19.11.2018 |
El tiempo
Lunes. 19.11.2018
El tiempo
El Diario de Cantabria

REAL RACING CLUB

Nueve goles, nueve goleadores

El Racing está repartiendo todos los tantos anotados hasta la fecha. La segunda línea está aportando de lleno en la faceta goleadora. El equipo verdiblanco apenas está necesitando acumular ocasiones para marcar

Dani Segovia, felicitado por sus compañeros tras estrenarse en Murcia como goleador racinguista. / LOF
Dani Segovia, felicitado por sus compañeros tras estrenarse en Murcia como goleador racinguista. / LOF
Nueve goles, nueve goleadores

Los números del Racing no pueden hablar de manera más positiva del inicio de temporada que está protagonizando. Es difícil empezar mejor de lo que lo ha hecho el equipo cántabro porque está manteniendo una trayectoria casi inmaculada. Ha disputado cinco partidos, tres de liga y dos de Copa, de los que ha ganado cuatro y empatado uno. Además, en dichos compromisos oficiales ha anotado nueve goles y ha encajado un solo tanto que, además, estuvo precedido por una falta a su portero. En todo este tiempo, ha habido un poco de todo: momentos de buen juego y mal juego; de fútbol vistoso y menos vistoso y de dominio con balón y de dominio sin balón. Lo que siempre ha habido son goles. Ha marcado en todas sus apariciones y casi promedia dos dianas por partido. Está claro que el equipo tiene gol porque no necesita muchas ocasiones para marcar y lo más curioso de este dato es que, además, los nueve goles que ha anotado hasta la fecha el bando pilotado por Iván Ania los han marcado jugadores diferentes. Por ahora, nadie ha repetido.

Durante estos cinco partidos disputados hasta la fecha, han tenido la posibilidad de participar todos los jugadores que Iván Ania tiene en plantilla excepto los lesionados Miguel Gándara y César Díaz. Este último cayó en desgracia apenas 48 horas antes de que arrancara el curso oficial mientras que Álvaro Cejudo, que es el otro futbolista que viene ocupando la enfermería en las últimas semanas, al menos pudo disputar el estreno liguero ante la Real Sociedad B antes de tener que parar por culpa de un edema. Hay un tercer jugador que tampoco ha entrado aún en acción y es Jagoba Zarraga, que parece que todavía no se ha ganado la confianza de su entrenador. Ahí puede surgir un problema en el caso de que a Iván Crespo le suceda algún imprevisto. Mejor que no suceda. De hecho, el cancerbero cántabro es, junto a Aitor Buñuel, el único que no dispone de un recambio especializado en su puesto, el único que lo ha jugado todo hasta la fecha.

Todo ese movimiento de fichas y las rotaciones que ha realizado Iván Ania para tener a todos sus jugadores frescos ha permitido que haya muchos que hayan dispuesto de ocasiones para marcar. Y hay nueve que ya han celebrado porque ni un solo futbolista del Racing ha repetido. El equipo abrió la lata con un gol en propia puerta de Zubiaurre, el portero de la Real Sociedad B, que hay quien da a Aitor Buñuel porque de sus botas salió el centro que terminó con el balón dentro de la portería. Después, tocó disputar dos partidos consecutivos en Anduva en los que marcaron Enzo en el primero y Quique Rivero en el segundo. A continuación, llegó la goleada en casa ante el Arenas que firmaron Jordi Figueras, Berto Cayarga, Sergio Ruiz y Jon Ander. Por último, en el partido copero del pasado miércoles, fueron Dani Segovia y Julen Castañeda quienes marcaron.

Es difícil saber si un entrenador prefiere que sean sus delanteros quienes estén entonados y sumen un buen número de goles o si prefiere repartirlos. Lo cierto es que en la mejor temporada del Racing en su historia, que fue la que le llevó a competir en Europa de la mano de Marcelino, tampoco hubo un gran goleador de referencia y los goles fueron repartidos entre muchos jugadores. El actual proyecto que pilota Iván Ania parece que va camino de repetir esa historia aprovechando, quizá, la gran calidad que tienen todos sus jugadores de ataque y, sobre todo, la aportación que está haciendo la segunda línea.

