17.11.2018 |
El tiempo
Sábado. 17.11.2018
El tiempo
El Diario de Cantabria

RACING DE SANTANDER

El desencuentro

Aquino dice respetar que los aficionados piten al equipo y pide que ellos le respeten a él tras haber decidido no quedarse tras los partidos aagradecer el apoyo. «Nuncahesidoungoleadornato», recuerda respecto a su sequía.

Entrenamiento del Racing de santander. / N. CUBERO
Entrenamiento del Racing de santander. / N. CUBERO

Desde su llegada al Racing, Aquino siempre ha sido el ojito derecho de la afición. Ambos conectaron en seguida. Al jugador, de ascendencia argentina, le gustó la identificación de la hinchada verdiblanca con su equipo y las formas de ‘La Gradona’. A la grada, le agradaba ver cómo el jugador franquicia de su equipo no sólo era muy bueno, marcaba diferencias y celebraba muchos goles, sino que también era el primero en presionar y en correr más kilómetros que nadie. Aquello olía a compromiso y eso siempre gusta. Se produjo una comunión importante que, en estos momentos, parece rota. El delantero ya no se junta con sus compañeros tras el partido para agradecer al respetable su apoyo. Se va al vestuario él solo como en su día también hacía César Caneda, aunque por motivos bien diferentes. Prácticamente opuestos.

Sucedió tras el partido ante el Gernika y se repitió el domingo pasado en Miranda, donde ya quedó patente que se trataba de una decisión consciente y de que no respondía a que el jugador tuviera una cita tras el encuentro y qui- siera ducharse el primero. «No es por ningún motivo. Simplemente, me da pena por la gente que siempre está ahí y que no muestra nin- guna queja», afirma, de partida, el máximo goleador racinguista de la última temporada y media. Éste está, al parecer, dolido por los silbidos con los que la afición despidió a su equipo en Getxo o con los que le propinó durante el segundo tiempo del último partido disputado hasta la fecha en El Sardinero. No le gustan. No le parecen correctos y ni mucho menos lógicos. Y por eso él responde pagando con la misma moneda: «Al igual que ellos tienen su derecho de pitar o de aplaudir, yo también tengo el mío de ir o no ir a aplaudirles a ellos».

Aquino siempre ha sido de exteriorizar sus sentimientos y sensaciones. Nunca se ha cansado de halagar el comportamiento de los aficionados racinguistas, sobre todo el curso pasado, y ha excusado que en el presente campeonato no estu- vieran tan activos o presentes por la decepción que supuso morir en la orilla el curso pasado y por es- tar sufriendo la cuarta temporada en Segunda B en los últimos cin- co años. Sin embargo, cuando han venido mal dadas, también lo ha mostrado gráficamente mostran- do incluso cortes de mangas. Así es él para bien o para mal. Va con todo el lote completo. «A mí no me gustan las medias tintas y siempre soy muy expresivo en lo que hago», recuerda. Simplemente, insiste en que él respeta la opinión de los que pagan su entrada o su abono y pide que respeten ahora la suya.

Aquino no tiene ninguna duda de que lo ideal es caminar «todos jun- tos» porque, de hecho, parece una condición indispensable para que las cosas puedan salir bien. Sin em- bargo, entiende que no es cosa suya. «Es cuestión de ellos porque yo es- toy a muerte con la gente que está con nosotros», asegura el delantero verdiblanco. Éste sólo espera que «se calmen las cosas» y que des- de la afición no sólo se tienda la mano «cuando las cosas van bien», sino también cuando se tienen difí- ciles. Incluso cuando el equipo jue- ga mal. Quiere un apoyo constan- te o, cuanto menos, que no se pite. Aunque reine el silencio. Muchos opinarían que esto último es al final lo peor porque da síntomas de un club muerto, pero Aquino no opina así. Eso ha quedado claro.

