21.06.2018 |
El tiempo
Jueves. 21.06.2018
El tiempo
El Diario de Cantabria

RACING

«Teníamos pendiente acabar un partido sin encajar»

Regalón asegura compenetrarse bien con granero. "El domingo tenemos que hacer mejor fútbol", advierte el cordobés.

Regalón, aplaudiendo a sus aficionados en Gernika. / J. R.
Regalón, aplaudiendo a sus aficionados en Gernika. / J. R.
«Teníamos pendiente acabar un partido sin encajar»

Si algo caracterizó al Racing de la temporada pasada fue su solidez defensiva y su fiabilidad como equipo. Es algo que había quedado en entredicho en el partido de El Molinón. Fue ésta la derrota de las tres consecutivas que llegó a enlazar el equipo verdiblanco que más preocupación trasladó. También fue la tercera, lo que convertía un mal momento en una crisis que había que solucionar de la única manera que se solucionan las crisis en el fútbol. El conjunto cántabro lo hizo ganando en Sarriena, en el mismo lugar donde había entrado al túnel. Aquella derrota copera resultó dramática por consumarse en el último minuto y jugando contra dos menos, pero tenía motivos de sobra para ser considerada un accidente. Aquel equipo estaba cogido con pinzas y mejor impresión dio cuando, cuatro días después, recibió en El Sardinero al Mirandés. Aquel partido no debió perderlo el equipo verdiblanco. Fue otro accidente de los que puede pasar, pero no lo de Gijón. Aquello fue diferente.

El Mirandés se llevó los tres puntos sólo gracias a un penalti que sólo vio el árbitro. Quitando esto, apenas generó peligro. El Racing se comportó como un equipo solvente atrás. Esa es la garantía que tenía el curso pasado, cuando recibió una veintena de goles en 38 partidos, y la que pretende tener este año. Por eso los tres goles que recibió en El Molinón escocieron. La retaguardia transmitió una debilidad y endeblez que invitaban a irse corriendo y eso era lo primero que había que corregir en Sarriena. Había que volver a la senda de la portería a cero y el conjunto cántabro lo consiguió. No lo hacía desde la primera jornada liguera en Santander contra el Arenas.

El entrenador verdiblanco tuvo que reestructurar su defensa una vez que conoció que Gonzalo no podría participar del partido ante el Leioa. Y tampoco lo va a poder hacer el domingo ante el Peña Sport. Eso quiere decir que el centro de la retaguardia va a volver a estar formado por Paco Regalón y Borja Granero. Va a haber continuidad en esta pareja de defensores que completó un buen trabajo defensivo en Sarriena. El primero de ellos, que parece claro que se ha hecho con el papel de líder de la zaga desde el mismo día de su llegada, asegura que «habla mucho» en el campo ya sea con Gonzalo o con el capitán del equipo. Con éste se estrenó el pasado domingo y considera que se adaptaron «bien» y completaron «un buen partido». La mejor forma de evaluar esto último para un defensa suele ser la cantidad de goles que reciben en su portería. Y el Leioa no marcó ninguno. Portería a cero. Era un objetivo claro a conseguir en Sarreina y, de hecho, fue ese logro lo que les aportó los tres puntos, ya que el Racing marcó un solo gol. «No encajar goles era algo que teníamos pendiente y algo que llevábamos tiempo hablando y lo conseguimos pero no sólo por el trabajo de la defensa, sino por el de todo el equipo, que trabajó muy bien», especifica el experimentado central cordobés.

«Es cierto que estuvimos bien defensivamente, pero no sólo en ese aspecto del juego, ya que en ataque también el equipo generó bastantes ocasiones por mucho que sólo marcara una», destaca Regalón. Éste recuerda que lo más importante es siempre sumar y acumular llegadas porque, con la calidad que atesora el conjunto cántabro de medio campo hacia delante, raro será que no acaben entrando los goles. 

En la caseta racinguista están con ganas de ofrecer goles a la afición el próximo domingo. A priori, la visita del Peña Sport, que suma cero puntos y viene de encajar una sonora goleada, se antoja una buena oportunidad de hacerlo y así lo admite el central andaluz. 

Éste recuerda que la intención de del equipo verdiblanco es «siempre que los partidos salgan bien y ganar» pero tampoco esconde que sí están con ganas de agradar a una afición que se puso nerviosa tras ver a los suyos enlazar derrotas. «A ver si jugamos bien y marcamos varios goles, que nos vendrá muy bien y será mucho mejor para coger confianza».

Esto no quiere decir que en la caseta se dé la victoria por descontada y sólo falte conocer el número de goles que marcará el conjunto cántabro. Recuerda el defensor cordobés que, por mucho que el Peña Sport sea el último clasificado, no se pueden «confiar porque cualquier equipo te puede complicar las cosas». «Estamos trabajando toda la semana para llegar lo mejor posible e impedir que se escapen puntos».

Una incógnita abierta está localizada en el estilo que mostrará el Racing el domingo en El Sardinero después de haber apostado en Leioa por un juego directo y en largo sin contemplaciones. Regalón explica que apostaron por esa vía al tener la certeza de que «no se podía jugar en corto porque el campo estaba un poco regular, por lo que hubo que hacer diagonales para ver si salían». Entiende que el terreno de juego «no ayudaba mucho» aunque, por encima de todo, da valor a la victoria, que era lo fundamental en Sarriena para cortar la mala racha acumulada.

El domingo será otra historia. Regalón es un futbolista que terminó el curso pasado a las órdenes de Rubén de la Berrera en la Cultural y que, cada vez que le han cuestionado al respecto, ha dicho que se mostraba a gusto iniciando el juego en corto desde atrás. Disfrutaba más. Por eso es de los que entiende que el equipo verdiblanco cambiará de tercio en El Sardinero porque el campo ya no será excusa. «Jugamos en nuestra casa, el césped estará bien y tenemos que hacer mejor fútbol por mucho que el gran objetivo sea ganar», sentencia. Porque, por mucho que haya quien lo haya querido convertir en contradictorio, jugar bien y bonito no está reñido con las victorias.

Comentarios