Domingo. 19.02.2017 |
El tiempo
Domingo. 19.02.2017
El tiempo
El Diario de Cantabria

PERSONAJES

David Meca «Soy un ejemplo de que si quieres puedes. El éxito no nace, se hace»

El nadador, campeón del mundo de larga distancia, lleva más de una década ejerciendo como motivador para empresas españolas, estadounidenses y asiáticas a las que los valores del deporte les ayudan a dirigirse a sus empleados.

David Meca. / ALERTA
David Meca. / ALERTA
David Meca «Soy un ejemplo de que si quieres puedes. El éxito no nace, se hace»

El nadador David Meca, campeón del mundo de natación en larga distancia en tres ocasiones (1998, 2000 y 2005), lleva más de una década ejerciendo como motivador para empresas españolas, estadounidenses y asiáticas a las que los valores del deporte les ayudan a dirigirse a sus empleados.

El nadador de Sabadell se lanzó a las aguas de la comunicación poco después de retirarse de la competición en el año 2006 y a partir de entonces ha ido conectando con empresas de varios puntos del planeta, a las que proporciona su historia para trabajar aquellos valores que comparten el mundo empresarial y el deportivo.

«Yo no soy un gurú que les dice cómo vender más, pero he tenido que luchar mucho y soy un ejemplo de que si quieres, puedes. Ésa es la base de mis conferencias. Yo empecé en el deporte por obligación, por problemas de espalda, y me convertí en campeón del mundo. La base es esa, que el éxito no nace, se hace», explica Meca en una entrevista con ‘Efe’.

El núcleo de sus intervenciones siempre se basa en sus vivencias, la superación personal en su deporte, para luego adaptarse a los mensajes que el cliente, habitualmente una empresa, quiere trabajar.

Meca interviene para compañías de cualquier sector y tamaño, aunque las farmacéuticas y las entidades bancarias son las que suelen llamar de forma más habitual a su puerta.

No solo son empresas españolas, también internacionales, ya que el ex campeón de natación se formó en Estados Unidos -allí estudió Económicas, Arquitectura y Arte Dramático- y eso le permite impartir conferencias en inglés.

«En Asia hemos llegado a trabajar en Emiratos Árabes, Jordania... También con muchas empresas de Estados Unidos, allí la motivación es una verdadera industria, con muchos deportistas, políticos, presentadores», explica Meca.

El nadador catalán asegura que la preparación de las charlas es algo estrictamente personal, desde la edición de los vídeos a la elección de las imágenes. «Dejo hacer poco a los demás porque es mi historia. No quiero que me la cambien o que la modifiquen», aclara.

En esa historia, el momento más duro de su carrera fue cuando fue suspendido por dos años tras dar positivo por nandrolona en enero de 1999 en una prueba de la Copa del Mundo en Brasil, que le costó una suspensión final de 2 años.

Esa situación, la peor de su vida en lo deportivo, ha sido clave para forjar el mensaje que prescribe en sus presentaciones, el «detonante» que le ha hecho «mejor deportista», asegura.

«Antes de la acusación yo era un nadador, no del montón, pero ahí estaba. Posteriormente a eso, volvimos a la competición y ganamos 28 títulos. He sido mejor deportista después del problema, y eso las grandes empresas también lo reconocen y es un valor añadido», afirma el nadador, que vincula palabras como «trabajo» o «constancia» al momento más bajo a nivel deportivo, en el que tuvo que litigar ante las instancias deportivas y jurídicas.

Meca ve lógico el interés creciente de las empresas por las vivencias de los deportistas, un aspecto muy desarrollado en Estados Unidos y que en España también comienza a desarrollarse, con referentes como la nadadora paralímpica multimedallista Teresa Perales, la alpinista Edurne Pasaban, la doble campeona olímpica de vela Theresa Zabell, o el esgrimista José Luis Abajo ‘Pirri’, también medallista olímpico.

«Creo que no hay mejor embajador que un deportista para estas empresas, porque trabajamos desde bien pequeños los valores. Llegar a ser campeón olímpico, el esfuerzo que requiere, eso es un ejemplo y las empresas se dan cuenta», opina.

«Yo si fuera una empresa siempre contrataría a un deportista, porque el deportista si ha sido campeón, es porque lo ha ganado, ha tocado antes la pared que el otro. Lo demás puede ser más subjetivo, lo nuestro es totalmente realista, es esfuerzo, dedicación y disciplina. Nadie nos ha regalado nada para ser campeones», concluyó.

Comentarios