Lunes. 24.07.2017 |
El tiempo
Lunes. 24.07.2017
El tiempo
El Diario de Cantabria
Pilar Cernuda
18:44
06/07/17

Alejandro Luzón, una apuesta segura

Alejandro Luzón, una apuesta segura

El Fiscal General del Estado ha apostado por lo seguro al designar a Alejandro Luzón como nuevo Fiscal Jefe Anticorrupción. José Manuel Maza no podía arriesgarse a cometer una nueva equivocación tras haberse inclinado hace dos meses por Manuel Moix, que apenas duró cuatro semanas en el cargo, cuestionado porque su nombre aparecía en conversaciones grabadas por la UDEF a políticos del Partido Popular implicados en casos de corrupción. Eso no significaba que Moix hubiera dado trato de favor a esos implicados, nada le vinculaba a sus presuntos delitos; sin embargo  se encontró en una situación insostenible al filtrarse que compartía con sus hermanos un chalet heredado de su padre, que estaba a nombre de una sociedad con domicilio fiscal en Panamá. Eso hizo imposible su continuidad en el cargo a pesar de las explicaciones que ofreció sobre los intentos de regularizar la situación. Un episodio que además de provocar su dimisión como Fiscal General, arrastró al ministro de Justicia a una reprobación parlamentaria que ha supuesto un grave desgaste para Rafael Catalá y para el gobierno de Mariano Rajoy.

Maza por tanto no se podía equivocar esta vez, aunque existía práctica unanimidad respecto a la idoneidad de Alejandro Luzón para ese cargo, por su larga experiencia en la fiscalía anticorrupción, donde trabajaba desde su fundación, y por una profesionalidad reconocida por sus compañeros. Se vio en el Consejo Fiscal, donde ha recibido el voto de quienes forman parte de la asociación conservadora, mientras que recibió los de la asociación progresista en la anterior reunión de ese Consejo, cuando finalmente fue elegido Moix.

Para Maza la elección de Alejandro Luzón es una garantía de que el nuevo Fiscal Jefe Anticorrupción no va a ser cuestionado en una institución en la que las navajas vuelan, por cuestiones políticas pero también porque la Jefatura de la Fiscalía Anticorrupción es uno de los puestos más apetecidos en la profesión. Media docena de fiscales se consideran con méritos sobrados para acceder al cargo, y alguno de ellos no aceptaría de buen grado que fuera otro, u otra, el elegido o elegida. Situación que sufrió Manuel Moix, aunque finalmente no fueron sus compañeros rivales quienes le dieron la puntilla, sino la irregularidad no resuelta en la herencia familiar. A Luzón sin embargo no le van a llegar dardos envenenados, porque su curriculum, al contrario que el de Moix, se centra precisamente en su trabajo en esa fiscalía anticorrupción, donde sin embargo no trabajaba Moix, uno de los reproches que se le hicieron.

Llega Luzon con un curriculum en el que su papel acusador ha sido implacable como corresponde a un buen fiscal, por ejemplo en el caso Bankia. Pero su trabajo no va a ser fácil, permanentemente en el ojo del huracán: en los meses próximos a la Fiscalía Anticorrupción corresponderá tomar decisiones de gran calado político, por la relevancia de los protagonistas de los casos pendientes: Gürtel, Lezo y Púnica. Entre otros.

Comentarios