03.08.2021 |
El tiempo
ALERTA El Diario de Cantabria

La contaminación por ozono troposférico aumenta en la Antártida

Un análisis de más de 25 años de datos sobre la Antártida revela que las concentraciones de ozono cercanas al suelo proceden tanto de fuentes naturales como de fuentes humanas y están aumentando.
Archivo - Más contaminación por ozono en la Antártida
La contaminación por ozono troposférico aumenta en la Antártida

MADRID, 16 (EUROPA PRESS)

Un análisis de más de 25 años de datos sobre la Antártida revela que las concentraciones de ozono cercanas al suelo proceden tanto de fuentes naturales como de fuentes humanas y están aumentando.

El ozono es un contaminante a nivel del suelo, pero en lo alto de la "capa de ozono" de la atmósfera absorbe la dañina radiación ultravioleta. Estudios anteriores han examinado los niveles de ozono en el hemisferio sur, pero se sabía poco sobre los niveles de la molécula en la Antártida durante largos períodos.

Este gas tiene un olor agudo o acre que a veces acompaña al smog o a las tormentas de verano. Se forma cuando la luz solar reacciona con los gases producidos por las actividades industriales y de transporte, la quema de biomasa o con los gases producidos naturalmente por los rayos y los microorganismos.

Sin embargo, cuando la luz solar es muy intensa, rompe la molécula. La mayor parte del ozono reside a unos 9-18 kilómetros por encima de la Tierra en la capa de ozono, una banda atmosférica dentro de la estratosfera que protege a la Tierra de la dañina radiación UV.

Pero el ozono en la atmósfera inferior, o troposfera, es perjudicial y causa smog e irritación de garganta y pulmones. También es preocupante porque la molécula atrapa el calor 1.000 veces mejor que el dióxido de carbono y, por tanto, puede tener un gran impacto en el calentamiento global.

Aunque investigadores anteriores han demostrado el aumento del ozono en la troposfera en todo el hemisferio sur, no se ha realizado un estudio regional sobre el remoto continente antártico durante un largo periodo. Por ello, Jayanarayanan Kuttippurath y sus colegas del Centro de Ciencias de los Océanos, los Ríos, la Atmósfera y la Tierra (CORAL) del Instituto Indio de Tecnología Kharagpur, quisieron utilizar las mediciones realizadas sobre la Antártida para determinar de dónde procede el ozono y cómo han cambiado los niveles a lo largo del tiempo.

Recopilaron datos de ozono medidos entre 1992 y 2018 a nivel del suelo y a través de la atmósfera, desde la atmósfera inferior hasta la capa de ozono, en ocho estaciones de la Antártida. Publican resultados en Environmental Science & Technology

Sus análisis mostraron que la cantidad de ozono en toda la troposfera era más baja durante diciembre, enero y febrero, lo que corresponde al verano en el hemisferio sur, cuando el sol es lo suficientemente intenso como para romper más ozono del que crea.

Las fuentes dominantes de ozono fueron tanto naturales -de la nieve acumulada en la gran meseta de la Antártida oriental y del aire que se mezcla desde la estratosfera superior a la troposfera- como humanas, ya que algunas se originaron en el extremo sur de Sudamérica.

Los investigadores también descubrieron que el ozono a nivel del suelo había aumentado hasta 0,14 ppb por año durante los 26 años que se revisaron, incluso cuando se tienen en cuenta los patrones estacionales y naturales. Debido a la capacidad del ozono de retener el calor cerca de la superficie de la Tierra, esta tendencia creciente podría tener efectos negativos en la región en el futuro, afirman los investigadores.

La contaminación por ozono troposférico aumenta en la Antártida
Comentarios