17.11.2018 |
El tiempo
Sábado. 17.11.2018
El tiempo
El Diario de Cantabria
Fernando Abad
20:51
29/01/18

Los árboles no nos dejan ver el bosque

Los árboles no nos dejan ver el bosque

En ocasiones sucede que los árboles no nos dejan ver el bosque: esta expresión se torna muy apropiada para la situación del parque Manuel Barquín, para todos los parques de Torrelavega, e incluso para el propio municipio en su conjunto. Si a eso le sumamos la desmemoria de algunos, tenemos de nuevo un problema montado.

Como ya todo el mundo sabe, acaban de ser talados varios árboles del parque Manuel Barquín, para colocar una cubierta de metacrilato sobre la zona del parque en la que había columpios: una cubierta que nos va a salir por más de 400.000 euros. ¿Y de quién ha sido esta ocurrencia?

Hay varios parques infantiles en Torrelavega, de los cuales el Manuel Barquín es el más céntrico y el que mejores dotaciones tiene (tenía, porque con la obra las han retirado, esperemos que temporalmente). Sí, el parque estaba muy bien, con varios columpios diferentes, con sus bancos alrededor de la zona de juegos, con su fuente y con sus árboles que proveían de sombra y oxígeno, todo ello dentro de lo que es el complejo del parque. Como vecino del Paseo del Niño, comparar lo que era el parque Manuel Barquín con el ‘parque’ de mi barrio (parque por llamarlo de alguna manera, más bien ‘cutrada’ con columpios) me hace pensar en desigualdad, en gentrificación.

Gastarse casi medio millón de euros en el cubrimiento (que no «cubrición», señores del PRC: según la RAE, «cubrición» es la acción y efecto de cubrir, fecundar a la hembra) del parque más céntrico y con mejores dotaciones de Torrelavega con el argumento de «es para que los niños y las niñas no se mojen cuando llueve» evidencia que al equipo de gobierno no le importa que se mojen los niños y niñas del extrarradio: de Barreda, de Viérnoles, del Paseo del Niño, de Ganzo... Sólo es problemático si se mojan los del centro. Esta argumentación clasista que se ha presentado para cubrir el parque Manuel Barquín no ha sido producto de la derecha retrógrada.

PESE a que ahora callen, la idea de cubrir el parque fue de la agrupación ACPT: fue uno de los puntos del acuerdo de investidura del PRC-PSOE hace ya más de dos años, como parte de su campaña «ocio sin consumo». Sin consumo, claro: parece que los más de 400.000 euros que va a pagar la ciudadanía torrelaveguense es una bagatela. 

Casi medio millón de euros en cubrir el parque más céntrico y mejor dotado de Torrelavega; más de un millón de euros en una pasarela que lleva a «ninguna parte» en mitad del patatal de la Sniace; trescientos mil euros en la reforma del centro cívico de Sierrapando (¡En una reforma! ¡Con ese dinero se pueden comprar varios chalets!) un aparcamiento subterráneo en el Zapatón de más de un millón de euros (por si no se quejasen lo suficiente los vecinos del Zapatón de ser el aparcamiento de la ciudad)... Parece que el equipo de gobierno PRC-PSOE, con sus presupuestos aprobados por el PP y ACPT, no piensan más que en mega-obras, mientras las infraestructuras más necesarias para la ciudadanía languidecen por falta de inversión (por ejemplo, la presa que abastece de agua a Torrelavega, que necesita dragarse; la carencia de aceras en el acceso a Viérnoles; o las necesidades materiales que tiene el cuerpo de bomberos, que necesita renovar buena parte de su equipo). El ejemplo de los parques es flagrante: los parques del extrarradio, medio abandonados, y al parque más céntrico y mejor dotado le sumamos una cubierta de casi medio millón de euros.

¿REALMENTE esas mega-obras son lo que quiere la ciudadanía? Pese al mantra repetido por el alcalde acerca de la mayoría en las votaciones de los plenos, consecuencia directa de la democracia representativa, existe un mecanismo para asegurarse de que los proyectos de esta envergadura sean debatidos y se alcance un consenso sobre su utilidad o pertinencia: se trata del reglamento Orgánico de Participación Ciudadana. El alcalde puede convocar, a iniciativa propia o a petición de los vecinos y las vecinas, audiencias públicas monográficas en las que el equipo de gobierno explica sus proyectos y recoge las propuestas de los vecinos. Si tuviesen voluntad política de escuchar a la ciudadanía, el equipo de gobierno convocaría estas audiencias. Pero por lo visto prefieren arreglar este tipo de proyectos en sus despachos, arreglando los votos que necesitan en el pleno para llevarlos adelante con grupos políticos que, en realidad, son afines.

Quienes han estado elaborando las políticas que ahora se llevan a cabo (PRC-PSOE-ACPT, con la connivencia ocasional del PP) han preferido que millones de euros acaben en manos de la banca antes que abrirse a proyectos presentados por los partidos de la oposición o la ciudadanía.

Ahora, ante la tala de los árboles del parque, los vecinos y vecinas se han organizado y han salido a la calle a protestar. Incluso se han presentado en la concentración políticos de partidos que votaron el proyecto a favor, o incluso del partido del que salió el proyecto. Ya sabíamos acerca de la jeta de cemento del partido de la Gürtel, pero nos sorprende la de otros.

Comentarios