24.05.2018 |
El tiempo
Jueves. 24.05.2018
El tiempo
El Diario de Cantabria

VOLEIBOL

El ‘tie-break’ decidió en Cabezón

El importantísimo duelo directo por la permanencia en la Superliga Masculina no defraudó. El Textil Santanderina apoyado por su afición consiguió un valiosísimo triunfo en el desempate gracias a los 25 puntos de Ángel Rodríguez.

La afición de Cabezón de la Sal lleva en volandas al Voley Textil Santanderina a un triunfo vital. / Pedro Bolado
La afición de Cabezón de la Sal lleva en volandas al Voley Textil Santanderina a un triunfo vital. / Pedro Bolado
El ‘tie-break’ decidió en Cabezón

La emoción de la decimosexta jornada alcanzó enormes cotas. La lucha por las primeras plazas vivió los triunfos de los tres primeros clasificados, con más claridad para Urbia Voley Palma y CV Teruel, y con más apuros para Unicaja Almería en su visita a Vecindario ACE GC. La batalla por la permanencia tenía un espectacular choque en Cabezón de la Sal y el equilibrio fue la tónica, roto sólo en el ‘tie-break’ a favor de Textil Santanderina. La jornada se completó con el triunfo de Río Duero Soria en Ibiza para comprimir la lucha por los playoffs y la victoria de FC Barcelona en el derby catalán ante el colista Tarragona 2018 SPiSP 

El Voley Textil Santanderina venció 3-2 al CV Mediterráneo en un partido emocionante e intenso que se resolvió en el ‘tie-break’ y en el que se llenó el Pabellón Matilde de la Torre de Cabezón de la Sal hasta la bandera para acompañar al equipo a un importante triunfo para aferrarse a la Superliga.

El público acompañó como nunca en la máxima categoría al Voley Textil Santanderina, conscientes de la importancia del encuentro y su apoyo fue una constante desde el primer al último instante del choque. En el primer set, esos ánimos no cesaron pese a que muy pronto el CV Mediterráneo, aún más necesitado de puntos que el Voley Textil Santanderina, consiguió aprovechar los errores locales para distanciarse en el marcador. La recepción textil tardaba en meterse en el partido y el saque de José Antonio Salinas se convertía hacía saltar las alarmas, poniendo un parcial de 5-9 que se incrementó hasta el 7-12 con que se llegó al ecuador.

Hubo una tímida reacción local por medio de Siba, pero los fallos del Voley Textil Santanderina no dejaban de aparecer y el Mediterráneo golpeaba por primera vez apuntándose un parcial de 14-25 que obligaba al equipo cántabro a mejorar en todas las facetas si quería inquietar a un rival muy metido en el partido. Y esa reacción no tardó en llegar, con mejores acciones en la recepción de los dos jugadores cabezonenses, el líbero Chimo y el receptor Crespo, que permitieron a Sergio Ramírez una mejor distribución para encontrar a Siba y a Ángel Rodríguez en el remate.

Pese a esas mejores sensaciones, el primero que se distanciaba era el Mediterráneo, poniendo un 7-9 que obligó al Voley Textil Santanderina a enchufarse y fue con el servicio de Siba con el que llegaron las primeras dudas castellonenses, logrando el equipo textil un parcial de cinco puntos que puso el 12-9 en el marcador. A ese buen hacer en las distintas facetas se sumó un bloqueo cada vez más sólido por parte local, que permitía situar un 15-12 y un 18-14 que obligaba a los castellonenses a agotar sus dos timepos muertos. Ángel Rodríguez comenzaba a puntuar con acierto y desde ahí llegó la mejor versión del Voley Textil Santanderina para cerrar por la vía rápida del 25-18 el set y restablecer la igualdad en el marcador.

En el tercer parcial el equilibrio duró poco, porque el turno de saque de Ángel Rodríguez volvió a crear demasiadas dificultades a la recepción del Mediterráneo, poniendo un 10-5 tras cinco puntos consecutivos de los de Cabezón de la Sal. Sólido y solvente en todas las facetas del juego, la confianza del Voley Textil Santanderina crecía al mismo ritmo que la ventaja en el luminoso, poniendo un 15-8 que llevó a ambos equipos a banquillos tras un nuevo tiempo solicitado por los castellonenses. Manu Crespo mostraba su integración y reclamaba su protagonismo también en ataque, mientras que Fran Calzón y Valter comenzaban a entonarse en el bloqueo, sumando puntos que llevaron a otro 25-18 para que el tercer set también fuera local, aunque aún había partido porque Mediterráneo no había dicho su última palabra.

Pese a que empezó bien el Voley Textil Santanderina situando el 8-5 en el marcador, Andy Rojas se erigía en protagonista cuando más le necesitaba su equipo, con defensas y ataques que mostraban todo el potencial que atesora un jugador experimentado y curtido en mil batallas. El venezolano contagió a Villasmil y al resto de compañeros, propiciando grandes momentos de juego del Mediterráneo y un cierto atasco en las ideas del Voley Textil Santanderina, que no podía neutralizar la renta y veía cómo el partido se dirigía irremediablemente al quinto set, ya que el cuarto fue visitante por 19-25.

Llegaba el momento decisivo y describir la apoteosis que se vivió en el quinto set resulta harto complicado, aunque habiendo una afición como la local y un ‘speaker’ como Pinky capaz de movilizar a una grada, convierten cualquier cosa en posible en Cabezón de la Sal. Ángel Rodríguez y Andy Rojas puntuaban de inicio y los empates se sucedían entre la tensa espera de ambos bandos, pero tras el empate a cuatro la grada empezó a jugar, aunque siendo justos no dejó de hacerlo en ningún momento del partido. Así se llegó al 7-4 que motivó un tiempo muerto con Valter realizando un saque que se atragantó al Mediterráneo, pero la segunda mitad del set deparó la magia de un pabellón lleno capaz de conectar e insuflar energía a sus hombres.

Manu y Chimo se erigían en líderes desde la recepción y defensa y seguían yendo a más para ponerle las cosas más fáciles a Ramírez. Éste distribuía con acierto y también conseguía liderar desde el saque, deparando un parcial de cinco puntos que situaba el 11-5 para acariciar el triunfo. Y para cerrar el partido, nada mejor que construir una muralla y sobre la red emergió la figura de Fran Calzón, que consiguió dos puntos consecutivos al bloqueo que significaban otros dos puntos más en la clasificación para acercar al Voley Textil Santanderina a la permanencia.

La afición vibró, como no era para menos y tras el 15-7 llegó el delirio porque el lema «Tú también juegas» fue más creíble que nunca y el público se sintió partícipe de algo tan bonito como es identificarse con ese grupo humano que luce sus colores y les lleva al éxtasis... y a acariciar un año más de emociones fuertes en Superliga.

Comentarios