24.06.2018 |
El tiempo
Domingo. 24.06.2018
El tiempo
El Diario de Cantabria

TRAINERAS

Urdaibai retiene la corona

La trainera de Bermeo fue la más rápida en Portugalete y no dio opción a Hondarribia, que quedó lastrado desde el sorteo de calles y finalmente tuvo que conformarse con el subcampeonato. Sólo orio pudo pelear la bandera con el líder. 

Los remeros de Urdaibai celebran el título de Liga levantando la Corona Caixabank. / EUSKO LABEL LIGA
Los remeros de Urdaibai celebran el título de Liga levantando la Corona Caixabank. / EUSKO LABEL LIGA
Urdaibai retiene la corona

El campo de regatas de Portugalete es todo un clásico. Resulta espectacular para los aficionados no sólo porque pueden disfrutar de las traineras de una manera muy cercana, sino por las alternativas que habitualmente se dan en la pelea por cada una de las tandas y los movimientos estratégicos que se producen para buscar la mejor trazada. Sin embargo, los clubes y la propia liga deberían plantearse si es el mejor lugar para jugarse la corona que se lleva el campeón. Ayer, por ejemplo, privó al espectador de un mano a mano que amenazaba con resultar histórico.

Hondarribia y Urdaibai llegaron separados por dos puntos. Los de verde necesitaban ganar y que los de azul no fueran segundos. Había mucho en juego. Nunca se había llegado al final en una situación tan apretada, pero las expectativas levantadas  por el resultado del día anterior murieron en el momento del sorteo. A los guipuzcoanos les tocó la calle uno y a los vizcaínos la tres. Con el estado de marea que presentó la ría ayer, no había nada que hacer y todos los sabían.

A los entrenados por Mikel Orbañanos sólo les quedó jugársela. De esta manera, nada más salir giraron a estribor en vez de pegarse al máximo al muelle de Portugalete  para evitar la corriente en contra de una marea al alza. La maniobra en cuestión resultó un suicidio y llegaron a la primera ciaboga perdiendo ya trece segundos. Daba igual. Desde un principio sabían que no tenían mucho que hacer y no tenían nada que perder. Por eso innovaron dando lugar a una imagen muy poco habitual, que fue ver a las cuatro embarcaciones avanzar en el primer largo por sólo dos calles, en este caso la tres y la cuatro.

Que por la calle uno no había nada que hacer lo acreditó Tirán en la primera tanda, cuando se quedó fuera de juego desde las primeras paladas. Sin embargo, Hondarribia tenía que intentarlo y por eso se sacó de la manga esa maniobra que no fue demasiado lejos. Lo mejor de la historia es que no hubo quejas, ni lloros, ni excusas. Bonita fue la imagen una vez terminada la regata de los remeros de los dos aspirantes al títulos aplaudiéndose mutuamente en señal de reconocimiento.

Relatada así la historia, una vez que la ‘Bou Bizkaia’ cambió de dirección por vez primera, ya sabía que nadie le iba a arrebatar el título liguero. Sólo quedaba ganar la bandera teniendo cuidado de salvar una eliminación, algo que puede suceder en Portugalete, donde las calles se cambian con más alegría que en otro lado. Y esa posibilidad cabía cuando Urdaibai se vio sumido en una apetada pugna con Orio por ganar la bandera. Sobre todo, en los largos de vuelta, ya que la ‘San Nikolas’, a quien le tocó la calle cuatro, se dirigía hacia estribor buscando el centro del campo de regatas y se encontraba ahí con la ‘Bou Bizkaia’, que iba por la tres y que impidió que los oriotarras se movieran con demasiado desparpajo por mucho que lo buscaran. 

Era algo que ya había sucedido entre San Juan y Ondarroa en el acto anterior. A los de rosa les costó una penalización de tres segundos pero los oriotarras fueron un poco más obedientes. Sobre todo, tras ver que dejaron pasar su momento en el tercer largo, el más favorable para quien iba pegado a tierra, de abrir distancias. Giraron prácticamente a la par y en seguida se asentó en cabeza Urdaibai. Incluso sacó cuatro segundos que puso fin a la polémica porque obligó a los de amarillo a ir tras su estela. Esta situación permitió a los entrenados por Joseba Fernández disfrutar al máximo de los últimos metros. Cuando pasaron por debajo del Puente Colgante, ya eran conscientes de que iban a poner un buen broche a su gran temporada consiguiendo la bandera, el título liguero y la Corona Caixabank.

Muy por detrás, a 27 segundos, llegó Hondarribia, que incluso vio llegar antes a Kaiku. No hubo mano a mano pero muchos se fueron a casa preguntándose cómo habría resultado la historia si a la ‘Ama Guadalupekoa’ le hubiera tocado la calle que le tocó a Orio. Ese mano a mano entre quienes se estaban jugando el título liguero habría resultado espectacular. O no. Eso ya no lo sabremos nunca.

Comentarios