Domingo. 17.12.2017 |
El tiempo
Domingo. 17.12.2017
El tiempo
El Diario de Cantabria

REMO

Un escenario con muchos secretos para iniciar la remontada

Astillero prefiere que haya ola en Hondarribia pero solo se anuncia medio metro  tenemos equipo para ganar a ares», confían.

Un escenario con muchos secretos para iniciar la remontada

La remontada ha de comenzar en Hondarribia. No tiene Astillero tiempo que perder porque no le sobra nada. Le falta. Y mucho. Ha de levantarle nueve puntos a Ares en seis regatas y la primera de ellas es en territorio guipuzcoano. Será en mar, donde la ‘San José’ ha conseguido quizá sus mejores resultados. Y quiere olas. Muchas olas. Sobre todo, para que sucedan cosas porque necesita huir de la rutina. Ni siquiera le vale ser sólo más rápido que su mejor rival, sino también que alguien más para recortar más de un punto cada día. Así, en el pabellón astillerense han visto con buenos ojos las nubes negras y el viento que han invadido la semana. Eso provoca a la mar y la agita y la levanta. Sin embargo, todo se va a tranquilizar de cara al fin de semana. Al menos, en Hondarribia. Mala suerte.

Las previsiones meteorológicas prevén una ola de apenas medio metro en el campo de regatas donde se retomará la competición mañana. Es insuficiente. Astillero se desenvolvió mejor sobre las movidas aguas de La Coruña o de Santander. Allí fue donde más se gustó y cuenta con menos argumentos cuando la mar se calma. Sin embargo, no le queda otra que tirar hacia delante con lo que se encuentre en el plato. El menú es único. No hay varias recetas a elegir.

«Que haya olas. Y muy grandes. Si se queda como un plato, vamos a sufrir porque no dependemos de nosotros, ya que hay que ganarles y meter a gente de por medio. Estamos desangrados y hay que hacer daño al que nos ha desangrado. No queda otra». Lo dice Dani González, uno de esos remeros de la plantilla azul que ya vivió una remontada de nueve puntos en seis regatas cuando formaba parte de Camargo. Por eso sabe el camino a seguir. Y parten con confianza. No les queda otra: «Creemos que Astillero, en su mejor versión, es más rápido que Ares, que no ha demostrado nada del otro mundo para estar por delante de nosotros con tanta holgura. Pero claro, nosotros hemos demostrado  menos, pero tenemos equipo para ganarles. Quedan seis regatas y hay que empezar en Hondarribia y terminar en Boiro».

El lugar elegido para comenzar a asomar la cabeza no es sencillo. El de Hondarribia es un campo de regatas bonito e incluso cómodo para el espectador, ya que le permite acomodarse a lo largo de todo el espigón para seguir la prueba. Y éste se prolonga durante casi la mitad de la distancia que hay entre balizas. Las traineras tardan entre dos y tres minutos en salir de verdad a mar abierto y es ahí cuando empieza lo bueno y se empieza a cortar verdaderamente el bacalao.

 

la desembocadura. La particularidad que tiene el campo de regatas hondarribitiarra es que tiene la desembocadura de un río al lado. Y eso siempre influye. Condiciona. Para que lo haga lo menos posible, la regata siempre se disputa con la marea subiendo. Es cuando menos diferencias hay. Por eso la regata que también se disputará en ese mismo escenario de la ARC 1 se celebrará a las cinco y media de la tarde del domingo, un horario poco habitual para cualquiera de las tres ligas de traineras de esta parte del Cantábrico.

Otro condicionante de tener la desembocadura del río junto al campo de regatas es que hay un buen número de motoras  navegando por allí. Más aún, en plena temporada estival y después de, como parece que sucederá mañana, ver el sol tras una semana de oscuridad. Habrá ganas de presumir de barco y de ahí que la organización siempre tenga que poner en funcionamiento un buen número de dispositivos para mitigar las consecuencias de esos veraneantes.

Como en todas partes, también hay debate sobre qué calle es mejor. Lo cierto es que hay cierto consenso y todo el mundo suele querer la cuatro porque resguarda a la trainera del viento. Sobre todo, cuando viene del nordeste, que suele ser el habitual y el que se espera para mañana. Sin embargo, si uno se fija en las estadísticas, en Hondarribia se ha ganado incluso más por las calles interiores que las exteriores.  No hay gran diferencia, por lo que tampoco hay que acudir con tanto miedo al sorteo de calles. Por ejemplo, en los últimos cinco años, Urdaibai ha ganado dos veces: una por la calle cuatro (2016) y otra por la uno (2014). Hondarribia ha ganado otras dos, y una ha sido por la calle tres (2015) y otra por la dos (2012). El palmarés en el último lustro lo completa Kaiku, que fue el más rápido en el 2013 navegando por la calle tres.

Comentarios