Viernes. 28.04.2017 |
El tiempo
Viernes. 28.04.2017
El tiempo
El Diario de Cantabria

REMO

La ACT podría pasar de largo por Cantabria este año

el borrador del calendario no contempla una regata cántabra  stillero podría organizar la euskolabel si logra un campo en mar

La ACT podría pasar de largo por Cantabria este año

Es posible que la próxima edición de la liga ACT no sea como las demás. En sus catorce ediciones disputadas hasta la fecha, nunca ha faltado a su cita con Cantabria, que ha sido un territorio clave en el nacimiento y consolidación de la asociación. Lo más habitual ha sido que pasara por nuestras aguas en tres ocasiones pero ha habido temporadas en las que incluso se han disputado cuatro regatas en territorio cántabro. La excepción sucedió en el 2015, cuando sólo hubo una prueba que, además, resultó decepcionante por culpa del balizaje. Sin embargo, la tendencia aún podría empeorar en el caso de que se cumpla el borrador de calendario aprobado por los socios de la ACT en su última asamblea, ya que no contempla que haya ninguna prueba en aguas de Cantabria en la próxima edición de la máxima y mejor liga de traineras. He ahí donde puede radicar la diferencia.

Dicho borrador de calendario contempla un total de 19 jornadas aunque la primera de ellas todavía está en el aire. Se trata de la reservada para una aventura fuera de Cantábrico, tal y como ha venido sucediendo en Barcelona y Sevilla en las últimas campañas bajo el patrocinio de la consejería de Cultura del Gobierno Vasco. A día de hoy no hay una sede cerrada. En el caso de encontrarla, la competición arrancaría el domingo 25 de junio y, en el caso de no hallar la complicidad de ninguna ciudad que viera con buenos ojos el desembarco del circo de la ACT, el arranque se dejaría para el primer día de julio en la ría bilbaína.

El borrador de calendario que se acostumbra a aprobar en la última asamblea del año no suele sufrir demasiados cambios respecto al definitivo. Sin embargo, en Astillero no pierden la esperanza de poder defender su derecho a organizar la regata que le corresponde como socio de la asociación. Hacerlo en casa es complicado por la dificultad de cuadrar las mareas con los horarios establecidos para las jornadas sabatinas y dominicales y porque, además, se trataría de otra contrarreloj individual en ría, algo que no gusta demasiado a la junta directiva de la ACT. De hecho, los dirigentes astillerenses tuvieron que pelear duro el curso pasado para recuperar la prueba sobre las aguas de Solía, algo que se convirtió en un objetivo prioritario para el club con el fin de convertirla en el evento principal del cincuentenario que cumplió la entidad durante el 2016.

A la ACT no le gusta demasiado el campo de regatas astillerense pero tampoco pone problemas al de Orio, que en los últimos años también ha introducido su regata al interior del pueblo convirtiéndola en otra contrarreloj individual sobre ría. Es cierto que con más ambiente y colorido, pero la superficie y las condiciones sobre las que tienen que competir las embarcaciones son similares.

De primeras, este año Astillero, que estrena directiva, no ha conseguido reservarse ninguna fecha en el borrador del calendario. De este modo, la única bala que le podría quedar es la Bandera Euskolabel. Según fuentes del club azul, cabría la posibilidad de que se encargaran de organizarla ellos consiguiendo, de esta manera, que Cantabria no se quedara sin una sola regata en todo el calendario, algo que va incluso contra los principios fundacionales de la asociación. La única condición que tendrían que cumplir es que deberían encontrar un campo de regatas en mar, algo que ya ha hecho anteriormente la entidad cántabra.

 

Fuera de casa. Astillero nunca ha dejado de organizar una prueba del calendario desde su retorno a la máxima categoría en el 2010 por mucho que sólo en dos ocasiones lo haya hecho en su propio pueblo. Admitiendo que competir en la ría de uno en uno no es lo mismo que hacerlo sobre las olas de cuatro en cuatro, buscó enclaves alternativos en mar y por eso organizó sus regatas en Santander, Laredo y Noja, esta última en dos ocasiones. Esta vez, podría buscar de nuevo escenarios con los que convencer a la ACT y a Euskolabel de la conveniencia de organizar la prueba del nueve de julio en aguas de Cantabria.

Que Cantabria tenga cada vez menos presencia en el calendario de la ACT se debe, lógicamente, a la pérdida de representantes en la categoría. Hasta hace bien poco, Astillero estaba acompañado por Castro y Pedreña y por momentos aparecieron también en la máxima categoría Laredo o Camargo. La desaparición de escena de todos excepto de la ‘San José’ hizo que en el 2015 sólo hubiera una regata en Cantabria, que fue la organizada por los astillerenses en Noja. En el 2016 hubo dos gracias a que, apenas unas semanas antes de iniciarse la competición, la Bandera La Caixa que se iba a disputar en Pasajes cambió de sede y eligió Castro Urdiales, lo que le permitió a la mejor liga de traineras recuperar para su uso y disfrute el mejor campo de regatas del Cantábrico.

A la vez que Cantabria ha ido perdiendo presencia en la ACT la ha ido ganando Galicia, que contará en el 2017 con tres representantes que provocarán que haya cuatro pruebas (dos fines de semana completos) en el oeste peninsular. La gran novedad es la bandera que se pondrá en juego en La Coruña, que viene a sustituir a Sanxenxo como prueba privada en territorio gallego. En el borrador aprobado por los socios de la asociación en su última asamblea, no se deja espacio para nuevas regatas privadas más allá de las que ya hay cerradas, que son las de Bilbao, Getxo El Corte Inglés en Portugalete, la citada de A Coruña, la que abriría la temporada en el exterior y la Euskolabel, que siempre se ha disputado en La Concha y que, aunque será difícil que cambie de sede, se ha convertido en una puerta abierta para que el único representante que queda del remo cántabro en la máxima categoría pueda traer la misma a Cantabria. La Caixa, habitual en los últimos años, no aparece en el borrador.

Comentarios