Miércoles. 20.09.2017 |
El tiempo
Miércoles. 20.09.2017
El tiempo
El Diario de Cantabria

RACING

A Héber le toman la matrícula

Su enorme estado de forma le permite estar constantemente en el área rival generando peligro y a menudo acaba en el suelo.  Empezaron pitándole cuatro penaltis pero la racha ha cambiado.

Héber, a punto de recibir una entrada durante el partido ante el Arenas. / J.R.
Héber, a punto de recibir una entrada durante el partido ante el Arenas. / J.R.
A Héber le toman la matrícula

Entre la pretemporada, los dos primeros partidos ligueros y el único de Copa que ha disputado el Racing esta temporada, a Héber le pitaron cuatro penaltis. Eso los árbitros lo saben. Ellos también hacen su trabajo y, del mismo modo que un equipo analiza las virtudes y defectos de su próximo rival, los colegiados también estudian a quién van a arbitrar. Y últimamente dan la sensación de que al veloz extremo zurdo del Racing le tienen tomada la matrícula. Saltan al campo prevenidos contra él, con miedo a que les engañe, y por eso lo primero que piensan es que el jugador se ha tirado. De hecho, él mismo asegura que suma ya dos partidos en los que le han hecho otros tantos penaltis que no le han pitado. La racha ha cambiado.

El más significativo de todos, y que puede servir para ilustrar bien este relato, sucedió en la última acción del partido ante el Mirandés. Tras irse de dos defensores, Héber se dirigió directamente hacia el área, allí cayó y, lejos de pitar nada el colegiado, le enseñó cartulina amarilla al futbolista del Racing al considerar que había intentado engañarle simulando un penalti. Fue una decisión extraña del colegiado, ya que las imágenes televisivas dejaron en evidencia que, aunque no había sido dentro del área, sí que hubo un contacto entre el defensa y el atacante que desequilibró a este último. Dio la sensación de que el colegiado ya venía prevenido, que quiso ser más listo que el futbolista, y por eso le enseñó incluso una amarilla.

Es Héber un futbolista que lo tiene todo para provocar muchos penaltis. Más aún, cuando disfruta de un estado de forma tan pletórico como el que está disfrutando en este arranque de competición. Cuando está así, es un jugador imparable en Segunda B. Tiene velocidad, descaro y habilidad. Sólo se le puede parar en falta y, cuando entra al área, busca un punto al que ir con decisión sin miedo a retar incluso a tres defensores, ya que el lateral suele recibir ayudas. También él sabe cómo buscar las cosquillas para que no quede otra opción que acabar haciéndole penalti. Por eso le hacen muchos y por eso le pitan muchos. La mayoría, tienen toda la pinta de haber sido. Y si no lo son, es fácil caer en la trampa.

Un entrenador que le conoce bien es Antonio López Martínez ‘Stili’, que le tuvo a sus órdenes en el Somozas, equipo en el que despuntó Héber. Por eso la pasada temporada, cuando el equipo gallego se marchó de El Sardinero con cero puntos después de un penalti provocado por el extremo zurdo, el técnico dijo en rueda de prensa que tenía la certeza de que ese penalti no había sido porque conocía bien al futbolista en cuestión y había sido «el típico penalti de Héber que no es». Esas cosas también las oyen los árbitros y ayudan a que ya salgan prevenidos. Da la sensación de que para que le piten una pena máxima la falta va a tener que ser muy clara.

Ante este panorama, al jugador sólo le quedan dos alternativas. Puede levantar la voz y cargar contra una teórica persecución arbitral, lo que podría correr claramente en su contra porque podría quedar aún más señalado, o puede hacer lo que está haciendo, que es intentar templar los ánimos y decir que son cosas que pasan. «Unas veces te pitan y otras no», recuerda. Eso sí, él mismo destaca que «van ya dos seguidas que no han pitado penalti cuando sí ha sido». Deja caer el dato para que quede claro que, aunque tampoco quiere hurgar en la herida, no están siendo justos con él. Con todo, apuesta por tirar por la calle del medio y «no darle más vueltas» esperando que «cambie la dinámica».

Su intención es alargar todo lo posible su enorme estado de forma. Al contrario que el pasado año, cuando prácticamente era el único jugador del equipo capaz de desenvolverse con soltura y habilidad en su puesto, este año tiene tras de sí la presión de otro peso pesado en el carril izquierdo como es Álex García. Ambos han compartido ya minutos siendo el gallego quien ha jugado algunos minutos en la derecha manteniendo su buen nivel. El pasado campeonato no terminó de mostrarse a gusto a pierna cambiada pero ahora también ha cambiado eso. 

Lo extraño fue que, a pesar de su buen nivel, Ángel Viadero lo apartara del terreno de juego en el partido del pasado domingo en El Molinón. Viadero explicó después en sala de prensa que había sido porque había llegado a la cita con unas décimas de fiebre. Lo confirmó el mismo jugador en el día de ayer, cuando el equipo volvió al trabajo tras el día de descanso para preparar el próximo partido. Dijo estar aún un tanto acatarrado pero ya recuperado. Y eso es una buena señal porque el Racing no está en un momento en el que pueda prescindir de su jugador más en forma.

Comentarios