26.05.2018 |
El tiempo
Sábado. 26.05.2018
El tiempo
El Diario de Cantabria

RACING

Iván Ania toma las riendas

El entrenador asturiano firmó ayer el contrato que le unirá al Racing la próxima temporada. Viene acompañado de su propio cuerpo técnico. Se ha ganado una importante reputación tras su trabajo en el Caudal y el Villanovense.

Iván Ania, ayer frente a Los Campos de Sport, antes de firmar su nuevo contrato. / J.R.
Iván Ania, ayer frente a Los Campos de Sport, antes de firmar su nuevo contrato. / J.R.
Iván Ania toma las riendas

Iván Ania será el encargado de pilotar al Racing la próxima temporada. El exjugador y entrenador asturiano se ha comprometido con el club cántabro para la próxima temporada y será el encargado de ocupar la plaza que el curso que ha terminado de manera precipitada el pasado domingo han ocupado Ángel Viadero primero y Carlos Pouso después. Se trata de un perfil muy diferente al de estos dos últimos y que confirma la intención de la dirección deportiva de dar un golpe de timón al proyecto deportivo que ha venido dibujando el club cántabro en los últimos años. Da la sensación de que el equipo de la próxima temporada va a ser muy diferente al de la actual.

La liebre la descubrieron desde Huelva, donde, como ya se explicaba ayer en estas páginas, habían informado el miércoles de que el Racing se había entrometido en la negociación que estaba manteniendo el Recreativo con el técnico asturiano. Había sido el elegido para dirigir al equipo onubense pero, una vez que a Ania le llegó la oferta del club cántabro, desechó todo lo demás y ya sólo tuvo ojos de color verdiblanco. Y es que, el club cántabro no sólo le permite subirse a bordo de un proyecto ambicioso y que volverá a saltar al ruedo con el único objetivo del ascenso, sino también estar cerca de casa.

Fue ayer por la mañana cuando se fue ratificando que las informaciones que llegaban desde Huelva eran ciertas. El primer paso fue la confirmación, por parte del Villanovense, de que Iván Ania no iba a continuar en su banquillo la próxima temporada. El gran objetivo del club de Villanueva de la Serena, que se midió al Racing en la segunda eliminatoria del playoff de la temporada pasada, era haber continuado con el asturiano en el banquillo y, de hecho, le ofrecieron renovar. Sin embargo, entienden que no podían hacer nada ante la oferta llegada desde Santander porque le ofrece cosas que incluso van más allá de lo económico.

Además de la confirmación del Villanovense de que, en definitiva, Iván Ania estaba negociando muy en serio con otro club, el Racing envió una nota de prensa en la que anunciaba que Adolfo Mayordomo y Javier Pinillos no iban a continuar en el club. Esto quería decir que el director deportivo estaba negociando con un entrenador que pretendía llegar acompañado de gente de su confianza. Y así se confirmó por la tarde, cuando el nuevo técnico racinguista incluso acudió a las oficinas del club en Los Campos de Sport, estadio que conoce bien tanto como jugador como ejerciendo de entrenador, para firmar su nuevo contrato. Hoy será presentado oficialmente pero ayer ya dedicó sus primeras palabras a la afición verdiblanca: «Estoy muy contento y muy ilusionado en este proyecto y con muchas ganas de comenzar a trabajar cuanto antes».

Quien ya es el nuevo entrenador del Racing tiene su equipo de trabajo formado y le ha acompañado en la práctica totalidad de su carrera como técnico. Como preparador físico cuenta con Pablo Gutiérrez y, como entrenador de porteros, dispone de Fabián Fernández. Durante su trayectoria en territorio asturiano, también estuvo en todo momento a su lado Mario Prieto, exjugador del Oviedo como él. Sin embargo, por causas laborales, no está en disposición de hacer las maletas y por eso ha sido otro su segundo en Villanueva de la Serena y lo será también en el Racing.

Bien conocido. A Iván Ania lo conocen los aficionados al fútbol por su condición de futbolista. Se formó en la cantera del Oviedo y jugó para su primer equipo jugó entre el 94 y el 2001. A partir de ahí, comenzó a moverse y a convertirse en un trotamundos que militó en el Tenerife, Rayo Vallecano, Nástic de Tarragona, Cádiz, Lorca, Covadonga y, por último, en el Oviedo de nuevo, que ni mucho menos estaba entonces (curso 2009-10) viviendo los buenos tiempos que había vivido durante su aparición en el primer equipo del Carlos Tartiere. 