GANAS DE LO BUENO. Lo cierto es que ha habido una diferencia entre el curso pasado y el actual, ya que entonces había una mayor paciencia y no se ponía en primer plano el espíritu más crítico. Este año es cierto que parece que sí ha habido un grupo que ha tenido la escopeta cargada desde el primer día. Aún así, Aquino tiene la esperanza de que las cosas comiencen a mejorar a partir de ahora porque sabe que «la gente tiene ganas de que llegue ese tramo final donde se juegan de verdad las cosas». En ese. sentido, entiende que los dos próximos partidos que se van a disputar en El Sardinero de manera consecutiva pueden ser importantes «para generar esa energía» que había el curso pasado y que ahora echa de menos. «Muchos necesitan quitar- se esta tensión y esa rabia acumulada después de tantos años esperando devolver al equipo al fútbol profesional», resalta. Y para conseguirlo, cree importante lograr «estabilidad» sabiendo que conseguir el objetivo es «importante para la ciudad, la afición y para los propios jugadores».

Lo que ya está claro es que la atmósfera de estos días es opuesta a la que se vivía hace quince días, cuando parecía que se iba a acabar la temporada para el Racing. «Es una cuestión de dinámicas», recuerda Aquino. Éste destaca que el ambiente general después de la derrota de Getxo y antes del partido ante el Gernika era la de que ellos mismos parecían «los peores mientras que ahora el equipo está a un partido de volver a estar metido en esa pelea por terminar líder en la que tanto quiere estar».

En ese sentido, el encuentro del domingo ante quien ocupa el primer puesto clasificatorio tiene aspecto de ser clave. Una derrota podría alejar al Racing a ocho puntos del Sporting B pero ni siquiera así considera el murciano que pudiera ser definitivo. Para explicarse, recuerda que también el curso pasado llegaron a estar incluso a nueve puntos de la Cultural y que luego alcanzaron ese primer puesto que echaron a la basura en Guijuelo. «Esto es larguísimo y, además, ahora vamos a ver como cada vez es más difícil ganar porque en la segunda vuelta todos los equipos se juegan distintas cosas», resalta el ariete verdiblanco. Así, no le da al envite del domingo una trascendencia especial aunque sí admite que es «diferente» porque también podría permitir al Racing enlazar una tercera victoria consecutiva. Y todos saben que «el fútbol se mueve muchas veces por rachas y estos momentos hay que aprovecharlos».

Personalmente, Dani Aquino asegura sentirse «muy bien» y «muy a gusto». Entiende que el parón navideño le vino «muy bien a nivel físico porque el año pasado se llegaron a acumular muchos partidos». «Uno está contento al ver al equipo feliz y con ganas», insiste. Todo ello, a pesar de que suma ya cinco jornadas sin marcar, algo que asegura que no le preocupa demasiado: «Ojalá marque muchos, pero yo nunca he sido un goleador nato». Admite que le gusta marcar «y estar cerca del gol», pero también que se siente bien cuando ayuda a meterlos. «Me alegra y a veces, incluso, como habéis visto, me pongo a celebrarlos yo solo», recalca.

CompetenCia buena. Lo bueno es que la sequía goleadora de Aquino ha coincidido con el momento de inspiración de César, que suma tres tantos en tres partidos. Además, han llegado refuerzos para la delantera. El murciano lo ve bien porque generará «más competencia». «Son gente experimentada porque no es casualidad que pagaran un gran dinero por Franco o que Borja haya estado tantos años en Segunda», explica. Tiene la certeza de que han llegado «con ganas de sumar en un equipo histórico y por pelear por estar en el once y conseguir el objetivo».

Viadero tiene ahora mucho don- de elegir para formar su delantera y Aquino ya se adelanta dejando claro que no se cree «imprescindible» y que «si le toca jugar a otro compañero, habrá que animarlo a muerte». «Yo trabajo todos los días para intentar ser mejor, estar mejor y ayudar en todo lo que se pueda», explica. Porque es necesario que todos den su mejor nivel para ser capaces de derrotar el domingo a un Sporting B que está superando todas sus expectativas. El mismo delantero murciano asegura que «nadie» se imaginaba que el conjunto asturiano fuera a rendir a semejante nivel. Sin embargo, también subraya que, además de los «teóricos favoritos, también hay siempre sorpresas». Y esta vez le ha tocado al filial asturiano: «Está haciendo las cosas bien y tiene a gente muy dinámica que ha participado en ocasiones con el primer equipo, pero ahora viene una fase en la que todo se complica, todo se vuelve más complejo y ganará y estará arriba quien esté mejor física y anímicamente».

Comentarios