09.12.2018 |
El tiempo
Domingo. 09.12.2018
El tiempo
El Diario de Cantabria

ATLETISMO

Nuevo reto para ‘Sotuco’

El ultrafondista cántabro José Antonio Soto Conde será el único representante español este año en el Maratón del Hielo del Lago Baikal (Siberia), que se celebrará el próximo 7 de marzo.

José Antonio Soto Conde está realizando entrenamientos en Fuente Dé.
José Antonio Soto Conde está realizando entrenamientos en Fuente Dé.
Nuevo reto para ‘Sotuco’

El ultrafondista cántabro José Antonio Soto Conde, del Club Ultrafondo Cantabria, será el único representante español este año en el Maratón del hielo del Lago Baikal (Siberia), ‘Sotuco’ ya participó en  2012 en esta misma carrera y obtuvo una meritoria sexta posición. Este año será patrocinado para acudir a esta prueba por Barymont & Asociados, empresa cántabra que ha puesto todo su apoyo en él. 

El cántabro lleva desde las primeras nevadas caídas en nuestra región entrenando en los Picos de Europa con el fin, no sólo de coger fondo, sino también de probar la ropa que va a llevar a Siberia y acostumbrándose, en la medida de lo posible, un poco a las bajas temperaturas. José Antonio Soto Conde asegura que asistir de nuevo al Baikal era una oportunidad que «no podía perder», desde el año 2012 lleva pensando en volver a una carrera que le marcó y, por fin, este año gracias al patrocinador le va a ser posible enfrentarse al impredecible y mágico Lago Baikal. Partirá el próximo 3 de marzo desde Santander con destino a Irkutsk haciendo escala en Moscú. Llegará con 3 días de antelación que aunque no son muchos le permitirán aclimatarse un poco a las bajas temperaturas. 

Estas últimas semanas en la capital cántabra está haciendo días muy malos con viento y lluvia y alguna granizada que otra y eso le beneficia un poco en los entrenamientos, aunque lo que se va a encontrar en Siberia sea muy diferente.

Soto Conde fue operado hace año y medio de una tendinosis en su rodilla derecha, en cuya cirugía le quitaron un trozo de tendón rotuliano) y poco a poco ha ido recuperandose gracias a su fuerza de voluntad y sacrificio, compaginando los entrenamientos las molestias que deja una cirugía así, aunque mes a mes ha ido mejorando hasta el punto de correr ya hace un año. La primera competición, en lo que podíamos llamar el regreso, fue la Subida a la Torre Eiffel en París (1.665 escaleras) y, a continuación, a finales de año, afrontó el Maratón de Nueva York. Ahora, cuatro meses después, va a enfrentarse de nuevo al desafío de correr el Maratón sobre el Lago Baikal en Siberia, soportando temperaturas de -25ºC y cambios de temperatura a lo largo del circuito, que une Tanhoy con Listvyanka.

El Lago Baikal es un lago de origen tectónico, localizado en la región sur de Siberia (Rusia), entre el Oblast de Irkutsk en el noroeste y Buriatia en el sureste, cerca de la ciudad de Irkutsk. Su nombre deriva del tártaro Bai-Kul, ‘lago rico’. También es conocido como el ‘Ojo azul de Siberia’ o ‘La Perla de Asia’. Mide 633 kilómetros de largo y entre 40 y 80 kilómetros de ancho y 1.680 metros de profundidad. Los meses de congelación son de enero a finales de marzo, dependiendo los inviernos que hagan, el grosor del hielo es de 55 cms. a 125 cms. Este año la organización ya ha realizado dos reconocimientos del hielo, uno en enero y otro a mediados de febrero, en este último han podido observar que el grosor del hielo es de 55 cms., es decir, que ya es lo suficientemente grueso como para soportar un tanque del ejército y da una cierta seguridad para correr y para el paso de vehículos durante la carrera. La salida a día de hoy está programada para que sea en el pueblo de Tanhoy y la meta en Listvyanka, buscando un recorrido seguro ya que hay dunas de hielo y zona con adoquines acumulados de hielo. 

La organización ha enviado días pasados un informe a los inscritos diciendo: «Debido al fuerte viento del noroeste que soplaba durante estos días, el hielo recién formado en el área donde discurre el maratón había sido roto y separado. Después de volver a congelarse, salió de una gran pila de grandes adoquines y de hielo escamoso que ahora se extiende por más de 8 kms. de largo y 2 kms. de ancho (17 kms. de distancia de la orilla occidental del lago). Los campos de hielo de adoquines estaban ocultos bajo las dunas de nieve creadas por la ventisca, por lo que es imposible trazar el lugar seguro y cómodo, a menos que podamos encontrar el paso a través de él. Si no logramos ubicar dicho pasaje, tendríamos que cortar la cubierta de adoquín y hielo por medio de un vehículo blindado de seguimiento o manualmente. Los dos viajes de exploración de hielo fueron en vehículos 4WD (neumáticos con cadenas) no tuvieron éxito, no se encontró ningún paso y dos neumáticos fueron pinchados».

Soto Conde no cuenta que se van «a encontrar también con capas de nieve sobre el hielo del lago de 15 a 25 cms. y eso va a dificultar también el transcurso de la carrera, la organización esta mandándonos continuamente correos para que extrememos las precauciones con el tema de la ropa ya que el tiempo allí puede cambiar en cosa de 30 minutos y de una temperatura de 10 bajo cero podemos pasar a 30 bajo cero con ventisca, además hay varios tipos de viento en el lago y por eso nos aconsejan correr como si fuera hacer mucho frío y que no nos confiemos. Lo que pasa que cuando el cuerpo entra en calor, el llevar mucha ropa te acaba agobiando, por lo menos eso me pasó a mí en el 2012, que salimos con -26ºC y al final de carrera subieron las temperaturas a -15ºC y aunque parezca mentira pase calor, por eso este año quiero correr con la ropa justa para no pasar ni frío ni calor o por lo menos intentarlo aunque sea complicado.Espero que sea una bonita aventura y disfrute muchísimo más que la otra vez, ya es difícil ir una vez a esas tierras con que dos ya es un privilegio, gracias a Barymont por darme esa oportunidad y hacer que se vuelva a cumplir un sueño».

Comentarios