16.11.2018 |
El tiempo
Viernes. 16.11.2018
El tiempo
El Diario de Cantabria

HEPATITIS C

Cantabria se marca el objetivo de eliminar la hepatitis C en tres años

La Consejería de Sanidad del Gobierno de Cantabria se ha marcado como objetivo eliminar la hepatitis C en tres años, a través de un nuevo programa que arrancará en 2019 para diagnosticar y tratar a aquellos pacientes que son portadores sin saberlo.

Cantabria se marca el objetivo de eliminar la hepatitis C en tres años

En Cantabria ya han sido tratados todos los pacientes diagnosticados de hepatitis C y, ahora se quiere "subir un nuevo escalón" en el abordaje de esta patología, ha explicado hoy la consejera de Sanidad, María Luisa Real, quien ha anunciado este programa durante la presentación de una campaña de concienciación promovida por la Alianza para la Eliminación de las Hepatitis Víricas (AEHEV).

La comunidad fue pionera en España en proporcionar a los pacientes los nuevos tratamientos contra la hepatitis C. Los han recibido 1.275 personas, con un coste de 25 millones de euros, y Sanidad calcula que con el nuevo programa podrían ser diagnosticados y tratados unos mil pacientes.

La Consejería está terminando de perfilar este programa, que se desarrollará en Atención Primaria, donde se harán las pruebas e incluso se está valorando la posibilidad de que sean los médicos de familia quienes hagan la prescripción del tratamiento.

Según Real, esta campaña tendría un coste de un millón de euros al año, incluyendo el tratamiento y la analítica, que se realiza con una prueba muy sencilla.

Cadas mes empiezan de media el tratamiento en Cantabria 18 personas, ha apuntado la consejera, quien ha recordado que también están tratados todos los pacientes diagnosticados en el centro penitenciario de El Dueso.

Animar a los ciudadanos a hacerse el test de diagnóstico de la hepatitis C si creen que han estado expuestos a alguna situación de riesgo es el objetivo de la campaña de concienciación de la AEHV que se desarrollará del 5 de noviembre al 10 de diciembre en Cantabria, Canarias y la Comunidad Valenciana, por su especial compromiso a favor de la eliminación de esta enfermedad.

Bajo el lema de "¿Eres Cris?" la campaña está protagonizada por una persona que podría ser cualquiera, incluso con un nombre unisex, que hace una vida normal y empieza a reflexionar sobre su pasado, en distintas situaciones de su vida que podrían haber supuesto un riesgo de contraer la hepatitis C.

Real ha destacado el apoyo de la Consejería de Sanidad a esta campaña de concienciación, que confluye con el "ambicioso" objetivo de eliminar esta enfermedad en Cantabria.

En la presentación ha estado acompañada por la presidenta de la Asociación de Enfermos Trasplantados Hepáticos de Cantabria (AETHCAN), Ada Rumayor, y el jefe del Servicio de Digestivo del Hospital de Valdecilla, Javier Crespo, quien ha precisado que lo que persigue el nuevo programa que iniciará a Cantabria es que la hepatitis C deje de ser un problema de salud pública, aunque pueda surgir algún caso más.

Según Crespo, que también es presidente de la Sociedad Española de Patología Digestiva, eso es lo que significa en su especialidad eliminar la hepetitis C, aunque un epidemiólogo sería crítico con el uso del término.

A su juicio, ese objetivo se puede alcanzar porque todas las organizaciones científicas y de pacientes y la administración están de acuerdo, existe un tratamiento "de éxito" que cura en "prácticamente el cien por cien de los casos" y además se cuenta con un sistema de salud universal que hace factible aprovechar este tipo de campañas.

Para Crespo, la sociedad sí tiene información sobre esta enfermedad, teniendo en cuenta el grave problema que se generó cuando se aprobó en 2014 el nuevo fármaco y no llegaba los pacientes por su elevado precio, lo que dio lugar a "una campaña muy fuerte".

No obstante cree que "como siempre" la información no llega a todas las capas sociales y que hay que incidir en que toda la población debería hacerse los análisis al menos una vez en la vida.

Según Ada Rumayor el tratamiento que reciben ahora los pacientes llegó como "un milagro" para las personas con hepatitis C, que vieron como en tres semanas aparecía en las pruebas la palabra negativo y "no se lo acababan de creer".

La presidenta de la asociación cántabra se ha mostrado orgullosa de estar en la primera comunidad que proporcionó este tratamiento a todos los pacientes y ha animado al resto de las regiones a poner en marcha iniciativas como lo que va a emprender ahora "porque si un tratamiento es caro, más caro es un trasplante", ha apostillado.

Comentarios