Jueves. 22.02.2018 |
El tiempo
Jueves. 22.02.2018
El tiempo
El Diario de Cantabria

RACING

Paso atrás de Aquino

A pesar de las buenas sensaciones que tenía los días previos, ayer intentó salir a correr y se tuvo que retirar en seguida. Lo bueno es que Borja Lázaro evoluciona bien y sí llegará al domingo.

Dani Aquino, junto a Carlos Pouso. / J.R.
Dani Aquino, junto a Carlos Pouso. / J.R.
Paso atrás de Aquino

Lo que el martes parecía blanco, ayer pasó a ser negro. Todo era optimismo alrededor de Dan Aquino y sus opciones de jugar el próximo domingo contra el Izarra pero ayer se complicó la cosa. El jugador intentó dar un paso más dentro del proceso de recuperación pactado con los médicos y el recuperador pero, a las primeras de cambio, tuvo que retroceder y volver al principio. Los dolores siguen ahí y, aunque se produzca una rápida evolución en las próximas horas, será complicado ver al murciano vestido de corto el próximo domingo.

La buena noticia es que, cuanto menos, la delantera no se va a quedar desguarnecida porque quien parece que sí va a poder jugar sin problemas es Borja Lázaro. Éste está manteniendo un plan de trabajo conservador a lo largo de la presente semana y ayer dio un salto de calidad en su evolución sin que se resintiera. Está cumpliendo con los plazos y, si nada se tuerce en los próximos días, el domingo podrá debutar por fin como titular en El Sardinero. Ya levantó grandes expectativas en su, hasta ahora, primera y única aparición con el conjunto verdiblanco y tendrá la posibilidad de ratificarlo en un partido que ha adquirido una gran importancia para los intereses racinguistas.

Borja Lázaro y Dani Aquino están llamados a hacer muchas cosas juntos en el ataque racinguista. Sin embargo, a pesar de que el madrileño ya lleva prácticamente un mes en Santander, apenas han podido coincidir sobre el césped. El recién llegado fue expulsado a las primeras de cambio y, por lo tanto, tuvo que cumplir un partido de sanción que fue seguido de dos de baja. Una vez recuperado, es el murciano quien ha caído en desgracia después de haber tenido que pedir el cambio el pasado domingo en Tafalla.

A pesar de todo, el panorama ha ido mejorando conforme avanzaba la semana. Ésta comenzó con los jugadores más peligrosos del equipo entre algodones y siendo seria duda para jugar ante el Izarra y, cuanto menos, Pouso va a afrontar los días previos al partido recuperando al menos a uno de ellos. El otro todavía no está totalmente descartado, pero teniendo en cuenta el protocolo que siguió el cuerpo técnico la semana pasada con Borja Lázaro, se puede dar por descartado a Dani Aquino para medirse el domingo al equipo navarro.

El atacante murciano se sometió el martes por la mañana a una ecografía que, cuanto menos, descartó una rotura de fibras en los isquiotibiales, que era el peor de los panoramas que habían imaginado y que podría haber dejado todo un mes de baja al todavía máximo goleador racinguista. Sin embargo, la prueba médica trajo buenas noticias y todo se quedó en una contractura. Aún así, no se precipitaron y en el primer entrenamiento de la semana no se dejó ver por el campo de entrenamiento y se quedó en la enfermería para ser tratado. Era ayer cuando tenía previsto dar un paso de calidad y probar si sus buenas sensaciones eran de verdad o no, y ahí se torció la historia.

 

Ni cinco minutos. Dani Aquino tenía previsto salir ayer a realizar algún ejercicio con José Ángel Gutiérrez, el recuperador del equipo. Y lo hizo. Comenzó a correr de manera ligera sobre el césped pero en seguida tuvo que parar. Algo no iba bien. Los dolores seguían ahí después de cuatro días desde que se tuviera que retirar del terreno de juego de Tafalla. El primer sorprendido fue el propio futbolista porque éste había invitado a respirar optimismo respecto a su estado físico asegurando que ya no le dolía esa parte posterior del muslo. Sin embargo, cuando quiso ser un poco más exigente, se dio cuenta de que tenía que parar.

Apenas cuatro minutos estuvo Dani Aquino sobre el terreno de juego. Después, volvió a entrar al edificio multifuncional de las instalaciones Nando Yosu para ser tratado. Todo depende de su propia evolución, pero quienes le rodean son conscientes de que no pueden arriesgar lo más mínimo, ya que la contractura es la estación previa a una rotura de fibras. Y ésta condena a un jugador a pasarse prácticamente un mes en el dique seco, algo que no se puede permitir el Racing a día de hoy.

Ya la semana pasada, cuando Borja Lázaro estaba en el mismo sitio donde está ahora Aquino (tras superar una prueba que descartó rotura pero aún con dolores), Pouso ni se planteó forzar para contar con un jugador que a buen seguro será clave en sus esquemas. No quiso arriesgar ni un ápice y de ahí que el madrileño no entrara en la convocatoria que se desplazó a territorio navarro.

De este modo, lo más probable será que el delantero fichado en el pasado mercado invernal ocupe el puesto de Dani Aquino el pasado fin de semana. Se trata de un puesto que, por sus aptitudes, le viene mejor a él que al madrileño. Se trata de un ariete de referencia, capaz de fijar a los centrales y, como ya demostró en los más de cincuenta minutos que jugó ante el Sporting B, también de ser una constante amenaza para la defensa rival. Aquel día, su sola entrada en el terreno de juego ya dio una alternativa clara a un equipo que estaba perdido. El Racing apostó por el juego directo pero, por otro lado, eso es algo que, según explicó el mismo Carlos Pouso el pasado domingo, quiere evitar, ya que su apuesta es la de tener más la posesión en próximos partidos para, así, pasar también menos apuros.

Comentarios