Sábado. 18.11.2017 |
El tiempo
Sábado. 18.11.2017
El tiempo
El Diario de Cantabria

SUCESOS

Detenido "peligroso" clan familiar que atracaron un banco de Puente Viesgo

Momento de la entrada de los atracadores al banco. / Guardia Civil
Momento de la entrada de los atracadores al banco. / Guardia Civil
Detenido "peligroso" clan familiar que atracaron un banco de Puente Viesgo

La Guardia Civil ha desarticulado un "peligroso" clan familiar de atracadores de entidades bancarias y ha detenido a cinco de sus miembros, lo que ha llevado a esclarecer tres atracos cometidos en La Rioja, Castilla y León y, el último de ellos, en un banco de Puente Viesgo.

La operación, denominada Burica, ha llevado a la detención en Zaragoza a dos personas, de 60 y 43 años, como presuntas autoras de tres delitos de robo con violencia e intimidación en sucursales bancarias; y a otras tres, de 31, 39 y 59 años, por su presunta colaboración.

Esta red mantenía fuertes medidas de seguridad, antes, durante y después de los atracos; "desaparecía" un tiempo tras la comisión de los mismos y cometía los robos con armas de fuego y armas blancas, "no dudando en emplear la violencia si fuera el caso".

En un comunicado, la Guardia Civil ha incidido en que esta organización estaba considerada como una "peligrosa" banda de atracadores, ya que contaba con un amplio historial delictivo y varias muertes.

En la operación se han realizado tres registros domiciliarios, donde se han intervenido un arma corta, munición, varias armas blancas utilizadas en los asaltos, un vehículo empleado en los desplazamientos para cometer los atracos, prendas de vestir y complementos como pelucas, gorros, gafas y bufandas usadas para disimular y dificultar su identificación.

También se ha recuperado parte del botín sustraído en el último atraco, en Puente Viesgo, tras la investigación, que ha llevado a considerar a esta banda supuestos autores de varios atracos en entidades bancarias de Belorado (Burgos), donde los autores se apropiaron de una cantidad cercana a los 3.000 euros; y Navarrete (La Rioja).

Los agentes centraron sus sospechas sobre dos hermanos residentes en Zaragoza y componentes de una organización muy activa desde la década de los años 80 del siglo XX, por lo que fueron sometidos a intensos seguimientos y vigilancias discretas.

Se constató que, tras el robo en Navarrete, los supuestos autores consiguieron ocultarse en un piso con fuertes medidas de seguridad para no ser descubiertos; y, después del de Puente Viesgo, al pensar que no habían sido detectados y haber disminuido las medidas de seguridad, los agentes les detuvieron.

La organización, que disponía de gran movilidad geográfica, tenía una alta actividad delictiva, ya que había adquirido una gran experiencia con los años de "profesión", al ser su única fuente de ingresos, principal sustento y modo de vida diario y solo cesaban de su actividad cuando eran privados de libertad, según la Benemérita.

Comentarios