20.09.2021 |
El tiempo
ALERTA El Diario de Cantabria

Una empresaria reclamada por EEUU por un naufragio durante una excursión de buceo traslada la culpa al capitán

Dice que los demás acusados fueron absueltos y que ella era "el último eslabón de la cadena"
Archivo - Audiencia Nacional
Una empresaria reclamada por EEUU por un naufragio durante una excursión de buceo traslada la culpa al capitán

Dice que los demás acusados fueron absueltos y que ella era "el último eslabón de la cadena"

MADRID, 9 (EUROPA PRESS)

Alison Gracey, una empresaria buscada en Estados Unidos por un naufragio ocurrido en 2011 durante una excursión de buceo organizada por su compañía que resultó en la muerte de una mujer, ha defendido que ella era "el último eslabón de la cadena", recalcando que el capitán era el máximo responsable de la embarcación cuando salía a navegar, para evitar así su extradición a la potencia norteamericana.

Durante la vista de extradición celebrada este jueves en la Audiencia Nacional, Gracey, de 54 años de edad y nacida en Irlanda del Norte, ha explicado al tribunal que ella y su marido eran socios de la empresa Scuba Shack, que organizaba excursiones en Cayo Largo (Florida) junto a otros dos socios estadounidenses, pero que "nunca" trabajaron en el negocio. "Somos inocentes", ha asegurado, con la ayuda de una traductora.

La defensa ha indicado que Gracey ni siquiera estaba en Estados Unidos cuando ocurrieron los hechos --se encontraba en Bahamas--, apuntando al capitán del 'Get Wet' como "quien tiene la máxima potestad sobre la navegación de la embarcación" porque es quien conoce las condiciones climáticas. Y ese día, ha recalcado, "decidió salir con un equipo de gente a navegar".

La abogada de Gracey ha sostenido que no es posible saber si el naufragio del 'Get Wet' y la muerte con la que se saldó fueron consecuencia de "alguna negligencia del capitán", del estado de la embarcación o incluso de una "posición inadecuada" de la víctima.

Además, ha recordado que el resto de acusados ya fueron juzgados en Estados Unidos y fueron declarados inocentes. "Por tanto, tampoco se puede presumir la culpabilidad de quien sería el último eslabón de la cadena", ha zanjado.

UN BARCO EN CONDICIONES "PENOSAS"

Por su parte, el fiscal ha abogado por entregar a Gracey a las autoridades estadounidenses dando "verosimilitud" a la acusación por cuanto ella misma ha reconocido que era socia del negocio.

El representante del Ministerio Público ha señalado que la empresa había recibido varios avisos por el "penoso" estado del 'Get Wet' y, pese a ello, "siguieron metiendo a gente en ese barco".

La defensa ha replicado que, en todo caso, los hechos podrían justificar una falta administrativa, pero no una sanción penal, "especialmente lesiva" para los intereses de su cliente.

Lo sucedido se remonta al 18 de diciembre de 2011, cuando Aimee Rhoads, de 36 años, su cuñada y otros cuatro pasajeros abordaron el 'Get Wet' en Cayo Largo. El bote volcó y se hundió en pocos minutos acabando con la vida de la mujer.

Una empresaria reclamada por EEUU por un naufragio durante una excursión de buceo traslada la culpa al capitán
Comentarios