Miércoles. 17.01.2018 |
El tiempo
Miércoles. 17.01.2018
El tiempo
El Diario de Cantabria

FÚTBOL

El Racing ya es segundo

La derrota del Sporting B en Tudela permite al conjunto cántabro superarle en la clasificación y seguir la estela del Mirandés, que sigue a cuatro puntos. Los de viadero tienen dos más que el curso pasado a estas alturas.

Antonio Tomás, rematando en la jugada que sirvió para culminar la remontada en Pamplona. / LOF
Antonio Tomás, rematando en la jugada que sirvió para culminar la remontada en Pamplona. / LOF
El Racing ya es segundo

El miércoles se va a cumplir un mes de la visita del Barakaldo a El Sardinero. En el minuto noventa de ese partido, el Racing era el séptimo clasificado del grupo. Parecía estar cayendo en barrena al mismo tiempo que perdía el respeto que mantiene en la categoría de bronce desde que aterrizó en ella. Sin embargo, aquel encuentro lo acabó ganando de manera imposible e incomprensible y mantuvo su lugar entre los cuatro primeros. Esa media hora en la que estuvo por debajo del marcador ante el equipo vizcaíno fue quizá su momento más delicado. Más incluso que la derrota en Amorebieta de una semana más tarde, que ni siquiera tuvo grandes consecuencias clasificatorias. Haber consumado aquella derrota le habría apartado del vagón de cabeza y le habría sumido en un terreno de nadie del que a menudo es difícil escapar. Sin embargo, no cayó. El conjunto cántabro se aferró a la vida del resultado en sus peores momentos, en aquellos en los que no tuvo muy claro qué quería ser, y ahora está teniendo su recompensa. Ayer, durmió por vez primera en mucho tiempo como segundo clasificado. Le ha bastado encontrar una brújula para recuperar su sitio en apenas dos semanas y media de inspiración.

La jornada del pasado fin de semana parecía propicia para recuperar terreno en el caso de que el equipo de Viadero hiciera los deberes ante Osasuna B. De nuevo lo hizo sobre la bocina y con una remontada que, en el fondo, poco tuvo que ver con la del día del Barakaldo porque la de Pamplona fue mucho más merecida e incluso trabajada. Respondió a una tendencia, a un desarrollo de la historia que debía culminar así por puro merecimiento y no a un instante de inspiración y fortuna. A partir de esa victoria del sábado, al conjunto cántabro le tocaba esperar a ver lo que sucedía el domingo. El Sporting B jugaba ante el siempre complicado Tudelano a domicilio mientras que el Mirandés viajaba a Las Gaunas. Alguien podía dejarse algo por el camino y quien lo hizo fue el cuadro asturiano.

El Sporting B, que se estaba mostrando como uno de los equipos más goleadores de toda la categoría, se quedó sin marcar en Tudela. Su rival, en cambio, marcó un gol y eso hizo que los asturianos pincharan por tercera vez esta temporada. Lo han hecho en Miranda, en Barakaldo y ayer en territorio navarro. Eso le permitió al Racing superarle en la clasificación, ya que éste estaba a un punto del bando gijonés. Ahora, es éste quien viaja por detrás y, además, a dos puntos.

Quien no se dejó nada en su visita a Logroño fue el Mirandés, que mantiene su ritmo triunfal y ganó 1-2. Comenzó el partido a lo grande con un primer tanto a los cuatro minutos de partido que lo hizo todo más sencillo. Además, veinte después todavía marcaría el segundo y, aunque los riojanos marcarían y terminarían atosigando a los burgaleses, éstos se fueron con todo el botín. De esta manera, siguen en lo más alto de la clasificación con un colchón de cuatro puntos respecto al Racing. El pulso entre ambos se mantiene e incluso promete emociones fuertes.

Lo que parece claro es que los tres primeros clasificados en la tabla van abriendo hueco. Todo apunta a una similitud con el curso pasado, cuando Racing, Celta B y Cultural marcaron una gran diferencia con el resto, a los que veían muy lejos. Jugaban a otra cosa en otra dimensión. Los resultados de la última jornada también invitan a pensar en eso porque la Real Sociedad B, que era el cuarto clasificado, perdió de manera sorpresiva su partido en su propio campo ante el Gernika mientras que el Burgos, que era el quinto, firmó un empate también en casa ante el Bilbao Athletic. Todo esto ha hecho que se haya abierto una intensa y apretada pugna por el cuarto puesto, que a día de hoy lo ocupa el Burgos pero con un solo punto de ventaja sobre Tudelano y Real Sociedad B y dos sobre el Gernika y tres sobre el Logroñés, que es el cuarto. Hay cinco equipos pugnando por una plaza de playoff en lo que vale un solo partido. 

Lo bueno es que el Racing ve toda esta guerra de lejos porque, a día de hoy, le saca siete puntos al cuarto clasificado y ocho al quinto. Así da gusto. Su pelea está en ir a por el primer puesto y, por ahora, está haciendo bien los deberes. De hecho, hay un dato que confirma que es difícil seguir su actual nivel de puntuación. Ha terminado la décimo quinta jornada con 32 puntos, que son dos más de los que tenía el curso pasado a estas alturas. Y la temporada pasada no fue una temporada cualquiera. Es cierto que, al contrario que en sus dos experiencias anteriores en la categoría, no terminó primero, pero sí batió el récord de puntos en una fase regular de Segunda B. Por lo tanto, el equipo de Viadero puede decir que está siguiendo un ritmo de récord. Lo malo es que el Mirandés también. Incluso de un récord mayor.

Lo que es irrefutable es que el Racing ha salido de su crisis de la mejor manera que se puede hacer, que también es casi la única: con victorias. Viadero llegó a estar cuestionado, caminando sobre el alambre y con la certeza de que si su equipo no ganaba al Burgos quizá se acababa su tiempo, y aquel gol de Óscar lo cambió todo. Desde entonces, todo va rodado y el conjunto cántabro incluso ha demostrado saber desenvolverse bien sin Dani Aquino. La lesión del murciano podría haber generado un cierto estado de desorientación  y más aún después de comenzar perdiendo en Pamplona. Sin embargo, ganó remontando y eso siempre alimenta mucho más. El Racing pasó la prueba.

Ahora el conjunto cántabro comienza una nueva semana con la mente puesta en otro partido en casa que, además, será ante un buen equipo que aspira a colarse entre los cuatro mejores. El conjunto cántabro recibirá al Tudelano el próximo domingo, lo que será una buena prueba de fuego para evaluar y confirmar este gran momento que está atravesando. Lo hará recuperando algunos efectivos importantes como Álex García y Quique Rivero. Ambos confían en poder estar ya a disposición de Viadero para iniciar una fase complicada del calendario que comenzará con el partido ante los navarros, continuará con una visita a Las Gaunas y con un nuevo partido en El Sardinero ante la Real Sociedad B. Los tres están llamando a las puertas del playoff. Mantener ante todos ellos la buena racha significaría, sin duda, abrir todavía más el hueco que se ha abierto con el cuarto y con quienes viven más abajo todavía.

Comentarios