21.06.2024 |
El tiempo
ALERTA El Diario de Cantabria

Díaz ve "rivalidades partidistas" en el rechazo a su reforma: "Si hay avances, hay que votar a favor"

"No hemos abordado con rigor y seriedad lo que esta reforma supone", critica, avisando que votar 'no' es "confirmar para siempre" la del PP
Díaz ve "rivalidades partidistas" en el rechazo a su reforma: "Si hay avances, hay que votar a favor"

"No hemos abordado con rigor y seriedad lo que esta reforma supone", critica, avisando que votar 'no' es "confirmar para siempre" la del PP

MADRID, 3 (OTR/PRESS)

La vicepresidenta de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, ha lamentado las "rivalidades políticas" y los "debates superficiales" que, a su juicio, han girado en torno al debate de la reforma laboral, "la norma más importante de la legislatura" que se somete a votación este jueves en el Pleno del Congreso, pues cree que "si una norma contiene avances, hay que votar a favor".

Y es que en su defensa del decreto ley en la Cámara Baja ha expresado su "preocupación" por no haber conseguido hablar del contenido de la reforma: "Frente a ultraactividad, prioridad de convenios o lucha contra la precariedad, yo he oído 'proyectos personales', 'humo', 'maquillaje', 'esto no cambia nada'...", ha relatado.

"Tengo la sensación de que, en un debate político que dura ya semanas, no hemos abordado con rigor y con seriedad lo que esta reforma laboral supone", ha dicho la vicepresidenta de Trabajo, asegurando que su reforma "recupera en cada uno de sus preceptos derechos para los trabajadores".

DEROGAR LA REFORMA SERÍA "CONFIRMAR PARA SIEMPRE" LA DEL PP

"Dar la espalda a esta reforma es devolvernos a la casilla de salida en el juego funesto de la precariedad", ha abundado la vicepresidenta segunda del Gobierno, colocando a los diputados del Congreso en la "encrucijada" de "decir sí o no al modelo fracasado del PP": "No encuentro, por mucho que lo busque, un argumento sólido para votar en contra de esta reforma", ha dicho.

La alternativa, ha dicho, es volver a la reforma laboral del PP, por lo que cree que una derogación es "confirmar para siempre" una norma "agresiva", con un "modelo de precariedad, bajos salarios, subcontratación pirata y prejuicio antisindical de la derecha".

Una reforma, ha dicho, que "entronizó el trabajo basura", aprobada "unilateralmente" por el Gobierno de Mariano Rajoy, que "despreció el diálogo social", provocó dos huelgas generales e incluso fue impugnada por el Tribunal Constitucional e "instituyó aquel nocivo mantra del mal menor": "Mejor un trabajo de miseria que nada", ha resumido.

UNA REFORMA "RESULTADO DEL ACUERDO Y LA GENEROSIDAD"

Frente a ello, ha reivindicado una reforma acordada por los sindicatos CCOO y UGT y las patronales CEOE y Cepyme, a cuyos dirigentes nombrado y ha dado gracias, pues cree que la reforma "es resultado del consenso, acuerdo y generosidad".

También ha mencionado a cada uno de los grupos que han comprometido su apoyo a la reforma --Ciudadanos, Más País, UPN, Teruel Existe, Compromís, Nueva Canarias, el PRC y Coalición Canaria, además del PSOE y Unidas Podemos-- y reconocer a uno de sus socios que no lo ha hecho, el PNV, ya que con ellos sí ha podido "debatir de contenidos". "Han sido serios, les ha reconocido, evidenciando en su omisión sus diferencias con otro de los socios parlamentarios, Esquerra Republicana.

La vicepresidenta de Trabajo ha reivindicado la "trascendencia histórica" de la reforma, ya que nunca, ha dicho, se ha realizado en España una reforma laboral con "semejante limitación" de la posibilidad de contratar temporalmente, y que supone un "cambio de paradigma" a "una cultura de la precariedad"

"UNA SUBCONTRATA NO SERÁ SINÓNIMO DE PRECARIEDAD"

Díaz ha asegurado que ya sólo por la recuperación de la ultraactividad justificaría el apoyo a su reforma, que la prevalencia de los convenios de sector --limitada en la reforma a términos salariales-- "no servirán para dar cobertura a empresas piratas" y, que ahora "trabajar en una subcontrata no será sinónimo de precariedad".

En términos de contratación, ha defendido que la relación laboral indefinida "será la norma", desapareciendo el contrato de obra y servicio, se convierte en fija a toda persona irregularmente contratada y se endurece el fraude, castigando por cada cada contrato irregular, y no una única sanción.

Asimismo, ha destacado que la reforma ofrece "alternativas reales para que el despido no se convierta en la vía de ajuste en las crisis económicas", y cambiar una lógica para impedir que España, ha dicho, siga "siendo ese país que suma cientos de miles de parados cada vez que las cosas van mal".

Una "profunda reforma", ha remachazo la vicepresidenta de Trabajo, que cree que con ella "abre una nueva y apasionante etapa para la negociación colectiva, para el diálogo, para la construcción en común de un nuevo Estatuto del Trabajo del siglo XXI": "El gran objetivo de esta reforma es mejorar la vida de la gente".

Díaz ve "rivalidades partidistas" en el rechazo a su reforma: "Si hay avances, hay que votar a favor"
Comentarios