Este acierto goleador del que está disfrutando el Racing en el arranque liguero le ha llevado, incluso, a ocupar el liderato a pesar de estar empatado a puntos con otros cuatro equipos. Se antoja la mejor respuesta que podría encontrar el grupo a la intención que tuvo el director deportivo Chuti Molina de buscar hasta última hora un delantero centro goleador y con capacidad de marcar grandes diferencias. De hecho, quedarse con la miel en los labios en ese sentido invitó a pensar en que su idea de equipo había quedado a falta de la guinda, que a menudo es la que da la nota diferencial de un buen pastel. Sin embargo, al equipo de Ania no le está faltando gol y está sabiendo sacar buen partido de esa facilidad que está encontrando para hacer goles.

Sus delanteros sólo han celebrado dos. Jon Ander se estrenó el pasado sábado presumiendo de una definición de varios quilates mientras que Dani Segovia apenas tardó quince minutos para aprovechar su primera titularidad marcando el miércoles un gol bien diferente al de su compañero porque, en el fondo, aunque ambos ocupan el mismo puesto, son jugadores diferentes. El madrileño confirmó que es un futbolista de área y de remate no perdonando el primer balón que le llegó por alto. Nadie duda de que su debut como titular resultó ciertamente satisfactorio.

A parte de los delanteros, también han marcado jugadores de segunda línea como Cayarga y Enzo y medio centros como Quique Rivero y Sergio Ruiz. Este último siempre había marcado al menos media docena de goles por temporada en su formación como futbolista pero no había pasado de uno en las dos campañas que ha completado en el primer equipo racinguista. Curiosamente, en ambas ocasiones fue en el último partido del año, antes del parón navideño. Ahora no ha tenido que esperar tanto para estrenar su cuenta goleadora gracias al que cazó el pasado domingo después de acompañar a Cayarga en el contragolpe.

De todas las formas. Otro dato positivo, además del reparto goleador que está llevando a cabo el Racing, es que los está marcando de todas las maneras: de estrategia, de jugadas estáticas o al contragolpe. Tiene un amplio repertorio de recursos que enriquece al equipo, que en apenas tres semanas de competición ha demostrado su capacidad para jugar con balón o sin balón y para controlar los partidos tanto con la posesión como sin ella. Ha demostrado saber llevar la iniciativa y replegarse atrás sin ponerse tampoco excesivamente nervioso ante el acoso y derribo que, por ejemplo, llevó a cabo el UCAM en el último tramo del partido del pasado miércoles. Se ve que es un equipo al que no le tiemblan las piernas y a eso ayuda siempre firmar un buen inicio de curso que asiente los conceptos que el equipo quiere trabajar y trasladar a los terrenos de juego.

Lo cierto es que el Racing incluso está teniendo una buena dosis de suerte en este arranque de curso, lo que se suma a la inspiración de un portero que está confirmando, un año más, que es uno de los pilares sobre los que levantar el equipo. Ha abortado acciones de peligro en momentos clave que bien podrían haber cambiado el discurrir de la historia. A su vez, el equipo ha disfrutado de un gol en propia puerta que le permitió comenzar con victoria o de la anulación de un gol por parte del árbitro del pasado miércoles que podría haber significado un giro brusco de guión. En el fondo, son ingredientes que también necesita todo equipo que pretende ser campeón.

Con todo, lo más importante está siendo su capacidad goleadora y el hecho de no estar necesitando construir muchas ocasiones para subir goles al marcador. Salvo en el encuentro ante el Arenas, cuando tampoco se remató mucho más entre palos que en los cuatro goles que se anotaron, el Racing apenas ha hecho trabajar al portero. Lo poco que remata, lo marca, lo que dice mucho de la capacidad de culminar las jugadas de sus hombres de ataque. Está viviendo y sonriendo a partir de esa puntería gracias, sobre todo, a su eficacia defensiva. Al equipo verdiblanco no le están haciendo goles y eso quiere decir que, con que marque uno, ya se lleva los partidos. Y hay muchos candidatos a marcarlo porque, por ahora, todos están demostrando estar capacitados para celebrar goles. Y eso enriquece a todo equipo.

Comentarios