Martes. 26.09.2017 |
El tiempo
Martes. 26.09.2017
El tiempo
El Diario de Cantabria
Fernando Lusson
10:30
07/07/17

Acuerdos de Estado

Acuerdos de Estado

Al menos esta vez el encuentro entre el presidente del Gobierno y el líder de la oposición, Pedro Sánchez, no acabó como el rosario de la aurora. Las circunstancias eran bien distintas al del encuentro precedente en el que el reelegido secretario general del Partido Socialista Obrero Español solo tenía como objetivo comunicarle que se mantenía en el ‘no es no’ a su investidura. En el momento actual Rajoy tiene asegurada su continuidad con los PGE del año aprobados y las negociaciones para los del próximo encaminadas, al tiempo que desde Cataluña aceleran los trámites del desafío independentista que requieren una respuesta concertada del Gobierno con el Partido Socialista Obrero Español en cuanto a la defensa de la Constitución que recoge la unidad de España y la soberanía de todos los españoles. Y con la que Pedro Sánchez está comprometido.

Rajoy y Sánchez han hablado sobre políticas de Estado en torno a las cuales existe un acuerdo básico aunque en su desarrollo existan matices nada despreciables, porque no es lo mismo superar el déficit público como impone la Unión Europea y lograr la estabilidad presupuestaria mediante la subida de impuestos que con recortes sociales, o que en el contencioso catalán, además de mediante la presión judicial, se aborde una solución política que lo resuelva para varias generaciones.

Poco antes de su llegada a La Moncloa, Pedro Sánchez tuvo noticia de que el Gobierno y Ciudadanos habían alcanzado un acuerdo sobre la rebaja fiscal para los mileuristas, que no tendrían que hacer la declaración de la renta el próximo año y otra bajada para los perceptores de rentas menores de 17.000 euros. Es decir, Rajoy había contraprogramado la visita de Pedro Sánchez a través de un acuerdo importante con el partido de Albert Rivera, de esos que tiene repercusión en la vida de los ciudadanos y al que había vuelto a dar una baza importante que garantizaba su apoyo al techo de gato, mientras que los socialistas despreciaban de nuevo el guiño del ministro de Hacienda Cristóbal Montoro al seguir considerando insuficiente el aumento del déficit previsto para las comunidades autónomas. Así, la idea que quiere transmitir el Gobierno es la de un líder con el que se puede llegar a acuerdos y otro con el que las diferencias son insalvables-.

Claro que, en esta ocasión, Pedro Sánchez también había restado expectativas a este encuentro por cuanto a lo largo de las casi dos horas que se entrevistó hace tres días con el rey Felipe VI ya había comunicado cuáles son sus intereses e inquietudes en su nueva etapa al frente del Partido Socialista Obrero Español, con una decidida oposición a las políticas del Partido Popular, pero con la propuesta de un proyecto de renovación nacional que pasa por la reforma de la Constitución en sentido federal y el blindaje de los derechos sociales. Tras ambos encuentros Pedro Sánchez no da la impresión de ser un izquierdista tan radical como par no pactar con él las políticas de Estado relacionadas con el expediente catalán, la lucha antiterrorista, la preocupación por el cambio climático y el cumplimiento de los compromisos con la Unión Europea con respecto al déficit. Nada, sin embargo, que no se supiera con respecto al Partido Socialista Obrero Español como partido de gobierno y firme defensor de la políticas de acuerdo en la cuestiones de Estado y en las que todos los partidos razonables deben actuar buscando el mayor grado de consenso.

Comentarios