Domingo. 22.04.2018 |
El tiempo
Domingo. 22.04.2018
El tiempo
El Diario de Cantabria

BOXEO

Que suene la campana

Sergio García defiende esta noche en Torrelavega su cinturón Silver WBC ante Felice Moncelli, que quiere mirar tan alto como el cántabro. Ganar le pondría a las puertas del europeo.

Cara a cara entre Moncelli y Sergio García. / J. Ayllón
Cara a cara entre Moncelli y Sergio García. / J. Ayllón
Que suene la campana

Hacía mucho tiempo que Torrelavega no acogía un combate así. Quien se atreva a echar la vista atrás para encontrar un precedente similar, tendrá que irse hasta 1977, cuando Uco Lastra disputó y ganó el Campeonato del Mundo en el Mercado de Ganados contra el panameño Rafael Ortega. Aquel fue el mismo escenario que vio a Sergio García ganar su primer cinturón importante. Fue en diciembre de hace ya casi tres años ante más de dos mil personas que enloquecieron ante aquel contundente KO en forma de huracán. El púgil torrelaveguense era entonces todo futuro; un boxeador joven cuyo nombre algunos ya comenzaban a apuntar. Hoy es ya toda una realidad. Ya no es ningún crío porque, aunque a un ritmo más lento de lo normal, se terminó haciendo mayor el pasado mes de junio, cuando volvió a pasar por encima de otro rival. Esta vez hubo que llegar a las cartulinas pero nadie tenía dudas del nombre del ganador porque ‘El Niño’ había sido muy superior a Isaac Real, a quien apodan ‘Chaca’. Aquel día no sólo se hizo el cántabro con un cinturón Silver del Consejo Mundial de Boxeo (WBC) que está un peldaño por debajo del Mundial, sino que se le abrieron de par en par los grandes combates. El de hoy es uno de ellos.

Hace un año, Sergio García estaba más fuera que dentro del boxeo. Los rivales de entidad que se querían medir con él se le caían y eso al final le terminó hartando. Quería crecer y avanzar pero había un lastre que no le permitía hacerlo, por lo que se veía a sí mismo acumulando peleas que apenas le alimentaban. Uno de esos rivales que se le vino abajo fue Felice Moncelli, ante quien iba a haber disputado el título Internacional en aquella gran velada organizada en el Vicente Trueba en marzo en la que participaron Roberto Santos y Jon Fernández, entre otros. Hoy sí vendrá el italiano a Torrelavega. Lo hará al mismo pabellón que le esperó el pasado año y llevando en su cintura el cinturón que se puso en juego aquella noche, que acabaría dejando vacante Sergio García.

El cántabro lo abandonó para ir a por el Silver, que es superior y que sólo tiene por arriba el Mundial. Para hacerse con él, tuvo que ganar a uno de los mejores boxeadores españoles de los últimos años, a todo un excampeón de Europa como ‘Chaca’. Ganarle y, además, hacerlo de la manera como lo hizo el torrelaveguense, fue mucho más importante que hacerse con el cinturón. Fue lo que de verdad le ha puesto en el disparadero de salida para, en pocos meses, pelear por el título continental, que es su primer gran objetivo. Sin embargo, para mantenerlo en el horizonte, no se puede permitir ni un traspié. Y los rivales son cada vez más complicados.

 

Mirando a Europa. La velada de hoy no pondrá algo tan importante en juego como aquello por lo que peleó Uco Lastra en el 77, pero es una pelea que hace camino. Desde entonces, nadie en Torrelavega ha saltado a un ring a luchar por algo que se le acerque mientras que en Cantabria quizá hay que retrotraerse a hace unos pocos años, cuando Dani Rasilla peleó por el título de la Unión Europea contra Ferino V en Camargo. Muchos dieron por ganador al cántabro aquel día, pero los jueces dijeron que no. 

Eso ya es pasado. ‘El Niño’ no piensa en el título de la Unión Europea, sino que quiere ir a por el Campeonato de Europa directamente. Es el mismo por el que el propio Rasilla peleó contra el gran Paul McCloskey. Para seguir mirándole hay que ganar hoy. Estarán sobre el ring los ganadores de los campeonatos Internacional y Silver; dos jóvenes valores del boxeo de sus respectivos países y dos púgiles que, en definitiva, quieren mirar arriba. Y no se pueden permitir un tropiezo. Se anuncia una buena pelea convertida en oportunidad para los buenos aficionados al deporte de las 16 cuerdas. No en todos los sitios tienen la oportunidad de contar con un boxeador de semejante nivel y proyección a la de ‘El Niño’ y por eso hay que aprovechar el momento. Y hay que estar  en el pabellón para dejar claro que hay interés en Cantabria por este tipo de veladas. Sobre todo, para que pueda haber más.

‘El Niño’ se presenta como imbatido después de 24 experiencias profesionales. No tiene tantas Moncelli, que ha llegado a Torrelavega con 17 victorias, cinco de ellas antes de tiempo, cuatro derrotas y un empate. Será la primera vez que el italiano, entrenado por Simone D’Alessandri y representado por la promotora BBT Boxing Team de Davide Buccioni, salga del país. Y quienes le esperan sobre la  lona confían en que eso le pase factura. Como primer paso para evitarlo, aclimatarse y que el viaje no sea ningún lastre, el boxeador transalpino llegó a tierras cántabras el pasado miércoles por la mañana y por la tarde ya entrenó en el Kronk, entre las paredes que han visto crecer a ‘El Niño’ hasta convertirse en toda una realidad.

El estudio del rival por parte de Víctor Iglesias y Sergio García les ha hecho concluir que Moncelli no se siente cómodo en medio de un combate con mucho ritmo. Y si algo sabe hacer el boxeador cántabro es poner un ritmo inaguantable desde el primer al último tañido de campana. No se ve relajado ni necesita asaltos para tomar aire. Es todo un ciclón que no permite respirar a su adversario y por ahí puede estar la clave de lo que suceda esta noche en el pabellón Vicente Trueba. El tiempo pasará a favor del púgil cántabro, que boxeará en casa y contará con el apoyo de, seguramente, alrededor de dos mil personas.

Moncelli buscará el cuerpo a cuerpo y la corta distancia. No es un gran pegador pero es necesario conseguir que no se encuentre cómodo en ningún momento. Él aceptó el reto de medirse a ‘El Niño’ en su propia casa porque es ambicioso y sabe que ganar en Torrelavega le pueda poner en disposición de mirar tan alto como está mirando a día de hoy Sergio García. 

Cuando éste vio que no iba a ser nombrado aspirante al Campeonato de Europa este mismo año después de dejar el cinturón vacante Cedric Vitú, tuvo que buscar otra opción para seguir creciendo. Se puso en bandeja la posibilidad de defender por vez primera un título y hacerlo en casa. Moncelli aceptó el reto y, de esta manera, el torrelaveguense encontró la oportunidad de toparse con un boxeador que está bien rankeado y que le permitirá seguir caminando hacia delante. Al final, el objetivo es no parar y dar pasos con sentido y hacia una dirección clara. Mientras, al resto le toca disfrutar.

Comentarios