Miércoles. 16.08.2017 |
El tiempo
Miércoles. 16.08.2017
El tiempo
El Diario de Cantabria

SUCESOS

Un preso se encarama en el tejado de la cárcel de La Modelo de Barcelona

Logró burlar la vigilancia de la institución, que en pocos meses cerrará sus puertas, y se encaramó al tejado durante más de 9 horas para protestar sobre la situación de injusticia por la que está pasando.

El preso subido al tejado en la cárcel Modelo de Barcelona. / Quique García
El preso subido al tejado en la cárcel Modelo de Barcelona. / Quique García
Un preso se encarama en el tejado de la cárcel de La Modelo de Barcelona

Un preso se subió ayer por la mañana al tejado de la prisión La Modelo, en un intento de fuga. Los Mossos montaron un dispositivo alrededor para intentar evitar que escape, y retenerle. Se trata de un hombre que acumula 20 años de prisión por varias condenas por robos con fuerza y violencia, que había sido trasladado a La Modelo desde la prisión de Ponent, en Lleida, para declarar en un juicio pendiente.

La policía llevaba desde las once de la mañana de ayer frente al edificio de la cárcel barcelonesa, donde el preso seguía encaramado. Aseguran que no tenía voluntad de escapar, sino que se trata de una protesta por sus condiciones y repite que no es el responsable de los delitos por los que ha sido condenado. El joven de 21 años, dominicano con una hija y con su pareja embarazada, ha trepado sobre las nueve de la mañana por un desagüe del patio de la cárcel de la prisión, que le ha llevado al tejado. «¡Mateo! ¡Baja!», se podía oír gritar a alguno de los trabajadores desde el interior de la prisión. En la negociación -a pesar de que no pide nada en concreto- participa también el director de la vetusta cárcel, Josep Font. El interno estaba en la tercera galería, de internos reincidentes. Asegura sentirse «maltratado judicialmente». El de ayer será posiblemente uno de los últimos intentos de fuga de la barcelonesa cárcel Modelo. El departamento de Justicia anunció que en junio cierra definitivamente las instalaciones. 

El viernes pasado, otros dos presos intentaron escapar haciendo un agujero en el techo de su celda para acceder al tejado. En ese caso, se logró frustrar la fuga hasta la azotea porque chocaron con unas planchas de acero e hicieron ruido. La decisión del cierre de la mítica cárcel ha provocado protestas entre los sindicatos de funcionarios, que han tachado de precipitada la clausura. 

E incluso un grupo de trabajadores se encerró el pasado 16 de febrero para reclamar más datos sobre sus traslados. Las fuentes de la penitenciaría subrayan que, sin embargo, si hubiesen conseguido atravesar la plancha de hierro y llegar al tejado, sólo hubieran podido bajar hasta el patio, dentro del recinto de la prisión.  

Comentarios