29.01.2023 |
El tiempo
ALERTA El Diario de Cantabria

David Jiménez ficciona en la novela 'El corresponsal' su cobertura de una revuelta en Birmania

Lamenta la "indiferencia" en España hacia la crónica internacional
David Jiménez ficciona en la novela 'El corresponsal' su cobertura de una revuelta en Birmania

Lamenta la "indiferencia" en España hacia la crónica internacional

BARCELONA, 31 (EUROPA PRESS)

El periodista y escritor David Jiménez ha publicado 'El corresponsal' (Planeta), una novela "inspirada en hechos reales" a partir de sus 20 años de cobertura periodística en el extranjero, situando el argumento en la 'revolución del azafrán' de 2007 en Birmania.

En una entrevista de Europa Press este lunes, Jiménez ha asegurado que el libro intenta sumergir al lector en "la vida especialmente intensa de personas que al día siguiente podrían morir", como son los corresponsales de guerra, pero sin mitificar su figura: contando sus amistades y amores, pero también sus rivalidades y traiciones.

El autor de las memorias 'El director' ha afirmado que un buen corresponsal debería tener "empatía, curiosidad y necesidad de querer contar el mundo y sus complejidades".

En su opinión "es imposible vivir la experiencia de corresponsal sin grandes contradicciones", porque el reportero puede marcharse de una guerra si quiere y duerme en hoteles que actúan como refugio, pero no se le puede exigir que viva como los protagonistas de la historia.

Ha añadido que en los últimos años el oficio ha cambiado mucho, porque antes las historias se cubrían con más tiempo y profundidad, y no se pedían tantas piezas cortas para llenar las webs de los medios: "El mundo de los corresponsales ha muerto tal como lo conocí".

Jiménez ha sostenido que hay "mucho mérito" en la tarea del corresponsal de guerra, por lo que le da pena que no se les reconozca más y ha asegurado que los reporteros muertos en conflictos son rápidamente olvidados.

INTERÉS POR LA CRÓNICA INTERNACIONAL

En este sentido, el autor ha afirmado que "España nunca tuvo un gran interés político, mediático o ciudadano por la información internacional, algo que probablemente viene del aislamiento que tuvo el país durante décadas".

"De mucho desinterés hemos pasado a la indiferencia, y la polémica política doméstica consume completamente" la atención mediática, ha lamentado.

IMPACTO DE 'EL DIRECTOR'

Jiménez ha destacado el contraste entre 'El corresponsal' y 'El director' porque refleja dos realidades distintas del sector mediático: "Es verdad que 'El director' contó el lado más oscuro del oficio del periodismo, lo que va mal, la corrupción, la manipulación, las cloacas. Hay también un periodismo idealista, de ir a lugares lejanos a jugarse la vida a contar las historias".

"Con el tiempo, estoy más convencido de lo necesario que fue escribir 'El director', aunque no haya cambiado las cosas", ha comentado, porque el libro, en su opinión, rompió el silencio del periodismo a la hora de hacer autocrítica, y ha lamentado que no hayan salido más ejemplos.

Ha afeado que "la ciudadanía española no valora la importancia del periodismo como servicio público", apoyando con suscripciones a los medios que consideren que hacen bien las cosas, pero también, en su opinión, los periodistas han meritado estar entre las profesiones peor consideradas.

Jiménez ha afirmado que ahora no aceptaría una corresponsalía y prefiere centrarse en "contar buenas historias allá donde está la audiencia": desde la literatura y los proyectos audiovisuales, como podcasts, documentales o la previsión de llevar 'El director' al cine.

David Jiménez ficciona en la novela 'El corresponsal' su cobertura de una revuelta en Birmania
Comentarios