21.05.2022 |
El tiempo
ALERTA El Diario de Cantabria

Detectives declaran que su jefa dijo que el encargo de Villarejo venía de CNI

Madrid, 24 ene (EFE).- Dos detectives acusados de colaborar con el excomisario José Manuel Villarejo en un proyecto de espionaje han declarado que su jefa les reclutó para realizar un "servicio muy importante" que venía "directamente" del CNI y una de ellos la ha acusado de presionarla para que destruyera pruebas cuando el caso salió a la luz.

Detectives declaran que su jefa dijo que el encargo de Villarejo venía de CNI

Madrid, 24 ene (EFE).- Dos detectives acusados de colaborar con el excomisario José Manuel Villarejo en un proyecto de espionaje han declarado que su jefa les reclutó para realizar un "servicio muy importante" que venía "directamente" del CNI y una de ellos la ha acusado de presionarla para que destruyera pruebas cuando el caso salió a la luz.

El tribunal de la Audiencia Nacional que juzga al excomisario por el caso Tándem ha escuchado este lunes a los tres detectives acusados de participar en el proyecto Pintor, encargado a Villarejo por Juan Muñoz, marido de la periodista Ana Rosa Quintana, y su hermano.

Para llevarlo a cabo, Villarejo -que enmarca el trabajo en un favor a la periodista- acudió a Nuria Morales, que ha explicado que consistía en investigar la situación financiera de una persona que tenía un conflicto económico con Fernando Muñoz, y comprobar si su abogado, el juez inhabilitado Francisco de Urquía "seguía teniendo las mismas relaciones peligrosas que había tenido anteriormente".

Un encargo que ella vio "legítimo y justificado" y para el que acabaron instalando una cámara en un baño de un bar que frecuentaba Urquía al comprobar que entraban y salían "muchas personas" y que él "tardaba mucho en salir".

Se trata de un vídeo en el que se vería a Urquía consumiendo droga y que supuestamente iba a ser usado para extorsionarle, si bien la detective ha dicho que "no tenía valor probatorio" porque no se le veía bien y que se excluyó del informe que le entregaron a Villarejo, pese a que le dieron copia de la grabación.

El acusado que puso la cámara -y a quien el tribunal ordenó detener la semana pasada al no haberse presentado nunca al juicio- ha señalado que la instaló a petición de Morales y convencido de que el encargo estaba autorizado por el CNI.

En el mismo sentido ha declarado la otra detective, que se ha desmarcado de la grabación y ha asegurado que ella sólo hizo seguimientos en la vía pública y que desconocía que Villarejo estaba detrás del encargo.

También ha relatado que en agosto de 2018, cuando el caso salió a la luz, Morales la llamó y la pidió que borrara el vídeo de Urquía, que se encontraba en su ordenador: "Te pido por favor que destruyas todo. El portátil, el disco duro y todo".

Tras ellos ha declarado Rafael Redondo, uno de los principales colaboradores de Villarejo en su entramado, Cenyt, según la Fiscalía, quien le ha preguntado insistentemente si facilitó datos confidenciales al despacho Herrero&Asociados en el marco del proyecto Iron, que contemplaba investigar a un bufete de la competencia.

Redondo, que ha rebatido constantemente la tesis del fiscal, lo ha negado una y otra vez, y se ha presentado como "el abogado de empresa del grupo Cenyt" a quien Villarejo encargó "la dirección jurídica de las acciones judiciales" contra dicho bufete, que implicaba la presentación de una denuncia contra él.

Ha negado que Villarejo se presentase ante sus clientes como policía en activo y se ha desmarcado de las expresiones que solía proferir ante ellos. "Lo que otras personas llaman fanfarronería, él lo llama márketing. Nada de eso está en mi conocimiento.

Redondo, que no ha reconocido muchos de los documentos que le ha enseñado el fiscal, continuará declarando el martes. EFE

mms/jlg

Detectives declaran que su jefa dijo que el encargo de Villarejo venía de CNI
Comentarios