11.12.2018 |
El tiempo
Martes. 11.12.2018
El tiempo
El Diario de Cantabria

RACING

Cejudo: «Hay que ir a por ellos»

Cejudo, que vuelve mañana al que fue su campo durante tantos años, asegura que el Racing ha de saltar al Benito Villamarín «sin ningún miedo y sin ningún complejo»

Álvaro Cejudo, sobre el césped del campo número uno de las instalaciones Nando Yosu. / J.R.
Álvaro Cejudo, sobre el césped del campo número uno de las instalaciones Nando Yosu. / J.R.
Cejudo: «Hay que ir a por ellos»

Cuando Álvaro Cejudo decidió en su día que ya era hora de dejar el Betis, hacer las maletas e ir en busca de nuevas aventuras en el extranjero, nunca pensó que volvería a jugar en el Benito Villamarín. Pero lo va a hacer mañana. No ha tardado demasiado en volver gracias al buen hacer de su equipo en Copa del Rey y a la fortuna del sorteo. Cuando éste se produjo, la mayoría querían al Real Madrid, al Barcelona o incluso al Atlético de Madrid. El Betis no era de los más deseados pero a él, sin embargo, le pareció un buen plan volver a la que fue su casa durante tanto tiempo. «Fui el que más contento estaba dentro del vestuario», asegura. Entonces, todavía quedaba lejos la visita a la capital andaluza. Ahora ya sólo quedan un puñado de horas.

Lo mejor de todo es que el Racing va a acudir a la cita bien metido en la eliminatoria. El partido de Los Campos de Sport no dejó nada decidido. Sí lo tiene complicado el conjunto cántabro pero la ventaja bética es mínima y, además, la sensación que dejó el conjunto cántabro aquel día no pudo ser mejor. No se mereció perder pero lo hizo porque en esta competición del KO ya no ejerce de equipo grande, sino de equipo pequeño. Y cuando uno desempeña ese papel las recompensas suelen estar más caras.

El equipo verdiblanco no va a ir al Benito Villamarín a hacerse fotos y a saludar a las madres aprovechando que está la televisión en directo, sino que va a salir a ganar. Cejudo, que ya es un hombre curtido en estas lides, asegura que en el seno del vestuario están seguros «al cien por cien» de que van a tener su oportunidad de dar la campanada. Y sólo quedará aprovecharla. «Aquí hicimos un buen partido y de igual manera lo podemos repetir allí», afirma el jugador andaluz. Lo que hace falta cambiar es el resultado y el secreto estará en «ponerse por delante y hacerles un partido difícil». A partir de ahí, quizá se podría abrir una puerta a atravesar con descaro.

Para conseguir meter en problemas al Betis, Cejudo considera indispensable «empezar bien lo primeros minutos». Sobre todo, para ganar confianza y tener la certeza de que no es tan fiero el lobo como parece. Así, es importante que los jugadores verdiblancos tengan la certeza de «estar bien» para que en cada uno de ellos se asiente la seguridad de que en verdad es posible hacer algo grande. Será importante «tener alguna llegada peligrosa y conseguir que ellos no estén cómodos desde un principio en el encuentro». En verdad, se trata de utilizar la misma receta que usan contra el conjunto cántabro cada fin de semana. 

Obviamente, las esperanzas de éxito pasan, en buena medida, por «no encajar» para no hacer más complicado el objetivo a alcanzar. Recibir un gol ya exigiría marcar tres y eso ya es otra historia. Con todo, advierte el atacante andaluz de que, «más que aguantar el cero a cero», van a ir «a por el partido». «No nos tenemos que conformar con que pasen los minutos y siga el cero a cero para apretar cuando ya quede poco, sino que hay que hacer un buen papel e ir a por ellos desde el principio», añade.

La Copa se ha convertido en una ilusión para el Racing mientras que para el Betis es una obligación, ya que se vería mermado en su moral si es eliminado por un Segunda B. Con todo, Cejudo afirma que en el equipo tienen muy claro que es «la liga» la que les va a dar lo que el club ha salido a buscar esta temporada. Eso no quita para que mañana puedan salir al Benito Villamarín «a disfrutar sin ningún tipo de presión y con mucho que ganar», algo que no podrá decir el rival, cuya situación es la contraria. «Nosotros tenemos poco que perder porque lo normal es que pase el Betis, por lo que hay que ir a jugar allí sin ningún miedo ni ningún complejo de ningún tipo, tal y como demostramos en el primer partido de la eliminatoria», recuerda.

Agradecido. Desde el punto de vista personal, admite Cejudo que la experiencia será especial porque, tanto él como su compañero Jordi Figueras, fueron jugadores del Betis y guardan buenos recuerdos de aquella etapa. «Al final, siempre que he estado allí o incluso cuando no he estado, he notado el cariño de la gente, por lo que estoy agradecido». Su familia y buena parte de sus amigos estarán en la grada pero tiene claro que el envite de mañana no sólo será «bonito» para él, sino también para el resto de jugadores porque van a tener la posibilidad de disfrutar de «un ambiente inigualable». En su caso, ante la posibilidad de que pueda marcar un gol, ya avisa de que no lo celebrará por importante que sea porque entiende que los aficionados del Betis «se merecen cierto respeto» porque siempre le trataron «muy bien y lo siguen haciendo». Por lo tanto, si tiene la fortuna de marcar, ya adelanta que será «un momento bonito pero, a su vez, también un poco agridulce».

El Racing llega al partido después de tres jornadas en las que no han brillado como venían haciendo. Con todo, Cejudo no habla de crisis de juego, sino que recuerda que les ha tocado jugar «en dos campos donde no se puede jugar al fútbol que nos gusta». Eso, en su opinión, hace que «todavía tenga más mérito lo que ha conseguido el equipo, ya que se ha sabido sobreponer a ello». «En Tudela nos empataron casi al final y no nos pudimos traer los tres puntos, pero allí será complicado ganar para cualquiera», resalta. Y es que, tiene claro que no se pueden ganar los 39 encuentros de fase regular, por lo que se queda con «el saber hacer del equipo y la respuesta que ha dado en esos momentos difíciles». Reconoce que no han estado «igual de fluidos» que semanas atrás pero también que «casi todos los equipos han jugado muy replegados y dificultando la creación, pero en los segundos tiempos suele haber más espacios y así hemos podido ganar». La diferencia de tono físico suele resultar decisiva en Segunda B pero mañana habrá delante un rival igual de preparado que él o incluso mejor, por lo que es una baza que no servirá. De hecho, pocas cosas se parecerán a, por ejemplo, el partido de Amorebieta del pasado sábado.

Comentarios