Domingo. 19.11.2017 |
El tiempo
Domingo. 19.11.2017
El tiempo
El Diario de Cantabria

RACING

La defensa, en problemas

Regalón estará entre cuatro y seis semanas de baja por una lesión en la rodilla, lo que se suma a las molestias de gonzalo, que ayer no entrenó, al esguince de javi gómez y a la baja de córcoles.

Regalón, realizando un marcaje el pasado domingo. / J.R.
Regalón, realizando un marcaje el pasado domingo. / J.R.
La defensa, en problemas

Es muy complicado encontrar la tranquilidad y la estabilidad en un equipo de fútbol. Por ejemplo, justo cuando el Racing parecía que por fin había encontrado la tecla buena para volver a ser un equipo peligroso y poderoso en ataque, se encuentra con problemas en defensa. Era la retaguardia lo que mejor venía funcionando. Al menos, hasta el pasado domingo, cuando recibió dos goles escritos a base de errores de los centrales. Pero aquello tuvo excusa: ambos jugaron mermados. Limitados, pero pudieron vestirse de corto. En cambio, es posible que no lo puedan hacer el sábado en Amorebieta. De pronto, Viadero se ha encontrado sin especialistas para el centro de la retaguardia.

Ayer no entrenaron con sus compañeros ni Gonzalo, ni Regalón, ni Javi Gómez. Los tres están en el dique seco y los dos últimos, además, descartados para el encuentro del próximo fin de semana. Lo más preocupante es lo que le sucede al central cordobés, el mismo que anotó el gol de la victoria el pasado domingo. Ese dichoso tanto que muchos creen que lo puede cambiar todo lo marcó ya lesionado. La rodilla le comenzó a doler durante el partido y, tras descansar el lunes y el martes, ayer se sometió a unas pruebas de imagen que no trajeron buenas noticias.

El defensor andaluz tiene roto el complejo posterolateral de la rodilla izquierda. Suena mal. Fue el resultado de la ecografía a la que se sometió, que se traduce, según los propios servicios médicos del club cántabro, en una baja que puede oscilar entre las cuatro y las seis semanas. Mala cosa. Regalón es el auténtico líder de la retaguardia verdiblanca y, cuanto menos, se perderá los partidos contra el Amorebieta, el Burgos, el Caudal, el Lealtad, el Osasuna B y el Tudelano en el mejor de los escenarios posibles. En el peor, quizá hasta podría dar por terminado el año. Ahora, todo dependerá de su evolución.

La baja de un futbolista como Regalón ya es un problema por sí mismo, pero se agrava aún más teniendo en cuenta que el resto de centrales tienen también sus propios problemas. Gonzalo lleva cojo desde hace un mes y medio. Se perdió cinco partidos y, aunque volvió a vestirse de corto el pasado domingo, lo hizo tras infiltrarse tanto antes del partido como en el descanso. Ayer no entrenó. Su lesión requiere reposo y da la sensación de que va a dedicar los días entre semana a recuperarse de los esfuerzos del fin de semana. Porque a quien viera al burgalés abandonar El Sardinero el pasado domingo le quedaría claro el esfuerzo que hizo el zaguero para poder jugar. Se intuyó sobre el terreno de juego porque la cojera fue patente, pero una vez enfriado el gesto se hizo más visible.

Gonzalo no entrenó ayer pero todo apuna a que repetirá lo que hizo ante el Barakaldo. Es decir, resistir el dolor como pueda y volver a infiltrarse. Ya le ha dicho a su entrenador que él está dispuesto y él mismo ha reconocido que sus dolores precisan una respuesta también psicológica. Y está buscando ese estado anímico necesario para afrontar las próximas semanas hasta que la lesión quede atrás. Tras lo sucedido el pasado domingo, cuando lo cierto es que el burgalés estuvo poco afortunado, el entrenador podría tener dudas sobre si volver a alinearlo en su actual estado o no, pero parece que no va a tener demasiadas opciones porque su equipo sufre toda una plaga de lesiones.

Ya el pasado domingo, además de tener que jugar con Gonzalo prácticamente cojo, el Racing lo hizo con Regalón enfermo. Había pasado una noche de continuos vómitos y problemas gastrointestinales y, para colmo, luego cayó en la lesión importante de verdad, que fue la de la rodilla. A todo eso hay que sumar la lesión de Javi Gómez, que no termina de levantar cabeza esta temporada. Ya comenzó el curso dos meses tarde al tener que recuperarse de una intervención quirúrgica y ahora lleva una par de semanas convaleciente por un esguince en el tobillo derecho. Y lo peor es que todavía le quedan otras dos, por lo que no podrá aprovechar el hueco que deja Regalón para disfrutar de unos partidos de continuidad en el primer equipo. Esto quiere decir que Viadero tiene un problema, ya que a esa acumulación de lesiones de los centrales se suma la de David Córcoles en el lateral derecho, lo que hace que Gándara tenga que mantenerse con el número dos a la espalda por exigencias del guión y que su entrenador no pueda plantearse desplazarlo al centro de la retaguardia para tapar heridas.

Comentarios