11.12.2018 |
El tiempo
Martes. 11.12.2018
El tiempo
El Diario de Cantabria

REMO

Astillero ya marcha

Comenzó a entrenar el lunes con siete bajas y seis altas  e ha reforzado en Galicia y Asturias. Completa un cambio de cromos con Deusto, a donde va Gimeno y de donde vuelve Garma. 

Astillero ha comenzado a preparar ya su retorno a la máxima categoría.
Astillero ha comenzado a preparar ya su retorno a la máxima categoría.
Astillero ya marcha

El paso de Astillero por la ARC 1 duró un solo año y a Miguel Ángel Ruiz Camus, su entrenador, le toca ahora pasar página y preparar un proyecto para ser competitivo en la ACT. Cambia el libro de estilo y cambia el manual porque el nivel sube considerablemente y, con él, también la exigencia. De partida, el primer paso cuenta ya con una diferencia sustancial respecto a hace doce meses, ya que el entrenador cántabro va a comenzar a trabajar con los remeros justos confiando en su compromiso y en que van a llegar al mes de junio subidos a bordo. Empezaron el trabajo el pasado lunes un total de veinte remeros y dos patrones, que son diez menos que hace doce meses. La idea es no tener que hacer descartes y preparar la trainera desde el primer día con los hombres que van a estar en verano.

Como en todo equipo, ha habido bajas y altas respecto a la lista de temporada del pasado año. Buena parte de las salidas ya las conocen los lectores de este periódico. Han dolido de manera especial los fichajes de Alberto González y Jaime de Haz por Zierbena, que se ha tenido que mover mucho durante este otoño para compensar la enorme salida de remeros que ha sufrido. Su entrenador, el exastillerense Juan Zunzunegui, no ha dudado en mirar a la ‘San José’ para arrebatarle dos remeros titulares e importantes en el agónico éxito cosechado el verano pasado. Además, José Cuero cambia el azul de Astillero por el de Santoña, donde sustituirá a Pedro Gabancho como entrenador, e Israel Bolado, que el pasado curso acabó remando menos de lo que se podía esperar en junio (apenas lo hizo en liga), volverá a ver los toros desde la barrera. Además, como se explicó ayer en este periódico, Luis López volverá a Pedreña tras una sola campaña vestido de azul.

A parte de la salida de estos cinco remeros, todos ellos de importancia, también va a haber cambios en la popa. El pasado curso, fueron los castreños Iker Gimeno y Mikel García quienes se ocuparon del gobierno de la ‘San José’, pero el próximo año no lo harán. El relevo lo tomarán Cristian Garma e Iván Gómez. Con el primero se ha dado un absoluto cambio de cromos, ya que las últimas temporadas ha patroneado a la ‘Tomatera’ de Deusto, que es, precisamente, en donde recalará Gimeno. Mientras, el segundo de ellos volverá a la actividad tras quedarse en tierra el curso pasado. Fue el patrón de la ‘San José’ en sus últimas experiencias en la máxima categoría pero el año pasado decidió echarse a un lado aunque colaboró en las temporadas de embarcaciones pequeñas con San Pantaleón. Recuperará su sitio con el remo largo mientras que Mikel García ha vuelto a casa y está entrenando con ‘La Marinera’.

De cabo. Para compensar estas salidas, hace falta conseguir remeros que, como ya se había contado en estas páginas, procederán del oeste, tanto de Galicia como de Asturias. Los más mediáticos serán los dos que vienen de Cabo da Cruz, que ha visto un tanto desmantelado su gran proyecto del pasado curso con la marcha de media docena de remeros titulares. Un par de ellos remarán para Astillero. En concreto, serán David Fernández Vietes y Sergio Enrique Rodríguez. Este último, de 42 años, ya probó fortuna en esta parte del Cantábrico al remar para Kaiku en el 2017. Esa temporada, los de Sestao fueron fijos en la tanda de honor y el nuevo remero de Astillero fue titular en prácticamente todas las regatas ligueras, por lo que parece un valor seguro. Es canterano de San Felipe pero, desde el 2010, ha remado para Perillo, Rianxo, Amegrove y Cabo. En cuanto a Vietes se refiere, tiene 39 años, pone fin a cuatro temporadas consecutivas en el club de Boiro, también es canterano de San Felipe y ha pasado por A Cabana, Perillo y Amegrove. Ha mantenido una trayectoria casi paralela a la de Enrique y de la mano llegarán a Astillero para, en su caso, iniciar su primera aventura fuera del remo gallego.

El tercer fichaje procedente de Galicia será Andrés Peña, que, como los dos anteriores, también es canterano de San Felipe y también coincidió con ambos en Perillo en 2010 y en Amegrove en 2011 y 2013. En su caso, tiene una doble experiencia fuera de su tierra. De hecho, incluso la tiene en Cantabria porque en el 2012 defendió los intereses de ‘La Marinera’. Su siguiente salto fue en el 2016 para remar en Zierbena mientras que llegará a Astillero procedente de Mera. 

Junto a los tres gallegos, a buen seguro que compartirán coche para desplazarse hasta el pabellón astillerense cada viernes otros dos jóvenes remeros de Luanco que en el 2016 remaron en Kaiku B, como son Nacho García Fernández y Sergio Alonso Alonso. Y es que, ante la dificultad (o práctica imposibilidad) de fichar a remeros procedentes del País Vasco o devolver a Cantabria a alguno de los cántabros que hay remando allí, ha habido que mirar de nuevo hacia el oeste. Y eso, como ya sucediera en temporadas anteriores excepto en la pasada, condiciona un tanto la preparación al no poder contar a diario con dichos remeros.

A parte de los cinco nuevos hombres que llegarán de fuera, hay otro que ya estaba en casa y que, en la práctica, se puede convertir en el mejor fichaje de todos. Se trata del propio Ruiz Camus, que el pasado año no pudo realizar pretemporada al romperse el bíceps en diciembre y que, aunque sí remó algunas regatas en julio, entendió que no estaba al nivel necesario para aportar de verdad. Así, en agosto se centró en sus labores como técnico pero, con vistas al 2019, volverá de nuevo a la carga. Y se trata de una incorporación de calidad y experiencia para el bote. En el seno del equipo son conscientes de que va a haber que pelear para conseguir el objetivo de la permanencia porque, además, aunque a estas alturas todo son incógnitas, el mercado se ha movido como en los viejos tiempos en el País Vasco. Es un mercado al que los cántabros no pueden acudir ni tan siquiera para intentar devolver a casa a quienes están allí dando sus mejores años de remo.

Comentarios