19.11.2018 |
El tiempo
Lunes. 19.11.2018
El tiempo
El Diario de Cantabria

RACING DE SANTANDER

«El Racing es otro nivel que yo no había tenido nunca»

Iñaki Olaortuga viene de jugar en equipos como el Portugalete y el Barakaldo con un paso intermedio por el Zaragoza, pero en su filial.

 

Zárraga en su presentación en los Campos de Sport del Sardinero.
Zárraga en su presentación en los Campos de Sport del Sardinero.
«El Racing es otro nivel que yo no había tenido nunca»

Y, claro, no es lo mismo. Intuía la dimensión que tenía el Racing porque no le coge lejos, pero, después de toda una semana ya de trabajo en las instalaciones Nando Yosu, reconoce que «todo» con lo que se encuentra diariamente le llama la atención. «Todo lo que es el club, el hecho de que venga siempre gente a ver los entrenamientos, la prensa, todo... Es otro nivel que yo no había tenido nunca», confiesa el joven central verdiblanco.

Éste incluso está con «muchas ganas» de estrenarse ya en Los Campos de Sport, donde ha jugado como visitante pero nunca como local siendo uno de esos futbolistas a los que empuja la grada. No tendrá que esperar demasiado porque el próximo miércoles ya tendrá la oportunidad de hacerlo, además, contra el Alavés, «un rival potente», como define Olaortua. Éste sabe bien que, aunque el día a día es importante en toda pretemporada, «donde coges el ritmo de verdad es en los partidos y en los amistosos». «Es cuando conoces al compañero de al lado», añade. Y está con ganas ya de vestir la nueva equipación racinguista para hacerlo, además, en el coliseo verdiblanco, que no se volverá a abrir hasta el 26 de agosto en el caso de que toque jugar el primer partido en casa o ya en el mes de septiembre si sucede al contrario.

Y es que, como recuerda el central vasco, están sumidos en una «pretemporada más larga de lo normal», lo que también está ayudando a hacerla más «llevadera». «No hay tantas dobles sesiones», recuerda Olaortua, y, además, éstas son más bien cortas sin llegar apenas a la hora y media de trabajo continuado: «Estamos quince o veinte minutos en el gimnasio y luego ya bajamos abajo (al campo) para estar todo el tiempo con el balón». Al final, repartir la carga de trabajo en más días ayuda también a que haya «menos molestias» físicas, que son un peligro patente durante los meses estivales.

Es el esférico el gran protagonista del verano racinguista y el defensa cree que es positivo porque, «al final, a esto se juega con balón y el míster quiere, además, que seamos dominadores del juego y tengamos el balón porque correr media hora sin él no sirve para nada». A buen seguro que le tocará ejercer de central capacitado de sacar la pelota desde atrás, algo que él mismo confiesa que lleva «muchos años sin hacer». Sin embargo, tiene claro que es «algo que se entrena» y que irá cogiendo «poco a poco».

Lo que parece que ha sido bien recibido en el vestuario racinguista es caer en el grupo segundo. Sobre todo, teniendo en cuenta los «viajes largos» que se van a ahorrar los futbolistas y también los aficionados. «No hay que hacer noches fuera y, al final, es más cómodo para todos», precisa. Eso sí, también tiene claro que es un grupo «más difícil» de lo que puede ser el uno porque es «muy duro». Reconoce que «hay menos gallitos» pero recuerda que «cualquiera te puede ganar en Segunda B, incluso el que acaba de subir porque, si no peleas todos los partidos, el presupuesto da igual».

Comentarios