Domingo. 19.11.2017 |
El tiempo
Domingo. 19.11.2017
El tiempo
El Diario de Cantabria

RACING

«En otro sitio estarían tirando cohetes», dice Aquino

«Nos deberíamos proteger entre todos un poco», afirma el delantero, que apuesta a que el Racing termina campeón de invierno.

Aquino se lamenta de un error durante el partido del pasado domingo ante el Barakaldo. / J.R.
Aquino se lamenta de un error durante el partido del pasado domingo ante el Barakaldo. / J.R.
«En otro sitio estarían tirando cohetes», dice Aquino

Dani Aquino considera que, entre «la gente» y los medios de comunicación, se esté generando un ambiente que hace que el Racing no esté cómodo o que no dé el «paso hacia delante» que quizá se espera de él. De hecho, asegura que incluso se está mandando un mensaje al exterior que no se corresponde con la realidad, ya que tiene claro que las cosas no van tan mal como se está pintando o como parece. «En otro sitio, siendo segundos a cuatro puntos del líder con tantas jornadas por delante, estarían tirando cohetes», asegura. Pero no es el caso. El ambiente está raro. Y es difícil explicar por qué.

El partido del pasado domingo puede significar un antes y un después en ese sentido. En eso confían, al menos, en el vestuario, ya que el delantero murciano entiende que recuperaron buenas «sensaciones». No se atreve hablar del juego en sí porque entiende que eso es «relativo». «El equipo tuvo sensaciones buenas durante todo el partido porque se sintió arropado por el compañero de al lado y se olvidó del exterior», subrayó el máximo goleador racinguista.

Las palabras de Aquino, según afirma a continuación, no son para «achacar nada» a los medios de comunicación o al entorno. Al contrario, le parece bien que aprieten. De hecho, comprende el estado de ánimo de la afición porque tiene claro que la gente «está deseosa de que llegue el momento bueno, el de la verdad, otra vez». Y es que, recuerda que la campaña actual es la tercera consecutiva en Segunda B, una situación y una categoría que define sin pelos en la lengua: «Es una mierda».

Sabe que el aficionado está «deseando llegar al tramo final» pero, mientras esto llega, por su parte queda estar «lo más tranquilo posible, sumar muchos puntos y quedar líder». Y es que, Aquino tiene la certeza de que el Racing «es el mejor equipo de la categoría para quedar líder, sobre todo en este grupo, y pelear por el ascenso, que es lo que todos queremos y lo que tanto dolió no conseguir el año pasado». «La gente quiere lo que nosotros queremos y tenemos que crear ese aura que necesitamos porque a veces me llaman desde fuera y me dicen que si estamos jodidos porque la gente pita y la prensa nos da caña», advierte. Lo ve todo exagerado y por eso hace un llamamiento a generar «una energía positiva» sin renunciar a recibir «caña» pero siempre para que les haga «mejorar» sobre el terreno de juego. Todo ello, sin cruzar una línea porque, en el fondo, todos están en el mismo barco: «Nos deberíamos proteger entre todos un poco. Sobre todo, de cara al exterior porque el equipo quiere hacerlo bien y quiere lo mejor para el Racing». Tras decir esto y afirmar que tiene una confianza absoluta en el proyecto, lanza un órdago: «Apuesto una cena a que en Navidad acabamos campeones de invierno».

En ese sentido, confía en que lo sucedido en El Sardinero el pasado fin de semana pueda ser un «punto de inflexión» que acelere el trayecto hacia la cabeza de ese grupo segundo. En concreto, cree que ya lo fue el partido de Vitoria, cuando todos se dieron cuenta de que había que cambiar las cosas y prepararon la semana siguiente «diferente». «Desde dentro se vio que las sensaciones durante la semana eran distintas y muy buenas. Mejorar es, por supuesto, muy bueno pero siempre hay que hacerlo teniendo buenas sensaciones», subraya.

 

personalidad. Él mismo se ve evolucionar porque, más allá del gol que marcó, asegura Aquino que el del domingo ante el Barakaldo fue el partido en el que «más cómodo» se encontró. «Estuve muy fallón, pero muy cómodo porque desde el calentamiento ya se veía que las sensaciones eran buenísimas», explica. Durante esta semana, ha vuelto a ver el partido completo y se reafirma en esa «buena sensación» que le dio el equipo. Reconoce que «en cierto momento» le faltó «físico para hacer ese fútbol que tanto nos gusta», pero destaca que fueron capaces de generar «muchísimas ocasiones de gol» y que, incluso, mostraron una «personalidad arrolladora cuando la gente pitaba por jugar cien veces con Iván (Crespo) y seguir haciéndolo si hacía falta».

Es cierto que el conjunto cántabro se desorientó un poco en el segundo tiempo y, sobre todo, después de que el Barakaldo diera la vuelta al gol inicial de Óscar. Aún así, el murciano recuerda que era el momento de «arriesgar». Valora, aún así, que tras ese 1-2 jugaran, sobre todo, en el campo del rival aunque sin la velocidad adecuada. «Son momentos y, al final, el fútbol es crear sensaciones y el otro día las creamos», insiste. Y en eso percibe la culpa en todo lo que arrastra ya la temporada, ya que «los antecedentes no son buenos para que la gente lo vea con buenos ojos».

El problema es que, a la hora de buscar continuidad a esa colección de buenas sensaciones de las que presume Aquino, el Racing se ha quedado sin efectivos en defensa. Ya el domingo jugaron mermados los dos centrales. Aquino sólo tiene una forma de explicar lo que hicieron: «Con dos cojones». «Están jugando con dolor y sabiendo que no están al cien por cien y lo están haciendo muy bien», resalta. En su opinión, «es digno de admirar» y valora especialmente tener «dentro de la caseta a ese tipo de jugadores con ganas de aportar en el estado físico que estén». «Tenemos mucho que aprender de ellos y, sobre todo, les tenemos que dar las gracias porque eso es ser buen compañero», subraya el máximo goleador verdiblanco.

Comentarios