Domingo. 18.02.2018 |
El tiempo
Domingo. 18.02.2018
El tiempo
El Diario de Cantabria
Pilar Cernuda
18:35
12/02/18

Más para los militantes

Más para los militantes

Pedro Sánchez quiere reformar el reglamento y los estatutos del PSOE para dar el máximo poder a los militantes.

Se comprende en su caso, si no fuera por el apoyo de los militantes nunca habría recuperado la secretaría general del PSOE después de llevar al partido al peor resultado de su historia y a un declive que todavía no ha conseguido remontar. Queda muy bien presumir de partido que escucha a las bases, pero la experiencia demuestra que aciertan más aquellos que dejan las grandes decisiones en manos de quienes cuentan con experiencia, que los que dan tanto poder a la militancia que al final ganan la apuesta los que venden mejor su proyecto frente a cómo los venden los más capaces.

Sorprende que Sánchez se empeñe en esa propuesta –que viene de atrás, siempre se ha sentido más respaldado por la militancia que por los que tienen sentido de Estado- cuando uno de los mejores líderes del socialismo europeo, Martin Shulz, al que Sánchez ha elogiado en varias ocasiones por su extraordinaria cabeza, ha sufrido el revés político más importante de su trayectoria al ser desautorizado por los militantes del SPD. No querían la gran coalición con Merkel y, cuando Shulz se empeñó en alcanzarla porque en caso contrario Alemania y la UE se encontrarían con un grave problema, las bases se le enconaron tanto que se vio obligado a renunciar al ministerio de Asuntos Exteriores. Donde podría haber hecho un gran trabajo, se trata de uno de los políticos alemanes con mejor trayectoria internacional.

Los partidos, como cualquier empresa o proyecto, funcionan bien cuando cuentan con un buen líder y con un buen equipo. Alguien que conozca a fondo el partido o la empresa, y que se haya rodeado de los mejores en cada sector para que el rendimiento sea óptimo. Líder y equipo que sepan qué terreno pisan y por tanto cuales son las decisiones adecuadas a cada momento y cada circunstancia. Líder y equipo que asuman toda la responsabilidad, garantizando que si toman una iniciativa, es porque se trata de la adecuada y han analizado previamente, de forma exhaustiva, los pros y los contras.

Es inconcebible que la máxima responsabilidad de un partido, más aún de un partido que ha gobernado y espera volver a hacerlo, se deje en manos de la militancia. Queda muy bien como discurso demagógico, pero en los últimos años se ha comprobado que quienes se han apuntado a esa idea no han provocado más que sucesivos fiascos: los populistas han ganado a los mejores candidatos, aunque los que dicen lo que la gente quiere oír no son gente de fiar. Luego llegan las decepciones cuando son preferidos frente a los que dicen verdades como puños.

Allá Pedro Sánchez con su afán de ser el más querido al dar tanto poder de decisión a los afiliados. Ya tendrá tiempo de advertir su error, tremendo error.

 

 

Comentarios