Viernes. 20.10.2017 |
El tiempo
Viernes. 20.10.2017
El tiempo
El Diario de Cantabria

CATALUÑA

Carles Puigdemont ataca el mensaje del Rey Felipe

El presidente de la Generalitat insiste en pedir una mediación para resolver la crisis en Cataluña sin renunciar a nada de sus objetivos.

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont. / EFE
El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont. / EFE
Carles Puigdemont ataca el mensaje del Rey Felipe

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, insistió ayer en pedir una mediación para resolver la crisis en Cataluña sin renunciar a sus objetivos y criticó el mensaje del Rey, al que dijo: «Así no. Con su decisión de ayer usted decepcionó a mucha gente en Cataluña que lo aprecia». El Rey aseguró el martes que desde hace tiempo «determinadas autoridades» de Cataluña han venido incumpliendo la Constitución y el Estatuto y tachó su comportamiento de «deslealtad inadmisible» y «conducta irresponsable». En una declaración institucional desde el salón Mare de Déu de Montserrat del Palau de la Generalitat, Puigdemont reprochó al Rey que se dirigiera «a una parte de la población» e ignorara «deliberadamente a los millones de catalanes que no pensamos como ellos» y a los catalanes que «han sido víctimas de una violencia policial que ha helado el corazón a medio mundo» el pasado 1-O.

Según Puigdemont, el Rey «perdió una oportunidad de dirigirse a todos los ciudadanos a quien debe la Corona y a los cuales debe el respeto porque así se lo encomienda la Constitución», que le «otorga un papel moderador que en ningún caso ha tenido» y que «declinó con dureza». Puigdemont lamentó que Felipe VI «no haya tenido interés en conocer la opinión y la visión del gobierno de la Generalitat en ningún momento de esta crisis» y aceptó asumir «un rol inadecuado que sólo busca allanar las decisiones que el Gobierno español hace tiempo que estudia» a fin de «liquidar las aspiraciones de soberanía del pueblo catalán». «Unas aspiraciones que no duda en tratar como criminales e ilegítimas y contra las cuales usa recursos sin límite», añadió.

Dirigiéndose directamente al Rey, subrayó: «Así no. Con su decisión de ayer, usted decepcionó a mucha gente en Cataluña que lo aprecia y que lo ha ayudado en momentos difíciles de la institución. Gente que esperaba de usted otro tono y una apelación al diálogo y a la concordia». Puigdemont garantizó que su Govern «no se desviará ni un milímetro del compromiso de paz y serenidad, pero a la vez de firmeza», y reiteró su disposición a «emprender un proceso de mediación» para abordar el conflicto catalán, si bien dio por hecho que «en los próximos días» las instituciones catalanas tendrán que «aplicar el resultado del referéndum» del 1 de octubre, suspendido por el Tribunal Constitucional.

Consideró una «grave irresponsabilidad» que el Gobierno de Mariano Rajoy rechace las «diversas propuestas» de mediación que han llegado en las últimas horas.

Como ya planteó el pasado lunes, un día después de la jornada del 1-O, Puigdemont subrayó que «este momento pide mediación» y destacó que los ofrecimientos que están llegando «conocen de primera mano» su «disposición» a dialogar para que «este conflicto se encarrile desde la política y no desde la policía». «Seguimos un camino democráticamente marcado por la voluntad de los ciudadanos, y esto en lugar de ser combatido debería comenzar a ser comprendido y a ser respetado», señaló.

Comentarios