesta de su padre le sigue "emocionando" aunque pasen los años. "No sólo por dificultad o el gran reto que supuso a nivel deportivo. Logró una hazaña y sigue siendo una huella imborrable en el corazón de todos, pero lo más difícil como logro es lo mucho que se le quiso en vida y como le siguen queriendo todos y eso, aunque pasen 50 años, siempre va a ser así. Es una leyenda y es lo que más me emociona de él", apuntó.

Para la hija del campeón olímpico, fallecido en 2006, "siempre se caen en injusticias" cuando se quiere comparar a los y las deportistas más grandes de la historia en España, pero aunque no sabe "si es del todo objetiva", hace hincapié en que su padre se enfrentó "a circunstancias extraordinariamente difíciles".

"Él nos decía que era como si de repente se hubiera convertido en un astronauta que hubiera llegado a la luna. Fue algo inesperado y difícil, y por supuesto que era más difícil, pero me gusta mirar y seguir avanzando. Los deportistas que están logrando ahora tantos éxitos tienen su mérito, pero aún así a mi padre se le guarda un sitio muy especial en lo deportivo y en lo personal", añadió.

Paula Fernández-Ochoa sí tiene claro que 'Paquito', como se le conocía cariñosamente, fue "un pionero". "Pero sobre todo era absoluta personalidad y autenticidad, tenía una personalidad arrolladora, muy por encima de otros deportistas de antes y de ahora", subrayó.

"Le gustaba sentir los colores, para él era tal orgullo representarnos a todos, sentirse tan querido y tener la responsabilidad de darlo todo para ponernos en el mapa que le brillaban los ojos cada vez que esquiaba y se ponía su material para representarnos, y eso lo hace muy único en comparación con otros que quizá no tienen esa forma de ser tan única y tan arrolladora", añadió Paula Fernández-Ochoa.

"O GANO O ME MATO"

La madrileña, que está dentro de la estructura de la Real Federación Española de Deportes de Invierno (RFEDI) como responsable del proyecto Mujer y Nieve, no oculta que cada 13 de febrero que pasa "siempre es una fecha especial", pero que su padre conseguía que "cada día lo fuese porque era genio y figura". "No había un día normal y siempre de cualquier cosa hacía un mundo, era parte de su genialidad. El 13 de febrero es especial porque nos llegaba mucho cariño, admiración y el reconocimiento de la gente, y eso te hace sentir que lo sea más", apuntó.

"Él se hizo querer también a nivel internacional y cuando falleció, y ocurrió lo mismo con Blanca, nos llegó el pésame y el cariño de muchos países, que les admiraron, pese a que no les conocían, por lo que consiguieron desde su humildad, porque fueron muy humildes y con pocos recursos llegaron arriba. Eso es imborrable, sigue siendo una leyenda", recalcó.

De aquél histórico día, su padre le contaba "todo". "Pero no se me olvidará, y lo aplico en muchas circunstancias de mi vida, su actitud de la segunda manga, de decir 'O gano o me mato'. Cómo vivió eso, pero es que era así en todo, nos decía que había que entregarse al cien por cien, que la vida es corta y pasa muy rápido y que el deporte de élite una centésima cambia la vida y las cosas sólo se consiguen entregando el 200 por 100", subrayó.

Además, también hubo ese día "anécdotas graciosas". "Quiso ir a ponerse su capa y cuando quería entrar otra vez el recinto no le dejaban, no se creían que un español así 'menudito' hubiera ganado el oro y tuvieron comprobar que era él. Estas anécdotas le hacen más grande. Para él fue una alegría inmensa, tenía la sensación muy grande de haber cumplido con los suyos", aseguró Paula Fernández-Ochoa.

"Era un niño, lo que pasa es que esquiaba desde 'chiquitín' y tenían clarísimo que iba a ganar, se entrenaba sabiendo que se iba a llevar la medalla. Su gano o me mato es una lección de vida, es no dejar de soñar, no dejar de entrenar buscando tus objetivos y luchar al cien por cien por ellos", advirtió.

"LO QUE CONSIGUIERON BLANCA Y ÉL SIEMPRE SERÁ HISTORIA"

Hace unos días, Queralt Castellet ganó la medalla de plata en Pekín 2022 y como parte de la RFEDI siente "orgullo" y está "deseando" que se consigan "muchas más", aunque eso significa que su padre ya no sea el único metal dorado de la historia. "En la federación estamos trabajando y nos estamos entregando, todo el equipo se ha profesionalizado mucho desde la llegada de May Peus a la presidencia y los resultados de Queralt o de Regino (Hernández, bronce en 2018 y primera medalla desde 1992) es el trabajo bien hecho", expresó.

"Pero creo que lo que consiguieron mi padre y Blanca, por muchas medallas que vengan detrás y con todo el mérito del mundo, siempre va a ser historia. Ellos siempre van a estar ahí, su historia y su libro con letras de oro ya lo han hecho y abrieron la puerta, eso siempre se lo reconoceremos", destacó.

"Voy a brindar tanto por él...", resaltó la madrileño de cara a este 13 de febrero. "Están organizando en Madrid un homenaje que será la semana siguiente con varios eventos y ojalá pueda estar porque ahora vivo en Barcelona, pero mi madre, mi hermana y mis sobrinos van a estar. Yo celebro aquel oro cada día", sentenció sobre una fecha que está en la historia del deporte español.

Esquí.- Paula Fernández-Ochoa: "El oro de mi padre ahora habría sido una auténtica locura"
Comentarios