Martes. 21.11.2017 |
El tiempo
Martes. 21.11.2017
El tiempo
El Diario de Cantabria

WEB

Internet pone de moda matarse

Denuncian ante la fiscalía de cataluña 15 sitios en la red que incitan al suicidio Bajo títulos como ‘Manual del suicida’.

Internet pone de moda matarse

El Consejo del Audiovisual de Cataluña (CAC) ha denunciado ante la Fiscalía del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) 15 sitios de internet con contenidos que incitan a la muerte por suicidio. En concreto, los contenidos denunciados son 6 vídeos de Youtube, 4 blogs, 2 webs, 2 foros y 1 cuenta de Twitter, ha informado ayer en Barcelona el presidente del CAC, Roger Loppacher, y la presidenta de la asociación ‘Después del suicidio-Asociación del Supervivientes’, Cecilia Borràs, durante la presentación del informe sobre la presencia en internet de contenidos de riesgo en relación con la muerte por suicidio elaborado por ambas entidades. El análisis revela que a partir de discursos complacientes hacia la muerte por suicidio, los 15 contenidos denunciados animan a otras personas a suicidarse y recomiendan diversos medios para ello.

Según la OMS, cada 40 segundos una persona se quita la vida en el mundo y en Cataluña, en 2015 murieron 495 personas por suicidio. Para combatir los efectos negativos que estos contenidos pueden tener sobre grupos vulnerables como los adolescentes y las personas con enfermedades crónicas o mentales, el estudio recomienda fomentar la comunicación en el seno familiar, que los padres ejerzan control ante la navegación por internet de sus hijos y fomentar el espíritu crítico ante los contenidos que circulan por la red. Bajo títulos como ‘Manual del suicida, 13 formas de suicidarse’ o ‘Respuestas: ¿Algunas pastillas para morir sin dolor?’, los contenidos proponen la creación de grupos suicidas privados en las redes sociales y en los programas de mensajería instantánea. El informe detalla que en uno de los casos se contabilizaron 111 respuestas a la propuesta de crear un grupo de personas suicidas y alerta de que «la mayoría de ellas proporcionaron un número de teléfono para incorporarse a un grupo de WhatsApp privado», por lo que Cecilia Borràs ha incidido en la «necesidad de que los jóvenes sepan que no deben su número de teléfono privado bajo ningún concepto». En el mismo sentido, Loppacher ha recordado el caso de la «Ballena Azul», que ha comportado el ingreso hospitalario en Barcelona de una persona menor de edad. Los sitios de internet que incitan al suicido «son un fenómeno emergente», han coincidido ambos portavoces, que recomiendan «alertar a la policía y a la Fiscalía cuando se tenga constancia de contenidos de este tipo».

El análisis revela que una búsqueda de la palabra «suicidio» en Youtube devuelve 89.000 respuestas y que el análisis de la mitad de ellas demuestra que el 58% corresponden a contenidos de riesgo, mientras que si se analizan la mitad de los 19 millones de resultados de Google, el 10% son de riesgo.

De este modo, a parte de los 15 contenidos denunciados, el informe del CAC detecta 15 contenidos más, que son accesibles sin ningún tipo de registro previo ni de verificación de edad, que presentan un mensaje complaciente hacia la muerte por suicidio o que «son susceptibles de favorecer un efecto de imitación del acto suicida». Según el estudio, los 30 contenidos difunden de manera reiterada fantasías suicidas que se asocian con valores positivos o románticos como la paz, el descanso, la valentía o la felicidad y, a menudo, muestran imágenes explícitas y reales de personas muertas por suicidio, algunas menores de edad. En muchos de los contenidos se detallan los sistemas de suicidio considerados como «rápidos e indoloros», se facilitan referencias de medicamentos concretos y se dan pautas y consejos para llevar a cabo el suicidio de forma eficaz, alerta el informe.

Loppacher ha explicado que la autoridad de regulación de la comunicación audiovisual de Cataluña presentó la denuncia ante la Fiscalía el pasado 5 de mayo y que, «debido a la dificultad probatoria de un posible delito», ha reconocido que «lo importante es alertar a la opinión pública sobre la existencia de estos contenidos y conseguir que los proveedores de contenidos -algunos españoles y otros extranjeros- los retiren de forma inmediata».

Comentarios