19.12.2018 |
El tiempo
Miércoles. 19.12.2018
El tiempo
El Diario de Cantabria
Claudia Quevedo García
11:12
08/03/18

‘Las mujeres son...’, ‘Las mujeres quieren...’, ‘Las mujeres se sienten...’

Profesora de español de la Universidad de Harvard y asistente de investigación del Observatorio Cervantes en Harvard.

‘Las mujeres son...’, ‘Las mujeres quieren...’, ‘Las mujeres se sienten...’

Es el momento de explicar que hay muchos tipos de mujeres. Todos los discursos generalizadores que hablan de lo que es ser mujer, de lo que mueve a la mujer y de lo que quiere ser la mujer no reflejan la realidad; no pueden, porque ‘ser mujer’ no es una condición con características prescritas.

Hay muchísimas formas de ser mujer y de vivir la vida como tal. Hay mujeres que luchan por sus carreras. Hay mujeres que renuncian a sus familias. Hay mujeres que sacrifican su vida profesional. Hay mujeres que viven para sus familias. Hay mujeres que trabajan y tienen familias; hay mujeres que son heterosexuales, hay mujeres homosexuales, hay mujeres bisexuales, hay mujeres que no se ponen etiquetas. Hay mujeres que se sienten hombres, hay mujeres que se creen mejor que los hombres, hay mujeres que se creen peores a los hombres, hay mujeres feministas, hay mujeres machistas; hay mujeres, como todos, víctimas de su cultura, hay mujeres víctimas de sus circunstancias, de sus familias, de ellas mismas; hay mujeres blancas, negras, amarillas y azules; hay mujeres que aman la vida, y hay mujeres que se suicidan; hay mujeres que son madres, hay mujeres que no lo son; hay mujeres que quieren ser madres y hay mujeres que no. Hay mujeres femeninas y mujeres masculinas; mujeres sensibles y mujeres duras. Hay mujeres que son fuertes en ocasiones y débiles a veces. Hay mujeres. 

Como mujer, yo quiero ser libre. Quiero que dejen de juzgar (y que dejemos de juzgar), en base a los valores de tal o cuál sociedad, lo que es ser mujer y cómo serlo. Cuando todos miremos sin juicio tanto a la mujer que se queda en casa, convencida de que hace lo correcto, como a la mujer que sale a trabajar, igual de convencida, ese día seremos libres, y dejaremos de sufrir la responsabilidad de ser mujer en esta sociedad de la muy bien pretendida igualdad. Y podremos hacer lo que muchos hombres ya hacen: lo que nos dé la gana. 

Sin culpabilidad, sin tener que justificarnos ante nadie.

Comentarios