Viernes. 19.01.2018 |
El tiempo
Viernes. 19.01.2018
El tiempo
El Diario de Cantabria

RALLYE

Sordo: «No ha sido un buen rallye, pero ha habido señales positivas»

Sordo: «No ha sido un buen rallye, pero ha habido señales positivas»

El español Dani Sordo, el mejor piloto de Hyundai Motorsport en el Rallye de Montecarlo al acabar cuarto a 38 segundos del podio, declaró que la primera prueba del Mundial no ha sido buena para él, pero que ha visto «señales positivas» para el resto del año.

«No ha sido un buen rallye para nosotros, pero ha habido señales positivas para el resto de la temporada. Los primeros tramos fueron realmente buenos para nosotros», dijo el cántabro el declaraciones que difunde su equipo.

«La victoria en un tramo nos hizo ganar confianza y pudimos cerrar la diferencia con Breen. No había mucho entre nosotros al llegar al ‘Power Stage’, pero las condiciones eran realmente terribles en las montañas», agregó.

«Todo lo que pudimos hacer fue minimizar la pérdida de tiempo y, afortunadamente, fue suficiente para mantener la cuarta posición y marcar algunos puntos importantes de constructores», señaló Sordo.

El español cree que «el equipo ha trabajado duro en el nuevo coche» y la velocidad que mostró ayer por la mañana «demuestra que es definitivamente competitivo». «Tenemos que utilizar todos los aspectos alentadores de este fin de semana y buscar un resultado mejor en Suecia», concluyó. 

El Campeonato del Mundo de Rallyes despidió ayer la primera cita de su calendario con la coronación en Montecarlo del francés Sébastien Ogier (Ford Fiesta), el primer clasificado de un evento entristecido desde el jueves por el fallecimiento de un espectador de origen español.

La muerte de un aficionado asturiano en el tramo inaugural marcó el desarrollo de un rallye que vio cancelado, además de ese sector, el último antes de la Power Stage de ayer tendiendo, precisamente, a razones de seguridad.

La organización del Rallye de Montecarlo procedió a la anulación del tramo que debía unir la población de Lucéram y Col Saint-Roch tras comprobar que había «demasiados espectadores colocados en zonas inadecuadas».

Esta decisión reforzó el liderato virtual de la prueba de Sébastien Ogier, quien el sábado vio facilitada su ascensión hasta el primer lugar de la clasificación general tras la inesperada e inoportuna debacle de Hyundai.

Un pinchazo frustró la competición para Thierry Neuville en el último tramo cronometrado de la tercera jornada. Pese a este incidente, el belga alcanzó la meta y pudo no solo disputar la Power Stage sino rescatar cinco puntos extras que pueden resultar valiosos para el desenlace del remozado Campeonato del Mundo de rallyes.

Lo es por el estreno de nuevas reglas y nuevos coches, por la ausencia de Volkswagen y el regreso de Toyota y Citroën, y porque el defensor del título y primer líder, Sébastien Ogier, ahora luce el número 1 en las puertas de un Ford Fiesta RS WRC. Lo que no cambia es su hegemonía.

Pese a las difíciles condiciones meteorológicas, con nieve y hielo, Ogier rubricó su victoria número 39 en el Campeonato del Mundo. Es la cuarta vez que vence en Montecarlo, sede de la prueba más emblemática de todas las que componen el calendario.

El piloto de Gap, de 33 años, inició su andadura en Ford con una prestigiosa victoria en los Alpes Franceses. La fiesta, no obstante, no fue completa para el equipo M-Sport ya que el estonio Ott Tänak se vio obligado a ceder la segunda plaza al finlandés Jari-Matti Latvala (Toyota Yaris) tras sufrir problemas mecánicos ayer. Ese segundo puesto de Latvala brindó a Toyota un triunfal regreso tras 17 años de ausencia en el Campeonato del Mundo de Rallyes.

A 38 segundos del podio finalizó, por su parte, el español Dani Sordo (Hyundai i20 Coupe). El piloto cántabro, quinto en la Power Stage, fue cuarto en la general tras los mencionados Sébastien Ogier, Jari-Matti Latvala y Ott Tänak.

Aunque fuera del top-10, Neuville salvó su participación con el triunfo en la Power Stage que le reporta cinco puntos adicionales.

El belga dominó la primera y segunda fechas de competición, pero vio truncada su suerte el sábado. En cualquier caso, se posicionó como un aspirante al título, con permiso del último campeón, Sébastien Ogier.

Comentarios