Domingo. 17.12.2017 |
El tiempo
Domingo. 17.12.2017
El tiempo
El Diario de Cantabria

RACING

El CD y la SD, mejor que la UD

La sopa de siglas que sufren en Logroño recuerda al Racing la situación que libró al evitar la liquidación del club. El equipo verdiblanco aún no ha ganado a la Unión Deportiva en las Gaunas.

Entrenamiento bajo la lluvia, el frío y el granizo. / J. R.
Entrenamiento bajo la lluvia, el frío y el granizo. / J. R.
El CD y la SD, mejor que la UD

Frente Judaico Popular, Frente Popular de Judea, Frente del Pueblo Judaico, Frente Popular del Pueblo Judaico, Unión Popular de Judea... En La vida de Brian quedó bien expuesta una situación tan absurda como real. Pretendían reírse o plasmar la división de los partidos revolucionarios o de izquierdas que, siendo más o menos lo mismo, estaban (o están) difuminados en múltiples formaciones que les mantenían divididos haciendo imposible su avance. Hoy bien podría ser un gag que se podría aplicar al fútbol moderno. Ahí también se ha generado una peligrosa sopa de siglas que, sobre todo, aparecen después de la liquidación de un club histórico. Es algo que, por ejemplo, ha sucedido en Salamanca y sucedió también en Logroño, donde jugará el Racing el domingo. 

La división en la capital riojana no está tan expuesta hoy en día porque los dos clubes que surgieron tras la desaparición del Logroñés original compiten ahora en categorías diferentes. Sin embargo, no hace tanto que la UD y la SD compartieron cartel de manera continuada en la Segunda División B. Este último, pilotado la última vez que visitó Santander, por el mítico e histórico ‘Tato’ Abadía, descendió en 2014 y todavía está esperando para volver a la categoría de bronce cuanto antes. Por lo menos, antes de que logre dar el salto definitivo la UD y la separación entre ambos ya sea insalvable.

De lo que más se ha hablado en los últimos días es de la situación que se vive en Salamanca después de que los dos clubes surgidos tras la desaparición de la Unión Deportiva se midieran el pasado domingo en el Helmántico. Se cortó la tensión entre ambas aficiones tanto los días previos como el mismo día del partido. Seguidores que durante toda una vida habían compartido grada, ahora eran enemigos acérrimos. Unos apoyaban al Salmantino, creado de la mano de un empresario de posibles que quiere ir por la vía rápida, y otros al Unionistas, surgido a partir del trabajo de un grupo de aficionados de base que ha ido haciendo las cosas bien desde Regional hasta plantarse ahora a las puertas de Tercera. Ambos reivindican la herencia del club original, pero en verdad nadie la tiene.

El proceso fue similar en el Logroñés. Tras la desaparición del Club Deportivo, uno grupo de socios del equipo de toda la vida fundó la Sociedad Deportiva Logroñés comenzando desde abajo. Mientras, otro conocido empresario local fundó la Unión Deportiva Logroñés comprando su plaza al Varea, que acababa de subir a la categoría de bronce. De este modo, se trata de un club con apenas siete años de historia y que ha estado siempre en Segunda B. No conoce lo que hay ni por arriba, ni por abajo. Los más cortoplacistas se quedaron con la UD mientras que los más románticos se hicieron aficionados de la SD. Y durante tres temporadas compartieron competición dando lugar a derbis con mucha carga de tensión.

El domingo el Racing visitará a la Unión Deportiva. Jugar en Logroño le puede servir para valorar lo que consiguió cuando él mismo consiguió salvarse de una liquidación que por momentos pareció imposible de librar. El nudo accionarial que se llegó a formar parecía imposible de desenredar y, de hecho, no fueron pocos los que ya comenzaron a hablar de refundación. Eso habría servido para generar una nueva entidad libre del peso del pasado y con sus arcas saneadas, pero habría abierto la posibilidad de que se generara una situación como la que se está viviendo en Salamanca y Logroño. No son ciudades con potencial o tamaño para tener dos grandes proyectos futbolísticos y por eso el primer paso de ambos es conseguir la hegemonía. Y ahí se abre una guerra ciertamente desagradable.

El Racing se libró de esa pesadilla. Paseó al borde del abismo pero sigue siendo el de siempre y los aficionados siguen subidos en el mismo barco. Ha pasado de los cien años y se va a medir en Las Gaunas el próximo fin de semana a un club que ni siquiera tiene dos dígitos de historia. Eso sí, el Racing todavía no ha ganado en Logroño a la UD. Le ha rendido visita en dos ocasiones y en ambas ha empatado a uno, por lo que mantiene una asignatura pendiente. A quien sí ganó cuando en el curso 2013-14 tuvo que viajar dos veces a la capital riojana fue a la SD Logroñés, a quien ganó 0-2.

Esto quiere decir que, de los tres Logroñés con los que se ha medido el Racing, el que peor se le ha dado es la UD, que es a quien se mide el domingo. Y es que, al conjunto cántabro no se le dio mal medirse al club histórico de la capital riojana, al Club Deportivo que vivió su etapa dorada en la primera mitad de los noventa. Tres veces visitó el viejo Las Gaunas el equipo verdiblanco en Primera División y no se le dio mal, ya que en el 93-94 y en el 94-95 ganó 0-1 mientras que en el 96-97, en su último enfrentamiento, empató a uno.

Antes de esos tres encontronazos en Primera División, Racing y Logroñés ya habían coincidido en otras seis temporadas, aunque en Segunda División. La primera de ellas fue en el curso 42-43 y la última en la 72-73. Esto quiere decir que, a partir de ahí, tuvieron que pasar veinte años para que el conjunto cántabro volviera a Las Ganas, ya en la máxima categoría y con los Iturrino, Herrero, Romero, Poyatos, Abadia, José Ignacio o Salenko vestidos de rojiblanco. Eran otros tiempos. Lo cierto es que los racinguistas venían también de una época complicada pero se levantaron a tiempo.

En esa mencionada etapa en Segunda División, El Racing ganó 0-3 en la 72-73; 0-1 en la 66-67 y 1-2 en la 56-57 y perdió 2-1 en la 71-72; 4-1 en la 70-71; 2-0 en la 55-56 y en la 51-52 y 1-0 en la 42-43. En total, en sus visitas a Logroño, el conjunto cántabro sumó cinco victorias, otras tantas derrotas y un empate contra el Club Deportivo; una victoria contra la Sociedad Deportiva y dos empates contra la Unión Deportiva. A ésta todavía no le ha ganado a domicilio a pesar de que siempre ha contado con un enorme apoyo de su propia afición. Sí le ha ganado en El Sardinero (1-0 en la 13-14) pero tiene la asignatura pendiente en la capital riojana. De toda la sopa de siglas que ha tenido que soportar el aficionado, la que peor se le está dando por ahora es la que se le va a presentar delante el domingo.

Comentarios