08.08.2022 |
El tiempo
ALERTA El Diario de Cantabria

Batet cree que el Congreso puede y debe actualizar su Reglamento pero aboga por mantener sus principios fundamentales

Destaca la "utilidad" de las normas de 1982 y su capacidad de dar respuesta a desafíos como los surgidos a raíz de la pandemia del Covid
Batet cree que el Congreso puede y debe actualizar su Reglamento pero aboga por mantener sus principios fundamentales

Destaca la "utilidad" de las normas de 1982 y su capacidad de dar respuesta a desafíos como los surgidos a raíz de la pandemia del Covid

MADRID, 26 (EUROPA PRESS)

La presidenta del Congreso, la socialista Meritxell Batet, considera que la Cámara Baja puede y debe actualizar su Reglamento, del que se cumplen 40 años, pero, eso sí, aboga por que cualquier puesta a punto se haga manteniendo sus principios fundamentales, "aquéllos que lo hacen relevante y útil".

Así lo ha puesto de manifiesto Batet durante su intervención en la inauguración de las Jornadas con motivo del cuadragésimo aniversario de las normas de funcionamiento del Congreso organizadas por el Instituto de Derecho Público Comparado de la Universidad Carlos III de Madrid, el Instituto de Derecho Parlamentario de la Universidad Complutense de Madrid, el Centro de Estudios de Partidos Políticos de la UNED y la Fundación Jiménez Abad.

La presidenta de la Cámara Baja ha comenzado apuntando que al inicio de cada legislatura suele ser "recurrente" el debate sobre la necesidad de reformar el Reglamento o de redactar un nuevo texto "más acorde con los tiempos y sus exigencias".

40 AÑOS EN VIGOR

Batet asume que el Reglamento "es ya texto antiguo" pero ha recalcado que en estos 40 años de vida ha visto surgir numerosas novedades y han sufrido la alteración de elementos relevantes de la vida parlamentaria, al tiempo que ha mostrado" la necesidad de ajustes y hasta de disfunciones en su práctica".

No obstante, ha destacado que este "viejo" Reglamento sigue demostrando su "utilidad" y su capacidad de dar respuesta a nuevos desafíos, como así ha quedado demostrado en los dos últimos años de pandemia, en los que se ha logrado mantener en funcionamiento el Congreso y garantizar el pleno ejercicio de sus funciones legislativa, de control y deliberativa, y de hacerlo "en circunstancias que los redactores del Reglamento no pudieron prever".

"Quienes redactaron este Reglamento y quienes lo han ido actualizando mediante reformas, normas de desarrollo e interpretación hicieron un buen trabajo, atestiguado no sólo por su permanencia sino sobre todo por su eficacia en la mayor parte de los temas", ha comentado.

Batet sostiene que se puede y se debe actualizar el texto de 1981. De hecho, ha puesto de relieve que actualmente se está tramitando en el Congreso distintas propuestas de reforma en materias como la transparencia o los grupos de interés o 'lobbies'.

Ahora bien, ha recalcado que cualquier reforma debe valorar como fundamental la continuidad de los principios fundamentales del Reglamento vigente, en tanto que han permitido afrontar los distintos desafíos que el Congreso ha vivido en las últimas cuatro décadas. "Valorar lo que queda, desde luego, tanto si no más que lo que cambia", ha resumido.

Entre esos principios fundamentales ha citado la garantía de la funcionalidad de las instituciones, el respeto hacia las posiciones contrarias y la posibilidad de expresarlas o la estricta ordenación de esas posiciones en función del respaldo electoral obtenido.

LA MISMA ORDENACIÓN DE LOS DEBATES

Una ordenación, ha continuado, que persigue que los debates parlamentarios se desarrollen "de modo ordenado, con garantías, con rigor y con la vocación de alcanzar acuerdos o exponer razonadamente alternativas y discrepancias", y que recuerda además la importancia del debate político, pero también sus límites y la necesidad de garantizar la libertad y la autonomía de la sociedad y los ciudadanos.

La tercera autoridad del Estado defiende que el Reglamento de 1981 tiene "enorme valor" por su contenido, pero también por su carácter "acordado", para apuntar que "no hay cambio material que compense una eventual ruptura del gran acuerdo sobre esas reglas".

Por eso, ahora que "el enfrentamiento partidista y la polarización" hacen "especialmente difícil" alcanzar acuerdos, Batet considera que estas jornadas sobre los 40 años del Reglamento son de "enorme utilidad" para un nuevo consenso o al menos para "completar" el Reglamento con reformas parciales "que mantengan su carácter de norma compartida y asumida por todos".

Batet cree que el Congreso puede y debe actualizar su Reglamento pero aboga por mantener sus principios fundamentales
Comentarios