11.12.2018 |
El tiempo
Martes. 11.12.2018
El tiempo
El Diario de Cantabria

BLAS DE LEZO

El marino español Blas de Lezo podría figurar en los billetes británicos

El rostro del bravo marino español Blas de Lezo podría llegar a figurar en los  billetes de 50 libras británicos, si prospera la propuesta que está ganando fuerza en la encuesta pública que lleva a cabo el Banco de Inglaterra para elegir la figura que debe aparecer en el billetes de mayor valor.

Blas de Lezo y Olavarrieta fue un almirante español conocido por la singular estampa que le dieron sus numerosas heridas de guerra.
Blas de Lezo y Olavarrieta fue un almirante español conocido por la singular estampa que le dieron sus numerosas heridas de guerra.
El marino español Blas de Lezo podría figurar en los billetes británicos

La propuesta está liderada por los usuarios del foro   Forocoches,  que aunque hiera al orgullo de los británicos, pretende conseguir que el marino español, que humilló a la flota británica en Cartagena de Indias, protagonice los nuevos billetes de 50 libras esterlinas, sustituyendo la cara que hoy ocupan Matthew Boulton y James Watts, no  la de la Reina Isabel II. La idea es que el elegido sea un científico, pero la encuesta permite proponer a cualquier persona, viva o fallecida, y ofrecer los argumentos de la decisión.

Pero con lo que no contaba el Banco de Inglaterra es la capacidad de organización de Forocoches, donde ya hay un hilo con casi 70 páginas en el que los usuarios están coordinándose para votar por Blas de Lezo, el marino de Pasajes (Guipúzcoa) cuya figura se está encumbrando en los últimos años.

Lezo, a quien su fragor marino a los 25 años ya le había arrebatado un brazo, una pierna y un ojo, consiguió, a base de ingenio, defender la ciudad de Cartagena de Indias (Colombia) en 1741 frente a una flota británica de casi 80 barcos. La superioridad británica era tal que los ingleses llegaron acuñar monedas con lo que creían que sería una victoria segura y con un Blas de Lezo humillado. Por lo que la opción de poner al marino en el billete de mayor valor de Inglaterra tiene algo de justicia poética.

Blas de Lezo (Pasajes de San Pedro, 1.689 – Cartagena de Indias, 1.741), el bravo marino español que defendió  a  Cartagena de Indias durante el ataque de la armada inglesa, es el militar más recordado en la ciudad colombiana, mientras en España su gesta permaneció olvidada durante muchos años. La memoria de este español ha sido perpetuada en Cartagena dando su nombre a un barrio, a una avenida, a una plaza y erigiéndole en 1.955 una estatura al pie del  emblemático Castillo de San Felipe de Barajas.

Precisamente, la memoria  de Blas de Lezo fue recordada, hace un año, ha por una delegación española de empresarios  y profesionales del sector turístico, que estuvieron acompañados por miembros de la Federación Española de Periodistas y Escritores de Turismo. El acto consistió en la colocación de una corona y se incluyó en la programación del IV Congreso Internacional de Calidad Turística, celebrado en tierras colombinas.

El hostelero catalán Miguel Gargayo, uno de los promotores del homenaje, señaló que “se lo merecía” porque Blas de Lezo “ha sido un héroe español que ha estado olvidado durante 300 años y que ahora se empieza a recuperar su memoria histórica”.

Hizo extensivo du reconocimiento no solo a Blas de Lezo, sino “a todos los soldados españoles de Cartagena, compañías ciudadanas y de negros libres, que supieron contener en una proporción de 10 a 1 al invasor inglés a base de arrojo y sacrificio más allá de su deber”.

“La llegada de casi 30.000 soldados ingleses a Cartagena de Indias entraba dentro del  gran plan que pretendía  establecer su base en la ciudad para cortar la comunicación con Perú y Bolivia, que abastecían de plata al imperio español”, explicó Miguel Gargayo.

El hombre que salvó el imperio español al repeler el ataque que en 1.741 digirió Edward Vernon contra la ciudad, sirve hoy para recorrer Cartagena de Indias y conocer la estrategia militar por él  planteada, que permitió el triunfo de las tropas cartageneras sobre las británicas y, por consiguiente, lograr la permanencia y dominio de la corona española en este territorio durante casi un siglo más. El ataque a la ciudad duró aproximadamente dos meses.

Blas de Lezo nació el 3 de febrero de 1.689, en Pasajes de San Pedro, en el País Vasco,  en el matrimonio de Pedro Francisco de Lezo y Agustina de Olavarrieta. Desde niño dejó entrever su vocación marinera por las características de su localidad natal y por la vinculación familiar, ya que desde su bisabuelo eran navegantes.

Participó en numerosas acciones navales durante el reinado de Felipe V, que le llevaron a perder algunos de sus miembros, como una pierna, un brazo y un ojo. Lezo organizó la protección de los dominios españoles en Chile y Perú contra los piratas. Dirigió en 1.732 la toma de Orán y como Capital General de Cartagena de Indias defendió la ciudad del ataque inglés.

Murió en Cartagena el 7 de septiembre de 1.741, a los 52 años de edad, después de sufrir varias enfermedades y antes de ser relevado de todos sus cargos por medio de la Real Cédula del 21 de octubre de 1.741. Se desconoce dónde se encuentran sus restos. En su recuerdo un barco de la marina española lleva su nombre.

Fruto de su posición estratégica al ser una de las mejores bahías de las Indias, fue blanco de piratas y corsarios por lo que se vio obligada a levantar fortificaciones. Fuertes que la protegían del desembarco y ataque de naves enemigas.

De sus fortificaciones destaca el Castillo San Felipe de Barajas, considerado el “templo del turismo” por la cantidad de visitas que recibe, en cuya construcción se emplearon 19 años, trabajando en la primera etapa reos culpables.

La toma de este castillo fue uno de los principales objetivos durante el ataque británico, por ser punto estratégico para la defensa de la urbe. Una vez que los ingleses decidieron atacar se encontraron con una hábil estrategia dirigida por Lezo, quién decidió excavar un foso profundo alrededor del cerro San Lázaro donde se levanta el castillo, con lo que las escaleras no consiguieron superar las murallas y optaron los ingleses por retirase ante el fuego defensor y el contrataque fuera de las murallas con bayonetas.

El castillo de San Felipe está considerado como la obra cumbre de España en América. Este enclave, como explican los guías durante la visita,  jamás atacó, se limitó a defender. Cartagena todos los años conmemora  su independencia con una marcha multitudinaria al Malecón.

Comentarios