No tardó demasiado el nuevo técnico del Racing en ponerse el traje de entrenador tras quedársele pequeño el de futbolista. Un año después de colgar las botas, ya se puso al frente del Club Deportivo Covadonga por el que había pasado en sus últimos años como jugador. Allí estuvo dos temporadas y en el 2013 fue reclutado por el Real Oviedo para que se hiciera cargo del filial, con el que hizo un gran trabajo. Todo apuntaba a que Iván Ania podría hacer carrera en un club que sentía como suyo y confiaba en que le terminaran dando el primer equipo. Sin embargo, no sucedieron las cosas como él había planeado y, tras una serie de desavenencias con los responsables de la entidad, en el 2015 decidió marcharse y probar fortuna en otros destinos.

En ese verano del 2015 aceptó el reto del Caudal, que había pasado de pelear por el ascenso a Segunda de la mano de Paco Fernández a descender a Tercera División sólo dos años después. En Mieres hizo un gran trabajo. Fue capaz de crear un gran grupo y a la primera recuperó su sitio en la categoría de bronce. Ese camino lo sufrió el Cayón, que se cruzó con él en el playoff de hace un par de años quedando claro desde un primer momento que no tenía opción alguna de superar la eliminatoria. Iván Ania siguió una temporada más y consiguió la permanencia sin apenas sufrir. Con todo, el verano pasado entendió que había acabado su ciclo en territorio asturiano y aceptó la oferta del Villanovense.

No era un reto sencillo el que se le presentó a Iván Ania en Villanueva de la Serena porque el equipo extremeño venía de haber apostado fuerte y de haber disputado la fase de ascenso, en la que se cruzó con el Racing. Mejorar aquello ya suponía una hazaña difícil de imaginar y más aún con la espantada de jugadores que sufrió aquel equipo, a lo que se sumó una drástica reducción del presupuesto. Tanto es así, que el sexto puesto que ha terminado firmando el bando extremeño en el presente curso se considera todo un éxito. De hecho, para la directiva del club verde era una prioridad poder contar con Iván Ania. Con todo, en todo momento han sido conscientes de la dificultad de la empresa. Y sus peores pronósticos se han confirmado. Iván Ania se viene para el Racing.

Cambio de perfil. El club cántabro pasa de haber apostado por entrenadores clásicos de la categoría, técnicos experimentados que no fueron jugadores de élite y que se han tenido que hacer un nombre tras una dilatada trayectoria en los banquillos, como han sido Ángel Viadero y Carlos Pouso, por un entrenador joven y con muchos partidos en Primera como futbolista. Esto último no quiere decir que nadie le haya regalado nada porque no ha aparecido directamente en el fútbol profesional y ni siquiera en Segunda B, sino que ha tenido que lidiar ya en pisos inferiores. Afrontará su gran reto con 41 años y a buen seguro que se lo tomará como una gran posibilidad de seguir creciendo de la mano del propio equipo cántabro. Quien ha tratado con él habla de un entrenador ambicioso que, como se ve, tampoco se quiere saltar pasos.

Deja el Villanovense tras haber terminado sexto en el grupo cuarto de Segunda B con sólo 29 goles a favor en 38 partidos. Es más, a pesar de su buena clasificación, ha encajado más goles (33) de los que ha anotado. Esto habla de lo bien que ha sabido administrar los pocos que ha marcado y de cómo ha sabido encontrar la manera de burlar la patente falta de efectividad que quienes han sido sus futbolistas tenían en el área rival. Lo cierto es que la solidez defensiva viene siendo un elemento característico de sus equipos, lo que no quiere decir que sean equipos defensivos. De hecho, le gusta tener el balón y llegar con mucha gente.

Otro dato que se suele destacar de Iván Ania es su carácter, algo que ya pudieron comprobar de primera mano algunos aficionados del Racing cuando fueron con su equipo al Hermanos Antuña la temporada pasada, la primera de Ángel Viadero en el banquillo. Comenzaron teniendo algún intercambio de palabras con un utillero y, en un momento dado, incluso se metió por medio el nuevo entrenador del Racing enseñando todo su genio. Con todo, tampoco es el típico técnico que actúe con mano dura. Al contrario. Como jugador que ha sido, es consciente de que generar un buen grupo y un buen ambiente en el vestuario es fundamental. Y lo suele conseguir. Al menos, así lo ha hecho tanto en Mieres como Villanueva de la Serena. Ahora, intentará hacerlo en el Racing. 

Sin tiempo que perder, comenzará a trabajar con Chuti Molina para elegir a los futbolistas que formen su plantilla la temporada pasada. Hay muchos sobre los que hay que tomar decisiones pero todo apunta a que va a haber un cambio total de ciclo. Al igual que las casas se comienzan a construir por los cimientos, los equipos se comienzan por los banquillos y el Racing ya tiene el suyo. Ahora toca todo lo demás.

Comentarios