16.11.2018 |
El tiempo
Viernes. 16.11.2018
El tiempo
El Diario de Cantabria

ABUSOS MENOR

Juez resuelve sobre un caso de abusos por las expresiones y gestos del menor

En un auto un juez de primera instancia de Barcelona ha acordado como medida cautelar urgente suspender las visitas y comunicación de la menor con su padre, que se llevaban a cabo de forma supervisada, durante dos horas, en un punto de encuentro cercano al domicilio de la menor.

Juzgados de Barcelona./ALERTA
Juzgados de Barcelona./ALERTA
Juez resuelve sobre un caso de abusos por las expresiones y gestos del menor

Un juez ha suspendido las visitas de un padre acusado de abusos sexuales a su hija a partir de un informe sobre las microexpresiones faciales y el lenguaje corporal la niña, de seis años, que contradice el dictamen de la Unidad Funcional de Abusos a Menores (UFAM), que estimó que la denuncia no era creíble.

En su escrito, el juez da validez a un informe pericial de microexpresiones faciales y comunicación gestual, con el que se pretendía verificar la credibilidad del relato de abusos sexuales sufridos por la menor o, por el contrario, una posible inducción por parte de su madre, representada por la abogada Antonia Ortiz de Arcos.

En concreto, este informe detalla las "expresiones espontáneas de felicidad" de la niña al ver fotos de su madre y como la menor muestra una mayoría de expresiones de ira, tristeza y vergüenza al narrar los periodos de abusos sexuales presuntamente cometidos por el padre.

Asimismo, acredita la credibilidad del relato de la menor respecto a las vejaciones cometidas por su padre.

Se trata de un informe pericial que realiza un estudio exhaustivo de las microexpresiones faciales y comunicación gestual de las víctimas, que concluyó, en el presente caso, que la menor fue sincera cuando narró los abusos sexuales supuestamente cometidos por el padre y cuando dijo que no quiere volver a verlo.

Según remarca el juez, el relato de la menor es "escaso en su lenguaje verbal" y "muy rico" en el lenguaje no verbal, como expresividad corporal, acciones y gestos, de los que se podría concluir que ha estado involucrada en situaciones de contenido sexual no acorde a su edad.

Para el juez, las "verbalizaciones y gestos" de la menor son "relevantes e indicativas" de "conductas sexuales inadecuadas compatibles con abusos sexuales", por lo que da credibilidad al relato de "tocamientos y prácticas de perversión sexual" narradas por la niña.

Por el contrario, la juez recrimina la "falta de coherencia" en las conclusiones del informe de la UFAM, ya que si bien la menor relató los hechos de conductas inadecuadas, los especialistas de este organismo concluyeron que eran "poco creíbles", aunque no explicaron "de forma objetiva y técnica" por qué lo desestimaron.

Además, también aprecia una "extralimitación" en los informes para avalar los encuentros programados entre la menor y su padre, ya que en ellos se sostenía que la niña mantenía su relato "aleccionada" por su madre, extremo que descarta la pericial sobre las expresiones y los gestos de la niña.

La madre, que había obstaculizado las visitas de la niña con su padre en el punto de encuentro, se exponía a perder la custodia de la menor después de que la Fiscalía le abrió un expediente.

Ante esta tesitura, la madre, a través de su abogada, encargó esta pericial sobre comunicación gestual, que ha permitido ahora que el juez le haya dado la razón y haya anulado las visitas de la niña con su progenitor, al dar credibilidad a las denuncias por abusos sexuales.

Comentarios